La figura del tipster

En el artículo de hoy vamos a acercaros a una de las figuras que mayor protagonismo están ganando en el mundo de las apuestas deportivas. ¿Quién no ha oído hablar a estas alturas del tipster?

Podríamos definir la figura del tipster como la de un pronosticador, es decir, aquella persone que se dedica a escribir pronósticos sobre una gran variedad de eventos deportivos diferentes para luego venderlos a otros apostantes que han decidido confiar en él. Para muchos apostantes, sus tipsters de referencia son auténticos gurús de lo que se fiarán en cada operación que realicen.

Podría parecer que cualquier persona con conocimientos de deportes y cierta experiencia en el mundo de las apuestas podría ofrecer sus servicios como tipster, pero no es así. Lo más habitual es que, además, se trate de personas con cierto reconocimiento y que han logrado a pulso un cierto prestigio entre los apostantes. Sus buenos consejos les avalan y han hecho ganar dinero a sus seguidores.

En resumidas cuentas, un tipster sería aquella persona de la que un apostante llega a fiarse para realizar sus pronósticos deportivos ya que su porcentaje de aciertos será lo suficientemente elevado como para que así sea.

Los tipsters han ido perfeccionando sus capacidades y los servicios que ofrecen a sus seguidores. Hoy por hoy, ya no es tan solo alguien que se dedica a realizar pronósticos para otros en un evento en concreto, sino que incluso llegan a elaborar también complejas estrategias a largo plazo.

Los tipsters suelen ser personas individuales, pero en cierta manera también nosotros desde www.comparadorapuestas.net lo somos ya que os ofrecemos todo tipo de consejos, trucos, estrategias, errores que debemos evitar y cualquier otra información que pueda ayudaros a mejorar los resultados de vuestras apuestas.

Debemos decir que el trabajo de muchos de estos tipsters es absolutamente fantástico. Todas sus predicciones van a estar basadas en estadísticas reales que ellos manejan con maestría. Por supuesto, cualquier consejo que te ofrezcan lo harán desde esa información y nunca desde corazonadas gustos u opiniones personales. Ya sabéis que hacerlo de otro modo no va a suponer otra cosa más que entrar en pérdidas de una manera rápida.

La palabra “tipster” procede del inglés “tip”, es decir, consejo, así que creemos que no puede ser más evidente la función que se les confería, al menos en un primer momento. Los tipsters se encargan en todo momento de dar a sus seguidores los consejos adecuados para que mejoren sus selecciones y ganen más.

Su función comenzó a desarrollarse casi que de forma amateur al amparo del extraordinario desarrollo que han vivido las apuestas deportivas on line. Poco a poco, su función se ha ido profesionalizando hasta ofrecer sus servicios a través de un blog, un foro o una página web propia. Por supuesto, lo que en un principio se hacía de un modo desinteresado ha pasado a ser un servicio de pago.

 

Algunas de las estrategias más usadas por los tipsters.

El hecho de que existan tantos tipsters y de tan diferentes características hace que sea difícil hablar de una cierta unidad de sus criterios. Eso no significa que no hayamos sido capaces de ver ciertas estrategias habituales y comunes en muchos de ellos. Las principales estrategias que usan se basan en la cuota que elige el propio tipster a la hora de realizar y ofrecer sus propios pronósticos. Ahí van las más comunes:

  • Selección de cuotas bajas. Suelen rondar el 1.30 o el 1.40. Haciendo los cálculos pertinentes, vemos que, para lograr ganancias, el tipster deberá acertar alrededor del 80 % de sus pronósticos en deportes.
  • Elección de cuotas altas. Por encima de 3. Es muy habitual ver que lo hacen en los partidos de fútbol cuando apuestan al empate. Se obtienen beneficios una vez que se ha superado el 32 % de acierto, de ahí su gran utilidad. La parte negativa de esto es que suele ser más fácil caer en malas rachas.
  • Apostar a cuotas que ronden el 1.80. Se estima que, en este caso, se deberá acertar el 55 % de los pronósticos para empezar a sumar beneficios.

Sea cual sea la estrategia que siga un tipster, siempre va a estar basada en sus propios conocimientos deportivos. Este es el motivo por el que casi todos ellos acaban especializándose en una disciplina en concreto ya que no es tan fácil tener los conocimientos necesarios, ni manejar la información suficiente como para acertar en varios deportes. Con su especialización son capaces de subir sus porcentajes de acierto y con ello también su prestigio entre los apostantes.

 

Los retos de cualquier tipster

Para un tipster que quiera llegar a poseer cierto prestigio entre sus seguidores tan importante es acertar con sus pronósticos como la manera en la que ha conseguido hacerlo. Precisamente por este motivo, los tipsters siguen técnicas que les marcarán la estrategia que deben seguir. Su patrón va a ser siempre esa estrategia y será su clave a la hora de aplicar el stake.

Los fieles seguidores de www.comparadorapuestas.net ya saben a lo que nos referimos al hablar de stake. Se trata de la cantidad de dinero apostada en una apuesta en concreto. Su medición va del 1 al 10, siendo el 1 una probabilidad muy lejana y el 10 una mucho más realizable. Si se acierta un pronóstico con stake 10, la cantidad de nuestro presupuesto que deberíamos haber apostado en él es del 10 %. Son reglas que los tipsters manejan de modo magistral y muy a menudo para mejorar sus números.

