Otras estrategias para jugar a la ruleta

Última actualización: 08.12.2018

En las últimas semanas, hemos querido poner el acento en las posibilidades que podréis encontrar en la ruleta. Uno de los juegos de casino con más éxito de todos los tiempos, no ha hecho sino reforzar esa posición desde la llegada del juego on line. Hoy son ya millones los clientes de las más diferentes casas de apuestas que disfrutan de la ruleta on line.

En varios de nuestros artículos, os hemos hablado de estrategias tan conocidas como la D´Alembert o la Fibonacci. Sin duda, son algunos de los sistemas más conocidos del momento junto con la tan famosa Martingale. Ahora que ya conocéis tanto las ventajas como los inconvenientes de estas estrategias, hemos pensado que puede ser ya un buen momento para presentaros otras muchas opciones.

Recordad en todo momento que las estrategias que ahora os contaremos no son garantía absoluta de que vayáis a ganar. Estos sistemas pueden ayudaros mucho a la hora de evitar errores típicos que os pueden hacer acabar en pérdidas. Huid de todos aquellos que os prometan ganancias seguras por el mero hecho de usar una u otra estrategia.

Todas las estrategias que vamos a ver a continuación son perfectamente válidas para todo tipo de jugadores. Sin embargo, nuestro consejo es que esperéis a contar con la mayor experiencia posible para no caer en errores propios de jugadores noveles. Recordad también que podréis jugar con estas estrategias en muchas casas de apuestas, desde las tan conocidas bet365 o Bwin, hasta las más recientes.

Estas son algunas de las estrategias que podréis usar para jugar a la ruleta.

Sistema HOK/3 para ruleta

Una de las estrategias de las que puede que jamás hayáis oído hablar. Se basa en la ley de los tercios como métodos para lograr ganancias. Puede que no sea demasiado conocida por el gran público debido a su alto grado de dificultad. Para poder usarla, se debe ofrecer la posibilidad de que se repitan 12, 13 números una vez de las 38 posibilidades que existen en la ruleta americana. Además, 13, 12 que no se salgan ninguno y el resto de números deberían salir entre 2 y 3 veces. La última de las posibilidades que se contemplen es la repetición de 10 números entre 2 y 3 veces. También podría ocurrir que 3 o 2 números se presentasen tan solo en dos ocasiones.

Dicho de un modo un poco más sencillo, para aplicar esta estrategia, se deben agrupar los números que nos ofrece la ruleta en parejas. Esto se hace después de haber dividido esas posibilidades a la mitad. Con esto, lo que logramos es que las apuestas que se puedan hacer sean del tipo semipleno y se podrán realizar solamente a partir de que la bola se haya lanzado por 17 vez.

Estrategias mecánicas

Su propio nombre nos indica ya que se trata de apuestas basadas en la más pura mecánica con el objetivo de lograr el máximo beneficio posible. De entre todas las modalidades de estrategias mecánicas que existen, la más conocida es el ataque de la ruleta inclinada.

Una de las cuestiones más importantes para usar este método será la capacidad de observación de los jugadores. Hay que ser capaces de localizar un fallo en el mecanismo para ver que la ruleta tiene la tendencia de hacer caer la bola más a menudo en unos números que en otros. Como sabéis, las ruletas son máquinas imperfectas que van acumulando cierta desviación a medida que se van usando. Esto va a influir tanto en el juego como pueda hacerlo la propia persona que lanza la bola. Cualquier cambio o fallo, por pequeño que sea, puede hacer cambiar por completo el devenir del juego.

Esas cuestiones son tan pequeñas que resultan imposibles de detectar por el ojo humano. Es por eso que no que queda otro remedio que fiarse de las estadísticas tras un estudio concienzudo de los datos recogidos tras la observación. A base de analizar cientos de tiradas, vais a poder tener datos estadísticos relevantes que os ayudarán a tener una tendencia. Debéis intentar tener el mayor número de tiradas posible para que la tendencia sea lo más fiable posible, obviamente. Por lo tanto, mucha atención en la observación que es la base de esta estrategia.

Vuestras apuestas deberán ir directamente a todos aquellos números que se hayan repetido en más ocasiones. Los fallos mecánicos que se producen en las ruletas pueden hacer que salgan más veces, de ahí la importancia de la observación.

Sistema Andrucci

Muchos de los que han estudiado este sistema lo han relacionado con la conocida Teoría del Caos. La clave es que los jugadores estén lo más atentos posible a las últimas 30 tiradas de la ruleta. Los números que hayan salido en más ocasiones en esas tiradas serán en los que deberán hacer sus apuestas.

No se trata para nada de un sistema en el que entre en juego la probabilidad matemática puesto que, sin fallos mecánicos de por medio, todos los números tienen las mismas posibilidades de salir. Este sistema se basa, en realidad, en la intuición de cada uno y en el hecho de que siempre existen números que aparecen con mayor frecuencia que otros.

Lo que debe hacer el jugador en esta estrategia es decidir el número al que quiere apostar y hacerlo al menos en las primeras 15 apuestas. Debéis tener en cuenta que, para lograr algún tipo de beneficio, deberéis ganar en los primeros 35 intentos. Una vez que hayáis acertado y ganado con ese primer número elegido, ya podréis cambiar al siguiente que decidáis. Eso sí, en el caso de que acumuléis una buena racha con varias victorias consecutivas, es mejor que cambiéis de apuesta ya que puede ser que el número ya no dé más de sí.

