La estrategia yield: así es y asi funciona

En muchas ocasiones, los seguidores de las apuestas deportivas on line habrán oído hablar del término “yield”. Como en otras muchas cuestiones y disciplinas, a veces ocurre que no llegamos a comprender bien de qué estamos hablando y para qué sirven esos conceptos. Es algo parecido a lo que ocurre con el yield: está muy presente en el universo de las apuestas, pero no muchos parecen conocer bien de qué se trata.

Obviamente, la palabra yield procede del inglés y significa rendimiento, por lo tanto, cuando aplicamos este término al universo de las apuestas, nos estamos refiriendo al rendimiento que obtenemos por una apuesta determinada o también el rendimiento que esperamos conseguir con ella. Ese rendimiento se mide en relación entre las unidades ganadas y las que hemos apostado, obteniendo así un porcentaje.

En otras definiciones, también podemos encontrarnos con que se refieren al yield como el porcentaje de beneficios que reportará un pronóstico deportivo en el caso de que acertemos, teniendo en consideración la cantidad ganada respecto a la que hemos apostado.

Pese al hecho que ya hemos explicado según el cual sabemos que muchos apostantes desconocen este término, el yield es un concepto absolutamente fundamental y elemental en el mundo de las apuestas deportivas. Y lo es para todos los apostantes, tanto los que se están solamente iniciando en ellas como para los que ya acumulan experiencia.  Conocer profundamente el significado y utilidad del yield es absolutamente imprescindible para cualquier jugador que desee aumentar los rendimientos de sus selecciones y predicciones.

 

¿Cómo se calcula el yield?

Las apuestas deportivas tienen mucho que ver con el mundo matemático de las estadísticas, de ahí que muchos de los conceptos que os vamos ofreciendo poco a poco desde www.comparadorapuestas.net, deban resolverse con la utilización de una fórmula.

En el caso que nos ocupa hoy del yield, esta fórmula no puede ser más sencilla y se expresa de la siguiente forma:

 

Beneficios netos obtenidos / Cantidad apostada + 100

Vamos a intentar explicarlo mejor con la utilización de un ejemplo concreto que nos permita ver bien la utilidad de conocer un dato como el yield.

Imaginemos que realizamos una apuesta de 50 euros a una cuota de 2.15 en un partido cualquiera de fútbol y por la victoria del equipo local. Si ganamos la apuesta, nuestros resultados serían 50 euros apostados * 2.15= 107.5 euros.

Para conocer nuestro beneficio neto deberemos, claro está, restarle a esa cantidad lo que hemos apostado, es decir, 50 euros. 107,5 – 50= 57.5 euros de beneficio neto.

Con estos datos, ya podemos calcular el yield aplicando la sencilla fórmula que hemos visto antes. Yield= (57.5 / 50)* 100= 115 %. Esto quiere decir que el yield de nuestra oferta es exactamente del 115 %.

 

Buenos y malos apostantes en función del yield

 

Los expertos en analizar las apuestas deportivas han determinado que, a la hora de estudiar el comportamiento y el rendimiento de los tipster o pronosticadores, el yield medio o porcentaje de beneficio es el elemento más netamente decisivo. Ese porcentaje será el encargado de situar el listón que separa los buenos de los malos apostantes. Estos estudios hablas de un mínimo de 10.000 pronósticos deportivos como la cantidad necesaria suficiente para obtener un valor medio que sea de verdad representativo.

La media que estos expertos han considerado como aceptable se situaría en el entorno del 5 y el 10 %.  El objetivo que deberemos perseguir, pues, es el de mantener este porcentaje de beneficio ya que eso nos colocará en disposición de ganar dinero con nuestras predicciones en eventos deportivos. Ese 5 % que hemos comentado ya se considera un buen resultado para nuestras apuestas una vez que ya se han tomado en consideración tanto las buenas como las malas rachas que afectan a cualquier jugador.

Si eres de los jugadores a los que les gusta tener en cuenta la opinión de un tipster o pronosticador, nuestro consejo más importante desde www.comparadorapuestas.net es que conozcas antes su yield o porcentaje de beneficio. No hacerlo supondría un riesgo muy elevado para tus apuestas. En muchas más ocasiones de lo que pudiera parecer, los apostantes se fían solamente de los números globales, pero eso o tiene por qué significar un mayor acierto en sus pronósticos, ni mucho menos.

Vamos a ver un nuevo ejemplo a ver si conseguimos que quede todo un poco más claro: imaginemos que un usuario dispone de un presupuesto para apostar de 100 euros. Después de haber realizado 10 apuestas de 10 euros cada una ha logrado un beneficio neto de 20 euros o, lo que es lo mismo, un yield del 20 %.

Imaginemos ahora otro apostante. Esta vez dispone de 1000 euros para apostar. Tras haber realizado 10 apuestas de 100 euros cada una ha logrado acumular 100 euros de beneficio neto. A pesar de haber conseguido una mayor cantidad de beneficio neto, este dato supone un yield de tan solo el 10 %, es decir, la mitad del que había logrado en jugador de la primera parte del ejemplo.

