El stake como medida de la confianza

 

Hoy vamos a acercarnos a uno de los términos más importantes dentro del mundo de las apuestas deportivas on line, pero que, al mismo tiempo, es también uno de los más desconocidos, curiosamente. El stake es un término empleado casi que a diario por los apostantes, que posee una importancia capital para nuestros resultados y que tiene muchas más implicaciones de las que a priori podría parecer.

El problema llega cuando muchos apostantes no conocen bien las características del término ya que acaban usándolo de una manera poco adecuada. El stake es la cantidad de dinero que decidimos apostar en un evento deportivo en concreto, de ahí su extraordinaria importancia y la necesidad de dominar todos sus detalles por parte del apostante.

Los constantes errores que hemos detectado en los usuarios a la hora de tener en cuenta en stake, nos han llevado a dedicar este artículo a él, ofreciéndoos consejos prácticos, así como una descripción pormenorizada de lo que es y de lo que representa.

El stake y la confianza

 

El stake es otro de los muchos términos que han ido incorporándose desde el inglés a los apostantes de todo el planeta del mismo modo que lo han hecho otros como yield o tipster, por citar tan solo dos ejemplos. Como hemos apuntado brevemente antes, stake significa de un modo litera “en juego”, “jugarse” o directamente “apuesta”, de ahí que digamos que es la cantidad de dinero apostada en un evento deportivo.

Queremos volver a resaltar antes de meternos en profundidades, la extraordinaria importancia que tiene dentro del mundo de las apuestas. De hecho, es uno de los conceptos más importantes ya que nos sirve como herramienta para mantener en todo momento el control de nuestros propios movimientos del modo más objetivo posible.

Lo que nos permite el stake es decidir la cantidad de dinero que jugaremos en un evento concreto basándonos en una escala del 1 al 10, que mide la confianza que tenemos en una apuesta. De este modo, el stake 1 quiere decir que, aunque creemos en el pronóstico de un evento, la confianza que tenemos depositada en él no es muy alta y no vamos a jugar una cantidad elevada de nuestro dinero. Por el contrario, el stake 10 significará una confianza total en nuestra apuesta y por eso vamos a asignarle la cantidad más alta posible de nuestro presupuesto. Recordad, tal y como os hemos aconsejado en otros artículos de nuestra sección “Estrategia” que jamás deberéis superar el 10 % de vuestro bankroll. Recordad que es de vital importancia que no abandonemos jamás esta línea de actuación para evitar males mayores. Por muy seguros que estemos de una apuesta, nunca debemos superar ese 10 % y mucho menos deberemos dejarnos llevar por corazonadas o impulsos. Ya sabéis que, tal y como siempre os decimos, apostar de ese modo no es más que el camino más recto y directo hacia la pérdida de nuestro dinero.

La escala del 1 al 10 que hemos anunciado antes no es más que una manera de estandarizar y graduar nuestro propio stake, logrando así una escala organizada de la confianza que tenemos en nuestras propias apuestas.

Cabe recordar también, por supuesto, que el stake está íntimamente ligado a las diferentes teorías existentes sobre el “money management”. Lo que quiere decir esto es que la cantidad de stake en juego en una sola apuesta no podrá superar jamás ese 10 % que antes indicábamos. Hay que aclarar también que esa cifra ya nos parece arriesgada y que será recomendable tan solo en el caso de que estemos jugando con pequeños bankrolls.

Si tenemos, por ejemplo, un stake 8 con un bankroll de 50 euros, la cantidad recomendable que deberíamos apostar sería del 8 % de 50, es decir, 4 euros. Siguiendo esta norma, lo más habitual es que el stake 10 sea igual a un 5 % de nuestro bankroll, aunque deberemos reducir también ese porcentaje destinado a nuestra apuesta máxima cuanto más grande sea el bankroll del que dispongamos.

Formas de uso y cálculo del stake

 

Ya henos visto qué es y para qué sirve el stake, así que ahora vamos a ver si somos capaces de entender perfectamente de qué manera se calcula y qué diferentes formas de uso nos ofrece,

En cuanto a esto último, debemos saber que el stake tienes tres formas de utilización: creciente, decreciente y constante.

– Llamamos stakes constantes a aquellos cuyo stake crece siempre de la misma manera, es decir, las diferencias que existen entre un stake y su superior o inferior es siempre la misma.

– Los stakes de tipo creciente son aquellos en los que el porcentaje de bankroll que asignamos a nuestras selecciones aumenta de manera exponencial mientras aumenta el stake.

– Los stakes decrecientes son todos aquellos en los que el porcentaje de bankroll que vamos a asignar a nuestras apuestas disminuye de manera exponencial al aumentar el stake. Esta modalidad es muy poco utilizada hoy en día, ya que, para muchos apostantes, no sigue la lógica propia de las apuestas deportivas.

Una vez que ya conocemos los diferentes tipos de stakes, vamos a ver también el modo en el que se calcula el bankroll que destinamos a las apuestas en función, claro está, del stake.

