Una vuelta sin demasiadas sorpresas

vuelta uefa

El Sevilla consiguió pasar de ronda y librarse así de un durísimo rival como ha sido el Borussia Moenchengladbach. Y si los Emery están en la siguiente fase en gran medida se lo deben a las extraordinarias prestaciones de Vitolo en el Borussia Park. El extremo sevillista no perdonó en las contras de las que dispusieron lo de Nervión ya que así fue el guión del partido. Control de los locales y réplica rápida de los españoles. Los germanos no fueron capaces de frenar estas embestidas.

El once de Unai Emery fue toda una declaración de intenciones con hasta siete jugadores con una notable vocación defensiva. Unai quería defender la ventaja que traía del Pizjuán y hacer daño a la contra. Banega, Vitolo y Bacca tenían libertad de movimientos; el resto, les iba a tocar correr y mucho.

Con este planteamiento a los alemanes les costó bien poco controlar el medio del campo. Kramer, Xhaka, Hazard y Herrmann hacían circular bien el balón en la zona ancha, pero una vez llegados a la frontal del área, entonces ya era otra historia.

El primer gol sevillista no hizo sino acrecentar estos planteamientos. La llegada por banda de Aleix Vidal terminó en un centro que se coló en la red a medio camino entre el remate de Bacca y el intento de despeje de Stranzl. Los germanos ni se vinieron abajo ni perdieron el control de las operaciones. Así una gran jugada colectiva iba a terminar con el golazo de Xhaka. El suizo demostró ser un enorme jugador, pero echó todo por tierra cuando fue expulsado por una patada sin balón a Tremoulinas. Ahí se acabaron las opciones para le Gladbach.

Con todo, los alemanes tuvieron ocasiones y el resultado bien podía haber sido otro si llegan a estar más acertados de cara a la portería de Rico. Todo lo contrario hizo un Sevilla que no desaprovechó las pocas que tuvo. Vitolo, una verdadera pesadilla durante toda la noche, puso por delante de nuevo a los suyos con un duro zapatazo.

Pese a la ventaja el partido no cambió. Los sevillistas cerrados atrás y el Gladbach intentando hacer daño. El resultado fue el gol de Hazard que aprovechó un mal despeje para batir a un Rico que en esos minutos tuvo que multiplicarse para salvar a los suyos. Ahí, por suerte para el Sevilla, iba a llegar la expulsión de Xhaka que mató cualquier intento de remontada de los alemanes. Su técnico tuvo que jugársela aún más dejando a un solo hombre en la defensa y Vitolo no tardó en aprovecharlo. Un pase de Gameiro le dejó solo ante Sommer para hacer el tercero. El Sevilla estará en la siguiente fase gracias en buena medida a las actuaciones de Vitolo y un Rico salvador.

En esos octavos de final el sorteo ha querido emparejar al actual campeón con otro equipo español, el Villarreal. El partido de ida se jugará en el Madrigal mientras que todo se decidirá en el Ramón Sánchez Pizjuán.

Los amarillos volvieron a imponerse al Salzburgo para certificar su pase. Los austríacos empezaron con fuerza en busca de la remontada y pronto llegó el gol de Djuricin, pero el Submarino no se asustó y, liderado por Vietto, pronto decidió la eliminatoria. El argentino fue claramente el mejor del partido con dos goles y una asistencia para Gio Dos Santos.

Los austríacos intentaron jugar sus bazas en el plano físico, el único en el que pueden ser mejores que los hombres de Marcelino García Toral. Exigió un alto nivel de desgaste e hizo sudar de lo lindo a la zaga española. Destacado en este punto fue Musacchio, que no dejó a Jonathan Soriano ni a sol ni a sombra. El gol de Djuricin ponía las cosas de cara para los locales, pero el Villarreal mantuvo la calma bien asentado en su juego e iba a conseguir el empate antes de que llegara el descanso. Vietto metió la cabeza en una falta bien lanzada por Jonathan y el gol del argentino volvía a darle el mando de la eliminatoria a los amarillos.

Tras el descanso, el Salzsburgo salió al terreno de juego con un plus importante de agresividad, seguro de que no le quedaban otra opción con solo 45 minutos por jugar. Las ocasiones empezaron a aparecer muy pronto en los dos bandos y ahí el más acertado fue el Villarreal gracias a una contra de libro comandada por Gio Dos Santos. El mexicano aguantó perfectamente el mano a mano con Gulacsi hasta darle el gol en bandeja a Vietto. El tanto fue un golpe durísimo para los austríacos, que acabaron por desistir cuando el Villarreal firmó también el tercero. Esta vez fue el argentino el que le devolvió el favor a Gio para que marcara.