Las casas de apuestas han visto en la figura del tipster un nuevo reclamo para hacerse con más clientes. A menudo, muchas de ellas organizan diferentes concursos en los que el premio es convertirse en todo un tipster semi profesional. Una de las empresas pioneras en este sentido fue Betfair quien organizó el primer concurso de este tipo. Se ofrecían 5.000 euros de premio y se usó como reclamo al periodista deportivo Julio Maldonado.  El concurso, llamado “Reto Maldini”, consistía en realizar pronósticos a lo largo de toda la temporada, con un stake, cuota y cantidad apostada que se quisiera. El participante que más beneficios fue capaz de generar a partir de un presupuesto inicial común fue el que logró hacerse con el premio.

Como bien hemos señalado ya, en los últimos años son muchos los tipsters que han aparecido en el entorno de las apuestas deportivas on line. Si bien es cierto que muchos de ellos son figuras reconocidas por su trayectoria personal y profesional, también lo es que muchos se autodenominan tipster solo por haber logrado alguna buena racha con sus propias apuestas.

Tened mucho cuidado a la hora de elegir el tipster con el que deseáis contar. No debéis confiar en el primero que se os cruce por delante ya que puede haceros perder vuestro dinero si finalmente no es todo lo bueno que él decía. Solo para que contéis con un dato estadístico, tipsters de reconocido prestigio sitúan en el entorno de las 1.000 predicciones las necesarias para hablar ya de alguien con cierto bagaje. Además, el porcentaje de acierto que se haya logrado en ese número de apuestas deberá estar por encima del 55 % para que podamos hablar de alguien realmente fiable. Cualquier números que estén por debajo de lo que acabamos de enunciar debería hacernos no confiar en ese tipster para guiar nuestras apuestas deportivas.

¿Pagar o no pagar por los servicios de un tipster?

Como ya hemos dicho, a día de hoy, los tipster son ya profesionales que cobran por sus servicios, así que bien haríamos en tener claro que su ayuda nos beneficiará si no queremos ver cómo se esfuma nuestro dinero.

Ante todo, debe quedar bien claro que se trata de una decisión puramente personal en la que cada apostante debe saber si le merece o no la pena. La primera pregunta que debemos hacernos en este sentido es si hemos tenido el tiempo necesario para investigar sobre un deporte y, de haber sido así, si hemos ganado dinero con nuestras predicciones. La mayor parte de los jugadores apuestan de un modo vocacional, así en pocos casos podrán igualarse con un tipster profesional que pasa horas y horas dedicándose únicamente a sus pronósticos.

A continuación, deberemos preguntarnos si contamos con un bankroll suficiente como para pagar mensualmente por los servicios de un tipster. Vamos a verlo mejor usando un ejemplo ya que dar respuesta a esta pregunta es bastante más complicado de lo que puede parecer.

Vamos a pensar que nuestro bankroll es de 1.000 euros y estamos pensando en contar con los servicios de un tipster que ha hecho 1.200 apuestas, tiene un yield del 8 % y el satke medio que usa es del 2 % del bankroll. Cada tipster tiene su propio sistema de gestión del riesgo, pero siempre es más recomendable quedarse en el entorno del 2 % del stake para cuotas del 2 o inferiores. Con estos números, si el tipster es capaz de mantener ese 8 %, nuestro beneficio potencial puede ser este:

Beneficio = Bankroll inicial x Stake medio x Núm. Apuestas x Yield objetivo

En el ejemplo que hemos ofrecido: 1.000 € x 0.02 x 50 x 0.08 = 80 euros.

El coste de suscripción a un tipster suele rondar los 50 euros, asi que deberemos restarlos de ese beneficio potencial. Sumar 30 euros de beneficios netos mensuales no es una cantidad a tener en cuenta por lo que, en este caso, no sería un gran paso para nosotros contar con los servicios de un tipster profesional.

Decidir qué parte de nuestros beneficios mensuales queremos destinar a pagarle a un tipster es una cuestión puramente personal, así que no podremos daros respuestas concretas ni cerradas. En la teoría, se recomienda que la cantidad que se pague no debería superar en ningún momento el tercio de nuestro beneficio como máximo.

El resumen que os podemos ofrecer es que deberás tener bien claro en todo momento que el bankroll con el que cuentes debe ser lo suficientemente potente como para poder permitirte el pago mensual a un tipster. Si es demasiado bajo, deberás contar con que el tipster logra un porcentaje muy levado de aciertos para generar más ganancias. Sin eso, no te darían los números, pero ya sabes que fiar una estrategia a la suerte, no suele ser buena idea.

Para cerrar este artículo, queremos destacar que la figura del tipster debe ser tenida en cuenta como una ayuda profesional de gran valor. Si puedes permitirte el pagarle su cuota y eres capaz de contar con uno de experiencia y valía reconocidas, estamos seguros de que tus pronósticos mejorarán al mismo ritmo que verás crecer también tus beneficios. No lo dudes más y empieza ya a buscar el tipster que puede ayudarte a ganar.