La escala de 1 a 10 de la que antes hablábamos se calculará, pues, de la siguiente manera:

  • Stake 1 / 10 = 0.5 % de nuestro bankroll.
  • Stake 2 / 10 = 1 % de nuestro bankroll.
  • Stake 3 / 10 = 1.5 % de nuestro bankroll.
  • Stake 4 / 10 = 2 % de nuestro bankroll.
  • Stake 5 / 10 = 2.5 % de nuestro bankroll.
  • Stake 6 / 10 = 3 % de nuestro bankroll.
  • Stake 7 / 10 = 3.5 % de nuestro bankroll.
  • Stake 8 / 10 = 4 % de nuestro bankroll.
  • Stake 9 / 10 = 4.5 % de nuestro bankroll.
  • Stake 10 / 10 = 5 % de nuestro bankroll.

 

No olvidéis en ningún momento que la decisión de asignar uno u otro stake es simplemente medir a través de esta escala la probabilidad de éxito de una apuesta en concreto. Como puede resultar más que evidente, se trata de una cuestión puramente subjetiva, así que habrá que tener sumo cuidado a la hora de tomarla. Por supuesto, una vez más, nuestra propia experiencia como usuarios de las casas de apuestas nos ayudará mucho a la hora de asignar uno u otro nivel de stake. Será la experiencia la que nos ayude a determinar y diferencia apuestas más o menos arriesgadas y eso afectará también de un modo directo a la hora de calibrar nuestro propio stake.

Algunos ejemplos de apuestas deportivas según el stake

 

Como nos viene ocurriendo casi siempre a lo lardo de todos los artículos que os vamos ofreciendo en www.comparadorapuestas.net, resultará mucho más fácil visualizar y comprender todo lo dicho a través de ejemplos. Es por eso que os ofrecemos a continuación toda una serie de ellos siguiendo la graduación por niveles de stake. Ahí los tenéis:

-Stake 1 y 2: como bien sabéis ya, se trata de apuestas en las que tenemos poca confianza ya que son difíciles de acertar y aún así están sobrevaloradas. Suelen situar sus cuotas alrededor de los 4 o 5 euros por cada euro apostado. Se trataría de todas aquellas apuestas en eventos deportivos en los que podría haber muchos ganadores. Carreras de Fórmula 1 o motociclismo, el mundial en ruta de ciclismo y competiciones de este tipo podrían entrar dentro de esta categoría.

-Stake 3 y 4: en este grupo suelen aparecer todas aquellas apuestas en eventos deportivos en los que tenemos confianza, pero por alguna razón no disponemos de la información necesaria para realizar nuestras apuestas con plenas garantías. Es muy habitual incluir en este grupo eventos como partidos de liga de fútbol en los que algún equipo llega con mala racha o encuentros en dos días consecutivos de un equipo de la NBA, por citar solo algún ejemplo concreto.

-Stake 5 y 6: lo cierto es que estos suelen ser los stakes más habituales dentro de las apuestas deportivas a pesar de que las cuotas que llevan consigo no son, ni mucho menos, las más interesantes. Es habitual que se incluyan dentro de esta categoría los partidos de los cabezas de serie de un torneo de tenis en sus primeras rondas o encuentros de fútbol entre grandes equipos y rivales de la parte media o baja de la clasificación.

-Stake 7 y 8: entramos ya en un grupo en el que ya se nos ofrecen grandes oportunidades para realizar nuestras apuestas. Solemos incluir dentro de esta categoría todos aquellos eventos en los que poseemos algún tipo de información de gran nivel o privilegiada como que un jugador actuará lesionado, o en el supuesto de que encontremos algún tipo de error en las cuotas asignadas por parte de la casa de apuestas de turno.

-Stake 9 y 10: en este último grupo deberemos encuadrar siempre cualquier evento en el que la diferencia de nivel entre los rivales sea demasiado elevada. Un partido entre el FC Barcelona o el Real Madrid contra un equipo de Segunda B en la Copa del Rey, podría ser un buen ejemplo, pero seguro que podréis pensar en muchos otros dentro de los diferentes deportes que ponen a nuestro alcance las casas de apuestas.

 

En definitiva, tal y como habréis visto, el stake sirve para elaborar un guía de clasificación de los eventos en función de la confianza que tenemos en ellos. Como es obvio, se trata de algo subjetivo y muy personal por mucho que nosotros os facilitemos ejemplos y clasificaciones. El grado de seguridad y confianza que un apostante puede llegar a alcanzar con respecto a un evento en concreto, depende en buena medida de su propio trabajo y conocimiento, así que tampoco es fácil establecer categorías absolutas.

Como siempre decimos, intentad conseguir la mayor cantidad posible de buena información y analizad e profundidad los rivales y todo aquellos factores que puedan tener cierta relevancia a su alrededor. Si realizáis correctamente este tipo de labor, os será mucho más sencillo encuadrar los diferentes eventos dentro de uno u otro grupo. Hacerlo correctamente os llevará a apostar la cantidad correcta para ese evento y, por lo tanto, estaréis evitando errores de bulto que no llevan a nada más que a acumular pérdidas.

Desde nuestra web os animamos a entender bien la importancia del stake y a usarlo de manera sistemática en vuestras apuestas. Estamos convencidos de que muy pronto empezaréis a disfrutar de sus ventajas mejorando así vuestros resultados.