El duelo entre españoles será una de las grandes eliminatorias de los octavos de final con un Sevilla en busca de un nuevo título en su competición favorita y un Villarreal plagado de jugadores de extraordinario talento. Precisamente el entrenador del Villarreal, Marcelino García Toral, aseguraba tras conocer el sorteo que “se resta la posibilidad de que un equipo español siga adelante y eso no es bueno para nadie. Se trata de una eliminatoria abierta. Nos mediremos al actual campeón, pero creo que estamos cerca de su nivel. Yo creo que ninguna de las partes deseaba este enfrentamiento”, destacó.

Por su parte, el director deportivo del Sevilla, Monchi, dijo que “uno desea enfrentarse a un equipo que no sea español. No hay más remedio que centrarnos en un rival vivo en las tres competiciones. Será una eliminatoria muy competida. No lo deseábamos como rival”, aclaró. “Ellos tienen un estilo muy marcado que les ha dado éxitos y es un equipo con mucho criterio. Entramos en una fase decisiva de la temporada tanto en nuestra pelea por los puestos europeos como en los octavos de la Liga Europa”, añadió. “No nos ha ido mal en nuestros anteriores enfrentamientos con equipos españoles en esta competición, pero no creo que ese factor vaya a ser decisivo”, recalcó Monchi.

El jugador sevillista, Aleix Vidal, reconoció que “no estaba entre mis preferencia. Nos conocemos bien y será una eliminatoria muy bonita”, comentó.

El que no pudo avanzar más en su aventura europea fue un Athlétic Club de Bilbao que lleva toda la temporada mostrando signos de debilidad y dudas en su propio juego. Los bilbaínos intentaron todo en el partido de vuelta en San Mamés, pero a cada intento de los de Valverde respondía el Toro con un golpe cada vez más duro. Al final, el Torino acabó derribando al Athlétic y estará con toda justicia en la siguiente fase.

Viendo que el Torino era superior, el Athlétic intentó aferrarse con todas sus fuerzas a la ayuda que siempre le proporciona San Mamés. Los de Ernesto Valverde no dejaron de intentarlo pero en muchas ocasiones las ganas y el coraje no bastan. El Athlétic mostró grandes problemas defensivos y tampoco estuvo acertado de cara a puerta por lo que resultaba bastante difícil hacerle daño a un Torino muy inspirado. La fuerza de los bilbaínos les valió para levantarse tras los dos primeros goles del Toro, pero el tercero ya fue el definitivo y dejó a los leones con la preocupante sensación de que algo no está funcionando en el equipo.

El Athlétic ya no es el equipo del año pasado, aquel que sabía perfectamente a qué quería jugar y lo hacía. Frente a los italianos no le funcionó ni siquiera el recurso de Aduriz, que acabó desquiciado ante el oficio de los centrales del Torino. Todo empezó mal cuando Gurpegui cometió un penalti ingenuo que sirvió para regalarle el primer gol a Quagliarella. Los de Valverde intentaron sobreponerse rápidamente y consiguieron empatar gracias a un gran tanto de Iraola ya muy cerca del descanso. Puede que fuera la euforia del empate lo que despistó a los vascos porque antes de irse a los vestuarios ya estaban de nuevo por debajo en el marcador con el gol de cabeza de Maxi López.

El Athlétic lo intentó con ganas tras la reanudación y De Marcos volvió a empatar el partido y la eliminatoria con el dos a dos. Faltaba media hora por jugar y el partido se rompió totalmente. En una de esas transiciones El Kaddouri encontró a Darmian para que el lateral, sin duda, el mejor de la eliminatoria, marcase de nuevo con una gran volea. El sueño europeo del Athlétic había terminado. Los vascos no están en su mejor año y en esta eliminatoria mostrando todas y cada una de sus carencias. Ahora les toca ya pensar en la liga.

En el resto de emparejamientos de cara a la siguiente fase de esta Europa League han aparecido duelos de lo más interesante. El Everton tendrá que arrancar su eliminatoria en casa frente al Dinamo de Kiev, mientras que el Dnipro hará lo propio con el Ajax de Amsterdam. Zenit- Torino y Nápoles- Dinamo de Moscú será el doble duelo entre italianos y rusos;  el Brujas se medirá al Besiktas turco, el Wolfsburgo al Inter de Milán, mientras que Fiorentina y Roma reeditarán su enfrentamiento de Coppa Italia en competición europea.

Un sorteo que, como siempre ocurre en esta competición, promete emociones fuertes.