Fiscalidad de las apuestas: os contamos todas las claves

Última actualización: 10.12.2018

Como siempre os decimos en nuestros artículos, las apuestas deportivas y el casino on line son magníficas formas de diversión en la red. Sin embargo, no hay que perder jamás de vista el hecho de que estamos jugando con nuestro dinero en todo momento, de ahí que el control y el sentido común deban imponerse siempre.

Uno de los temas que han ido variando y ganando fuerza a medida que el ocio on line crecía, es la fiscalidad. Muchos jugadores habituales reconocen no saber con total precisión cuáles son sus obligaciones fiscales. Dicho de otro modo, les resulta complicado saber qué deben declara ante la Hacienda española y qué no. Este hecho es muy peligroso para los jugadores porque desconocer no les librará de pagar lo que les corresponda de un modo u otro.

Nuestro objetivo a lo largo de este artículo que ahora comenzamos es daros todas las claves acerca de la fiscalidad de vuestras apuestas. Sabemos que es un tema complejo y, en muchos sentidos, complicado, pero más vale que lo conozcáis lo mejor posible para evitar sorpresas desagradables. Todo lo que os contamos es igual para todos los clientes y da igual la casa de apuestas en la que os hayáis registrado. No hay cambio alguno por ser clientes de bet365, de Bwin o de 888Sports porque lo que se tiene en cuenta es el lugar de tributación del cliente, en este caso, España.

 
Registrar en Bet365 

Esta es la fiscalidad de las apuestas online en España

Es curioso observar cómo muchos clientes de este tipo de empresas ni siquiera están seguros de si deben o no declarar las ganancias que logren. Parece evidente que nadie duda de lo que deberá hacer con su nómina u otro tipo de ingresos. Lo cierto es que la respuesta a esto tiene muchos matices que deberemos aclarar poco a poco.

La norma básica dice que existe una cantidad mínima que debéis ganar para que se tenga obligación de declarar. Los casos en los que estaréis obligados a declarar son:

– Si se obtienen beneficios en un juego en la red o cualquier otro tipo de ganancia procedente de un capital inmobiliario que esté por encima de los 1600 euros.

– También lo estáis si lográis beneficios que superen los 1000 euros si, además, vuestros ingresos superan los 22.000 euros o Letras del Tesoro, rentas inmobiliarias o subvenciones por vivienda superiores a 1000 euros.

Como suele pasar en muchos otros casos en los que exista alguna duda con respecto a la fiscalidad, vamos a intentar aclarar todo un poco más con la ayuda de algún ejemplo práctico.

– Si ganas 13.000 euros en tu trabajo e ingresas de las apuestas otros 1.400, no tienes obligación de declarar esos ingresos.

– Si ganas 27.000 en tu trabajo e ingresas 750 euros en las apuestas, deberás hacer la declaración de la renta, pero no estás obligado a declarar tus ingresos del juego online.

– Si has ganado 19.000 euros en tu trabajo y, además, te ha ido bien las cosas en las apuestas con ingresos de 2.000 euros, entonces tienes la obligación de declarar todo ello ante la Hacienda pública.

Más cuestiones a tener en cuenta sobre la fiscalidad

Como os decíamos antes, son muchas las dudas que asaltan a la mayoría de los jugadores. Las dudas fiscales no están solo en el hecho de declarar o no, sino también qué es exactamente lo que debemos declarar.

Debéis tener bien claro que se declaran las ganancias, no la cantidad que hayáis jugado ni tampoco las pérdidas.

Además, las particularidades de la industria del juego online suelen llevar a ciertas confusiones también a los clientes en cuanto al asunto de la fiscalidad. Seguro que muchos de vosotros estáis o habéis estado alguna vez registrados en varias casas de apuestas a la vez. Como sabéis, las casas os ofrecen ingresos extraordinarios en forma de bonos de bienvenida. En ese caso, tened muy en cuenta que la cantidad que os ofrecen las empresas por registraros se considerarán beneficios así que no olvidéis sumar esas cantidades a la suma total final de vuestras ganancias.

Estar registrados en varias casas de apuestas complica el tema de la fiscalidad. Lo esencial es tener muy claro las ganancias y las pérdidas que hayáis ido acumulando en todas y cada una de las empresas en las que estáis registrados. De todas esas cantidades es de donde podremos extraer el total de nuestras ganancias, que es lo que se debe declarar.

Otra de las dudas que se les presenta a menudo a los clientes de casas de apuestas es si deben o no declarar sus beneficios aunque no hayan retirado el dinero de sus cuentas. La legislación es muy clara en este aspecto y no hace distinción alguna entre haber retirado o no los fondos. Sea cual sea el caso, se deberán declarar los ingresos obtenidos en cada año.

¿Cuánto debemos pagar?

Sin duda, se trata de otra de las grandes preguntas que se hacen los apostantes y es un tema de difícil respuesta porque depende mucho de los casos. Seguro que muchos de los que estáis leyendo este artículo ya habéis hecho en muchas ocasiones vuestra declaración de la renta y ya sabéis que se divide en diferentes bloques en función de la procedencia de vuestros ingresos. El bloque que nos interesa aquí es el de rendimientos de actividades económicas. Las ganancias y pérdidas patrimoniales es el lugar exacto en el que deberéis declarar los beneficios que logréis en las apuestas online.

Los seguidores de nuestra web seguro que conocen el extraordinario crecimiento que ha experimentado el sector del juego en los últimos años. No solo han aparecido cada vez más locales en los que disfrutar de las apuestas, sino que el juego on line sigue batiendo récords cada año. Las casas de apuestas on line superan ya el medio millón de usuarios en España y esa tendencia parece que seguirá produciéndose. Las cifras económicas de esta actividad son cada año que pasa mejores y se cifra ya en 800 millones de euros el total que se pone en juego ahora mismo.