Esto deja bien a las claras la importancia del yield a la hora de que nos acerquemos a estudiar el comportamiento de nuestras apuestas deportivas. El yield se ha convertido en un elemento absolutamente vital, tanto para conocer cómo están evolucionando nuestras propias apuestas, como para analizar también la fiabilidad de los tipsters o pronosticadores. En cualquiera de los dos casos, el yield marca la diferencia entre el éxito y el fracaso de las predicciones.

Llevado a la práctica, el término yield significa que un tipster que tenga un 19 % de yield obtendrá 19 euros de beneficio neto por cada 100 euros que apueste. Ya hemos situado en el entorno del 5 o el 10 % el yield que puede ser realista y sostenido en el tiempo. Pensar en que podamos mantener largo tiempo un yield del 20 % es absoluta ciencia ficción y cualquiera que piense en ello como un objetivo alcanzable se equivoca gravemente. Y cuando hablamos del largo plazo en lo que se refiere a las apuestas deportivas nos estamos refiriendo a más de 1000 apuestas y nunca menos. Cualquier otro dato de yield obtenido con menos selecciones no nos servirá para nada.

 

¿Por qué es tan usado el término yield?

Esto es debido básicamente al hecho de que el yield permite unificar y estandarizar de alguna manera el rendimiento que obtenemos de nuestras apuestas. Gracias a este dato podemos saber que una persona que logre convertir un presupuesto inicial de 100 euros en 500 euros poseerá un yield mejor y por lo tanto será mejor apostante que otro que haya logrado ganar 40.000 euros con un bank de 100.000.

La comparativa de la cantidad total ganada es la que nos puede llevar a error pensando que se es mejor apostante por ese motivo. El yield nos descubre el error, de ahí su enorme importancia para todo aquel jugador que pretenda tener éxito en las apuestas deportivas on line.

Según todo lo que hemos visto ya, el yield es el mejor marcador de la rentabilidad de nuestras apuestas, sin lugar a dudas. Esto es así ya que las unidades totales ganadas, tal y como hemos visto, nunca van a ser capaces de reflejar de un modo fiable la rentabilidad real de un jugador o un tipster. La rentabilidad la va a marcar de manera definitiva el yield. Cuanto mayor sea la muestra de predicciones que analicemos y mayor sea el yield, más alta será la rentabilidad que ofrezca ese jugador o ese tipster.

El yield es un valor extraordinariamente importante porque va mucho más allá de lo puramente cuantitativo. El yield habla de rentabilidad, de la calidad del trabajo de un apostante. Unos apostarán mucho más cantidad que otros, pero eso no va a significar necesariamente que vayan a apostar mejor.

Hay muchos tipsters que presentan un yield altísimo pero con una muestra analizada muy baja. Esos tipsters no son, en nuestra opinión, los más interesantes ya que necesitamos ver siempre un yield extraído de amplias muestras. De nada vale tener un yield del 60 % si lo hemos calculado en base a  una muestra de picks muy pequeña. Será siempre preferible fiarse de un tipster con un yield inferior al 10 %, pero que lo haya logrado luego de analizar una muestra amplísima de picks. Los yields más bajos, pero obtenidos de muestras amplias, nos están indicando que cuentan con enormes posibilidades de obtener buenos beneficios a largo plazo. Si se ha obtenido el yield desde muestras muy reducidas, su comportamiento en el largo plazo será una total incógnita del que no nos debemos fiar en ningún momento ya que desconocemos cómo va a evolucionar.

Nuestro consejo es claro, directo y contundente. Olvídate completamente de aquellos tipsters que solo te hablan de unidades totales o, cuanto menos, ponlas en un plano muy secundario. Lo más interesante será siempre que la muestra sea lo más amplia posible. Con amplia nos referimos a no menos de 500 picks, aunque, como ya dijimos antes, lo mejor sería superar con creces los 1.000 y con cierta dilatación en el tiempo entre ellos.

Si visto todo esto obtenemos como resultado un yield que supere el 5 % estaremos delante de una buena rentabilidad, que es justo lo que estábamos intentando determinar en todo momento. Cuando veas a un tipster presumir de las unidades que ha logrado, consúltale su yield. Puede ser que ni tan siquiera sepa de qué se trata, aunque los resultados, si los conoce, pueden ser realmente sorprendentes.

En definitiva, el yield es un concepto cada vez más extendido en el mundo de las apuestas deportivas y haríais bien en conocerlo en profundidad y en manejarlo habitualmente. Estamos entrando aquí, tal y como habréis podido comprobar, en el terreno de lo puramente cualitativo. El yield ayudará a mejorar la calidad de nuestras apuestas, es decir, su rentabilidad. En eso reside su importancia y desde www.comparadorapuestas.net esperamos haberos aclarado un concepto tan sumamente útil como poco conocido por muchos apostantes y tipsters.

Tómate tu tiempo para realizar su cálculo de manera fidedigna y clara y muy rápidamente podrás comprobar su utilidad mejorando tus apuestas. Calcula tu yield y empieza ya a sentir cómo tus predicciones van, poco a poco, mejorando sus rendimientos.

 
Registrar en Bet365