Sistema de la cuarta repetición

Una vez más, lo más importante de este método para jugar a la ruleta es la observación. Lo que se trata de localizar es cuántas veces ha salido un número en concreto en ciclos de 37 tiradas. Una vez que un número concreto haya salido en 3 ocasiones, el jugador deberá apostar una ficha por él hasta que se llegue a la tirada 37. Como veis, la diferencia fundamental entre este sistema y otros muchos que hemos visto antes es que no está basado en progresiones, sino en ciclos.

Para que el jugador pueda contabilizar beneficios, el número debe salir por cuarta vez antes de que se llegue a esas 37 tiradas. Cuando eso ocurra, no se detiene el proceso ya que habrá que esperar a que ocurra una quinta vez. El momento de dejar de apostar llegará tan solo cuando se haya acabado el ciclo de apuestas a ese número concreto. Por último, si detectáis que un número diferente al vuestro ha salido premiado en 3 ocasiones, deberéis apostar también a él.

Debemos aclarar que no se trata de un sistema exacto ni nada que se le parezca. Esto es así debido a que pueden llegar ciclos en los que no se produzcan las necesarias tercera y cuarta repetición. Deberéis empezar a apostar entre las tiradas 20 y 25, teniendo siempre bien presente que puede llegar el momento en el que no se produzca la repetición o que sí lo haga y lleguen las ganancias más importantes.

Sistema a cuadros

Una vez más, nos topamos con un método de juego en la ruleta basado en la pura observación. Los expertos detectaron que el 95 % de las veces en las que se juega a la ruleta, se completa un tapete en un ciclo de 37 apuestas.

Una buena idea para llevar a cabo este método sería llevar encima un papel con un tapete para poder ir tachando los números que aparezcan. En el momento en el que veamos que estamos muy cerca de completar un cuadro, deberíamos apostar una ficha al número que falte. La teoría nos advierte de que ese número nos hará esperar hasta la tirada 18. En el caso de apostar antes de eso, estaríamos asumiendo un riesgo bastante alto de sufrir pérdidas más importantes.

Si llegamos al punto en el que se complete el cuadro antes de la tirada número 18, debemos abandonar la partida y empezar una nueva. Si vemos que otro cuadro está a punto de completarse, será el momento de apostar una ficha al número que falte por salir allí.

Para que este sistema tenga mejores resultados, deberéis hacer apuestas planas mientras estéis logrando ganancias. No deberéis aumentar vuestras apuestas hasta que estar perdiendo 36 fichas. En ese momento, puede ser una buena idea apostar dos fichas.

Sistema Atila

Se trata de uno de los sistemas más usados del mundo para hacer apuestas múltiples. El jugador tiene que apostar una ficha en 9 números diferentes. El hecho de estar realizando nueve apuestas, os dará muchas más posibilidades de ganar.

Una vez que lo hayáis usado, el procedimiento es el siguiente: si ganáis, es el momento de recoger ganancias y volver a empezar de nuevo. Si perdéis, deberéis realizar apuestas diferentes para la siguiente jugada. De los 9 números en los que habíais apostado al inicio, deberéis apostar una ficha de nuevo en todos ellos, excepto en el primero. En ese número, deberéis apostar dos fichas.

Si lo que ocurre en la siguiente jugada es que acertáis el resultado, entonces deberéis recoger los beneficios y volver a apostar en cada uno de los números en los que lo hayáis hecho antes. Podréis elegir los números que más os gusten, pero recordad que se recomienda que no sean consecutivos y que estén distribuidos por toda la mesa.

Sistema Labouchère

Se trata de un sistema de juego en la ruleta que guarda un enorme parecido con la Martingale. En este caso, el jugador no tendrá que arriesgar de manera tan radical su dinero con apuestas de carácter doble. El sistema Labouchère es de tipo progresivo y el jugador es el que decide cuánto quiere ganar antes de lanzarse a apostar. Esta característica obliga a los jugadores a realizar una lista de números entre los que tendrán que sumar la cantidad a la que se quiere llegar.

A la hora de empezar a jugar, deberéis sumar la primera y la última cifra de la lista que se os ha pedido. Esa cantidad es la apuesta que se debe realizar en primera instancia. Se debe repetir este proceso hasta que tan solo quede un número. Si todo sale bien, el resultado será positivo y se borrarán los dos números usados, continuando con los siguientes.

Deberéis seguir con el proceso hasta que se hayan tachado todos los números de la lista. Eso significaría que habéis llegado a la cantidad deseada y podréis seguir o no apostando.

El fallo que muchos encuentran a este sistema es el mismo que se le achaca a la Martingale. El sistema no tiene en demasiada consideración que los jugadores no disponen de dinero ilimitado para cubrir sus pérdidas y optar a lograr beneficios siempre.

Reverse Labouchère

Estamos ante un método de juego de progresión positiva, es decir, justo al contrario del método Labouchère, que acabamos de ver. En este sistema, también deberéis hacer una lista con las cantidades que vais a apostar. Las diferencias empiezan cuando se gana. En ese momento, deberéis anotar la cantidad apostada al final de la lista y, en el caso de perder, tachar las cantidades situadas en los extremos hasta acabar los números y quedarse sin ninguno.

En este caso, sí que se trata de un sistema de juego muy usado ya que le da al cliente la oportunidad de gestionar la cantidad máxima de dinero que quiere gastar. Además, en el caso de que llegue una mala racha, las pérdidas siempre van a corresponder con lo elegido. El cliente puede crear su propia lista en función del dinero que esté dispuesto a arriesgar.

Este sistema se base en resultados obtenidos por rondas. Las pérdidas serían mínimas mientras que las ganancias subirán constantemente. Sobre el papel, se trata de un sistema muy seguro ya que siempre se sabe cuánto dinero se puede perder.