Como veis las cifras son realmente importantes ya y lo mejor de todo ello es comprobar el constante crecimiento de un sector que quiere ser cada día más innovador, creativo y atractivo para sus clientes. Las ciudades de España cuentan cada día con más locales y a actividad en la red es frenética, gracias también al auge de las aplicaciones móviles.

Lo que os queremos expresar con esto es que, al mismo tiempo que este sector se está desarrollando de manera extraordinaria y parece que seguirá haciéndolo, se han creado perfiles de clientes de lo más dispar. Es cierto que un pequeño número acaba teniendo problemas con el juego, pero también lo es que existen clientes que han llegado a un enorme grado de profesionalidad que les permite vivir del juego. Estamos seguros que estos profesionales saben perfectamente todo cuanto acarrea la fiscalidad de sus apuestas así que los menos expertos debéis seguir su ejemplo. Recordad que se deben tributar las ganancias y pagar impuestos por esas cantidades.

Para estar siempre bien informados de estos temas, os recomendamos la lectura de la norma que regula las actividades de juego en España, la Ley 13/2011 del 27 de mayo. Esta es la ley que os aclarará todo cuanto necesitéis y se le conoce popularmente como Ley del Juego.

Cuestiones aún más concretas sobre la fiscalidad del juego online

La norma general es que se deben tributar los beneficios, pero la tributación varía en función de los casos. En primer lugar, estos ingresos no tendrán por qué ser declarados en el caso de que no hayan superado a las pérdidas. Si habéis jugado 1.000 euros en todo el año, habéis ganado 300, pero luego perdisteis 500, no deberéis declarar nada.

Además, tened siempre bien claro que la obligación de declarar llega en el momento en el que vuestras ganancias superen los 1.000 euros al año. Si son superiores, entonces deberéis incluir esas cantidades en vuestra declaración de la renta. En estos casos, lo más habitual es que veas que Hacienda no te retiene absolutamente nada. Esto es así porque el Estado se basa en una cantidad mínima personal y familiar que está situada en los 5.000 euros. En los artículos legales que nos explican el IRPF tendréis toda la información necesaria si queréis complementar nuestro artículo. Este caso en concreto, se encuentra perfectamente descrito en el artículo 96.2.

Otra cuestión importante y que debéis conocer bien es que las pérdidas que acumuléis en el juego online solo se podrán deducir en el caso de que vuestro saldo acabe siendo positivo al final del año. Dicho de otro modo, lo podréis hacer si los beneficios obtenidos no superan las pérdidas. El objetivo de esta medida por parte de Hacienda es que, aquellos apostantes que pierdan miles de euros en apuestas, no puedan deducir esas cantidades de sus otros ingresos. De poder hacerlo, no pagarían impuestos por los ingresos de sus salarios o de su capital.

Una última cuestión que queremos dejaros bien clara aquí es que los beneficios y las pérdidas por las apuestas son anuales y no se pueden acumular de año para otro en lo que a fiscalidad se refiere.

Cómo declarar nuestros resultados en las apuestas

Todo cuanto ingreséis por vuestro juego on line, deberéis incluirlo en ingresos con el nombre de “rendimientos del trabajo”. Solo observando el nombre que le concede Hacienda, seguro que ya habéis entendido que el tratamiento que les dan es como si se tratase de un salario.

Por supuesto, la cantidad exacta que deberéis pagar va a depender de muchas otras cuestiones. Habrá que tener en cuenta las ganancias procedentes del patrimonio que tengáis o la comunidad autónoma en la que vivís puesto que el IRPF varía según el lugar en el que viváis. Como sabéis, este impuesto es progresivo lo que quiere decir que cuanto más ganéis, más deberéis pagar. Esa es la lógica que rige todo el sistema fiscal español y no solo en lo que se refiere a las apuestas y el juego on line.

El control que las autoridades fiscales han logrado en los últimos años sobre esta actividad es similar a la que existe en cualquier otra. Eso hace que esconder vuestros beneficios sea algo muy complicado, además de poco recomendable. Deberéis declarar todos vuestros ingresos procedentes de las apuestas y no olvidéis declarar la suma de los beneficios que logréis en todas las casas de apuestas en las que podáis estar registrados.

Lo cierto es que algunos clientes intentan engañar a Hacienda. Uno de las formas más habituales de hacerlo es creando cuentas en las casas de apuestas a nombre de familiares. Se trata de un truco que ya está muy controlado por las autoridades y que puede traer consecuencias muy negativas tanto para ti como para las personas de las que uses sus nombres. Cualquier intento de engañar a Hacienda en este asunto es considerado un delito y como tal acarrea graves consecuencias.

Las multas son importantes para aquellos que deciden no declarar sus beneficios con las apuestas on line. La cantidad que deberéis pagar en caso de cometer esta ilegalidad puede ascender a una cantidad que estará entre el 50 y el 100 % de las ganancias en forma de multa. Por supuesto, deberéis sumar a eso la cantidad que habíais “escondido”.

Creemos firmemente que no merece la pena intentar este tipo de cosas. La enorme mayoría de clientes de las casas de apuestas no obtienen beneficios tan importantes como para correr este riesgo inútil. Una vez más queremos recordaros que las apuestas deportivas y los juegos de casino on line son una sensacional manera de divertirse que puede tener el aliciente añadido de ganar algo de dinero. Nuestro consejo es que hagáis las cosas bien también en lo que se refiere a la fiscalidad. Seguro que estaréis mucho más tranquilos y que las apuestas serán vuestra mejor diversión sin grandes quebraderos de cabeza.

 
Registrar en 888Sport