Algunas estrategias en póker para principiantes

El póker es uno de los juegos de casino que más éxito y seguidores acumula en todo el planeta. Su paso a las casas de apuestas on line no ha hecho más que reforzar esa posición y hoy son millones los jugadores que disfrutan a tope de esta sensacional modalidad de juego de cartas.

En www.comparadorapuestas.net ya nos hemos acercado en varios artículos a este juego e incluso hemos analizado juntos la oferta de algunas empresas tan potentes como bet365. Hoy queremos dar un paso más y contaros algunas de las estrategias más comunes para jugar al póker. Recordad en todo momento que una estrategia no es nada más que una guía, una ayuda con la que podréis saber qué hacer y evitar errores recurrentes. Las estrategias no son métodos infalibles con los que se gana en todo momento. Ya sabéis que las apuestas on line son complejas y para ganar hay que trabajar duro.

Las estrategias que aquí os contamos están lo más adaptadas posibles a los niveles iniciales de la mayoría de jugadores. Además, también os contaremos algunos de los errores más frecuentes de los jugadores de póker y muchas otras claves que pueden ayudar a que mejoréis vuestra cuenta de resultados.

Estrategia habitual de póker para principiantes

Como en cualquier otro juego de la modalidad que sea, cuando uno aún no cuenta con la experiencia necesaria, lo mejor es ser prudente. Lo más importante para empezar es saber cuándo debéis entrar en acción. Lo mejor, obviamente, es hacerlo cuando tengáis buenas manos. Hay que saber bien el objetivo que tenéis en mente y saber cuándo ha llegado el momento de tirar las cartas. Todo esto parece muy sencillo pero sabemos que no lo es tanto.

El bluff es el gran objetivo de cualquier jugador de póker. Sin embargo, hay que tener en cuenta vuestra falta de experiencia así que no intentéis hacerlo demasiado pronto. Con cantidades bajas, es probable que os lo iguales, y en mesas llenas, es mejor ni intentarlo.

El camino más directo hacia la victoria en el póker es apostar cuando se tenga una mano fuerte. Es muy simple, pero es así. No hay peor error que meterse de lleno en la pelea por una partida con una mala mano. La derrota está prácticamente asegurada. No tengáis ningún miedo a tirar las cartas cuando sean malas.

El póker es tan apasionante porque, entre otras cosas, también se puede perder cuando se lleve una buena mano. Si veis que otros jugadores van fuerte, lo mejor es tirar las cartas para evitar males mayores. No pasa nada por haber creído que se trataba de una buena mano. Este es uno de los errores más típicos, sobre todo, entre los jugadores del Texas Hold´Em.

Una parte muy importante del póker pasa por aceptar la pérdida de este tipo de manos que parecían buenas. Es algo habitual así que no os sintáis mal cuando ocurra.

Más cuestiones importantes para los principiantes

Como probablemente sepáis, en póker el color es una mano realmente fuerte o, por lo menos, está muy por encima de la media. Lo cierto es que este tipo de manos ganarán en buena parte de las ocasiones. Esta potencia tiene un doble sentido peligroso que hace cometer errores a los jugadores con menos nivel.

Este perfil de jugador suele considerar dos cartas del mismo color como una mano mucho más fuerte de lo que en realidad es. La verdad es que dos cartas de estas características logran el color tan solo en una de cada 16 ocasiones. Una estadística bastante clara como para confiar ciegamente en esta situación.

También es cierto que, siempre que logréis ganar con estas situaciones, vais a llevaros importantes ganancias. Sin embargo, antes o después, la derrota llegará y las pérdidas que suelen acarrear estas manos son más que notables.

Por último, debéis evitar jugar a un paso muy lento por mucho que penséis que lleváis una buena mano. Ese ritmo hará escapar al rival que acabará pasando para lograr otra carta. Si tenéis una buena mano, no dudéis en apostar con ella. Es mejor ganar poco que dejar pasar la ocasión de ganar.

Jugar con cartas del mismo palo

Los nuevos jugadores tienden a jugar con dos cartas “hole” del mismo palo. Esto es así debido al hecho cierto de que el color es una mano muy fuerte y porque buscan hacer un flush.

No cabe duda de que, cuando se tiene en mano un color, las posibilidades de ganar la partida son mucho mayores, pero nada está asegurado. Además, conseguir rápidamente un color es muy difícil y ocurre en muy pocas ocasiones.

Recordad que los ases del mismo palo y las cartas consecutivas son situaciones interesantes ya que dan la posibilidad de conseguir otras manos. Mucho cuidado porque jugar con dos cartas del mismo palo por el mero hecho de que lo sean es una muy mala estrategia. Si vais a jugar con dos cartas del mismo palo, lo fundamental es que sean lo más altas posibles o, al menos, que se trate de dos cartas que permitan formar otra mano.

Si tenéis cuatro cartas en el flop para un color con esas dos cartas del mismo palo, debéis saber que las estadísticas indican que solo lograréis la escalera en una de cada 3 ocasiones.

Cómo jugar las manos iniciales

La primera gran decisión que debe tomar cualquier jugador de póker es qué hacer con las cartas que recibe inicialmente. En el caso de la modalidad Texas Hold´Em son dos cartas “hole”. La realidad dice que se deberían tirar esas cartas iniciales en la mayor parte de las ocasiones. Hacerlo o no es una decisión exclusiva de los jugadores, pero debéis saber que decidir bien esto marca la diferencia entre los jugadores.

Si hay casi 170 manos en el póker, muy pocas merecen la pena ser jugadas. Lo fundamental es jugar aquellas que tengan posibilidades reales de darnos beneficios y tirar el resto. Hay que entrar en los botes con las manos más fuertes que se puedan, aquellas que dan posibilidades de ganar o, al menos, de ser mejoradas. Es vital que las manos nos den la opción de convertirnos en ganadores, por lo menos, a largo plazo.

Por todo esto, es fundamental que hagáis un importante trabajo previo para conocer cuáles son las mejores manos con cartas “hole”. Desde el momento en el que sepáis las posibilidades de ganar que ofrecen las distintas combinaciones, podréis ir a los botes con intención real de ganar y no solo esperando un golpe de suerte en el flop.

Sabemos que las ganas de jugar pueden traicionarnos. Con las manos iniciales, no es fácil tener la suerte de poder ir fuertes a la partida, de hecho, salvo que hayáis tenido mucha suerte, estas manos suelen haceros perder dinero.

Otra muy mala decisión es jugar con manos iniciales solo por el mero hecho de que en el pasado tuvisteis buenos resultados con ellas. Esta forma de jugar está basada en la más pura superstición así que solo os puede llevar a perder dinero a largo plazo. La mejor guía para conocer todo lo importante sobre las manos iniciales está incluido en la obra de David Sklansky. En ella encontraréis su valor y la mejor manera de jugar con ellas. Es vital que conozcáis todo esto si queréis contar con opciones reales de convertiros en buenos jugadores de póker.

Así se juegan las ciegas

Las cartas ciegas o “blind” son uno de los elementos más importantes dentro del póker. Estas cartas crean todo el desarrollo de la partida y cómo se decida jugarlas marcará el destino de cada jugador. Además, no solo es importante saber cómo vais a jugar vuestras cartas ciegas, sino también cómo lo harán vuestros oponentes.

Un error muy habitual entre los jugadores con menos experiencia está en el uso de las ciegas. Muchos acaban mal sus partidas por el hecho de sentirse obligados a entrar en ellas por haber puesto su “blind”. Si vuestras cartas “hole” no son lo suficientemente buenas, no os preocupéis y, sobre todo, no os lancéis a usar las blind por este motivo. Las cartas ciegas son una apuesta en vivo en sí mismas así que tenéis que evitar por todos los medios que los jugadores de vuestra derecha os las roben.

Es muy importante saber cuándo ha llegado el momento exacto en el que tendréis que defender vuestras blinds o cuándo deberéis tomar la iniciativa al empezar a apostar. Otro fallo muy habitual en cuanto a esto, es igualar constantemente a otros jugadores solo por el hecho de haber puesto ya la blind. Esta es, sin duda, una muy mala estrategia que solo puede haceros perder dinero. El jugador que suba, suele tener una buena mano y, si no igualáis, estaréis en clara desventaja desde ese mismo momento.

Todo jugador de póker sin mucha experiencia tiene siempre la tentación de igualar. Esto se debe al hecho de que, al haber contribuido al bote, creen que están empezando a apostar a bajo precio. Mucho cuidado con esta tendencia porque lo más habitual será que acabéis perdiendo más blinds de las que deberíais.

Todos aquellos jugadores que disfrutéis robándoles los “blinds” a los rivales, debéis acertar mucho con el momento en el que queréis hacerlo. El mejor suele ser cuando vuelven a subir y haréis bien en ir a por ellos cuando tengáis una pareja alta o una mano de este calibre.

Bastará con que hayáis mostrado una vez vuestra capacidad para defender vuestras propias “blinds” para que los otros jugadores se piensen dos veces el volver a intentar robároslas.

Errores frecuentes en los jugadores de póker

Además de las cosas que se deben hacer, también es bueno saber qué situaciones se deben evitar a toda costa. La experiencia de otros jugadores es fundamental para esto así que haced caso de los consejos que os damos a continuación porque, si les ha ocurrido a otros jugadores, también puede pasaros a vosotros.

Estos son los errores más habituales de los que debéis huir a toda costa:

– Se debe jugar siempre en el nivel que se tiene como jugador. No os metéis en partidas de nivel avanzado si lleváis poco tiempo jugando al póker.

– No se deben jugar muchas manos. Eso puede provocar que se acumulen muchas fichas y, al perderlas, será muy difícil volver a recuperarlas.

– Evitad poneros nerviosos o tristes al jugar por muy mal que vaya la cosa. Ese tipo de situaciones solo harán que cometéis más errores y empeoréis vuestra situación.

­- No juguéis dos cartas del mismo palo con demasiada frecuencia ya que es muy complicado lograr un color con demasiada frecuencia.

– No abuséis de jugar demasiado despacio ya que eso puede dar clara ventaja a vuestros oponentes.

– No uséis demasiado el bluff con cantidades bajas u oponentes de bajo nivel ya que no siempre os va a funcionar.

Mejores casas de apuestas para jugar al póker

Ahora que ya conocéis algunas de las mejores estrategias para jugar a póker cuando sois principiantes, también queremos recomendaros algunas de las casas de apuestas en las que podréis empezar a disfrutar de este fantástico juego. Como sabéis, buena parte de las compañías que se han decidido por una oferta integral de ocio, ya incluyen en sus menús al póker, así que aquí solo os damos algunas recomendaciones para que seáis vosotros los que elijáis finalmente:

– bet365: una de las grandes del mundo os ofrece un bono de bienvenida de 100 euros. Podréis disfrutar de las más variadas modalidades de póker desde cualquier dispositivo, incluida la fantástica app con la que cuenta bet365.

 
Registrar en Bet365 

– 888Poker: estamos ante una empresa que se lanza con todo a por los clientes de póker. 888Póker os ofrece un sensacional bono de bienvenida que llega hasta los 400 euros.

– Betfair: todos los que queráis formar parte de la familia de Betfair os llevaréis 1000 euros de bienvenida para disfrutar a tope del mejor póker on line. No os olvidéis de disfrutar de todo desde su gran app.