Reglas que todo buen apostador debe seguir

Ya sabemos perfectamente que las estadísticas son contrarias siempre al jugador y que por eso la gran mayoría acaba perdiendo su dinero. La suerte juega su papel, pero eso no te hará ganar a largo plazo y mucho menos si juegas con el corazón en vez de con la cabeza.

Como hemos ido desgranando en otros muchos artículos de nuestra web, los tipos de jugadores que existen son muy numerosos y responden a diferentes características. Unos arriesgan más que otros, jugándose más dinero; los hay que se guían por sus intuiciones y preferencias; los hay también que juegan pequeñas cantidades solo por hobbie…En general, hay una sola cosa bastante común a todos y es que no pasan demasiado tiempo en el análisis de la situación antes de lanzarse a apostar. Un error, como bien sabemos.

¿Cuáles son las claves para el éxito?

Como para todo en la vida, para tener éxito con las apuestas deportivas deberás reunir ciertas habilidades imprescindibles. No nos estamos refiriendo a aquello que puedas necesitar para jugar unos pocos euros sin grandes pretensiones, sino a todos aquellos que quieran lograr buenos resultados a largo plazo.

-Estudia diferentes sistemas de juego y ten en cuenta varias estrategias antes de decidirte por una.

-Empápate de todas las estadísticas que puedas. La información es un elemento de enorme valor e importancia para las apuestas.

-Lee los consejos que puedas encontrar en la red de otros apostantes con mucha más experiencia que tú.

-Tómate tu tiempo antes de decidirte a apostar en una casa de apuestas concreta o en otra y, con el tiempo, no dudes en cambiar si ves que es necesario hacerlo.

Con estas pocas líneas maestras ya estamos en disposición de intentar dibujar una especie de guía de actuación para tus apuestas deportivas on line. Ya lo hemos hecho en muchas ocasiones, pero no nos cansaremos de repetirlo. Estas guías nos sirven para mostrarnos un camino por el caminaremos un poco más seguros hacia el éxito, pero no suponen en ningún caso una garantía de que vayamos a ganar constantemente. Huid de todos aquellos consejos que os intenten hacer creer que una u otra estrategia os dará la clave para ganar siempre ya que eso es, simple y llanamente, mentir.

 

1.-No te desvíes ni un céntimo del dinero que puedes perder:

no debemos olvidarnos nunca de que lo que está en juego es nuestro propio dinero, con todo lo que eso puede suponer. Esta primera regla a la hora de ser un buen apostador no parece muy compleja, pero nuestra experiencia nos dice que es uno de los errores más repetidos entre los jugadores. Debes marcarte claramente un límite en tus pérdidas y no superarlo en ningún momento. Hacerlo supone un riesgo innecesario y, sobre todo, demasiado alto, algo que no puedes permitirte.

Como bien sabes, es de gran importancia que te fijes un objetivo y vayas a por él, pero no lo hagas jamás de manera descontrolada e intentando tapar tus pérdidas con apuestas dobles o combinadas que solo te harán empeorar la situación. Por supuesto, jamás pidas dinero prestado para apostar ya que no tienes ningún tipo de garantía de que vayas a poder devolverlo gracias a lo que apuestes. Lo más probable es que acabes empeorando más si cabe tu situación financiera.  Por último, no hagas nunca castillos en el aire pensando que vas a vivir de lo que ganes en las apuestas. No nos cansaremos de deciros que eso es prácticamente imposible y es algo que raramente ocurre.

2.-Conviértete en un gran administrador de tu propio dinero:

seguramente habrás intuido ya que se trata de algo que camina muy ligado al punto anterior. En todo momento debes mantener el control de la situación y ser siempre quien gobierne tus fianzas. Una de las grandes dificultades a las que nos enfrentamos como apostantes es que, tanto si ganamos como si perdemos, estamos en serio peligro de acabar perdiendo todo. Cuando ganamos, entramos en un momento de cierta euforia que nos lleva a seguir jugando e incluso a subir nuestras apuestas. Cuando llevamos una racha negativa, tendemos a intentar recuperarnos de la manera más rápida posible y caemos en los típicos errores de hacer apuestas dobles y combinadas que pueden desembocar en nuestra propia bancarrota muy rápidamente.

Ante este panorama no nos queda más que apelar al autocontrol como antídoto para todos estos riesgos. Por mucho que estés ganando, no subas de manera incontrolada las apuestas. Mejor, retira los fondos que has conseguido y sigue apostando la cantidad que te habías marcado al principio. Mantén la calma y recuerda que las malas rachas siempre llegan, antes o después, por eso debes minimizar riesgos y seguir siempre la estrategia que te habías marcado.

De la misma manera que nos fijamos límites en cuanto a las pérdidas, lo mismo deberemos hacer en lo que se refiere a las ganancias, por extraño que esto pueda parecer. Cuando llegues a la cantidad que estimabas suficiente para darte por satisfecho, retira ese dinero y, en caso de querer seguir jugando, hazlo con la cantidad inicial. No olvides en ningún momento que el dinero que acumulas en tu cuenta de usuario no es tuyo hasta que no procedes a retirarlo. Mientras tanto, ese dinero pertenece a la casa de apuestas.

Y es que los datos económicos que ofrecen cada año las diferentes compañías dedicadas al juego on line demuestran que obtienen grandes beneficios. Recuerda que esa ingente cantidad de dinero procede directamente de los bolsillos de sus usuarios, entre los que estás también tú. Las casas de apuestas saben todos los trucos necesarios para conseguir aumentar sus beneficios haciendo creer al usuario que, en realidad, el gran beneficiado sería él. Los jugadores profesionales y con mucha más experiencia que el resto son capaces de darse cuenta de estas circunstancias y saben esperar a que todo sea mucho más propicio para sus propios intereses. Es mucho más difícil para aquellos jugadores que están empezando su camino como apostantes o que no se han visto antes en circunstancias parecidas.

En resumen, podemos concluir que ser un buen apostante en el mundo del deporte no significa necesariamente que seas un gran entendido en tal o en cual disciplina deportiva sino que, ante todo, has de ser un gran administrador de tu propio dinero.

3.-Mucho cuidado con las fuentes de información que manejas:

lo más habitual es que cualquier fuente de información intente revestirse de una aureola de credibilidad. Tú eres el único que puede ser capaz de discernir entre aquellas de las que te puedes fiar y las que no.

Por regla general, desconfía de cualquiera que te prometa grandes ganancias.  Ya te hemos dicho que en esto de las apuestas deportivas las fórmulas mágicas no existen. No se trata de que tú no las conozcas, es que no las hay. Es evidente, además, que si alguien las conociera, no las iba a compartir tan alegremente. Por supuesto, no pagues nunca por acceder a este tipo de contenidos. Hemos detectado ya varias páginas que te prometen esa información privilegiada a cambio del pago de una cantidad. Simplemente, no les hagas ni caso.

Está bien que leas y que busques la mayor cantidad de información posible, pero recuerda que después de eso serás tú quien deba decidir si sigue esos consejos o no. No lo hagas si no estás completamente seguro de ello.

 

4.-No te pases nunca de listo:

no hagas caso de todos esos consejos que te llegarán desde muchos sitios de que uses tal o cual estrategia infalible porque ya sabes que no funcionan.

No creas en ningún momento que has encontrado la solución definitiva y con ella conseguirás ganar más y más. En el mundo de las apuestas, todo ha sido ya probado una y mil veces y los grandes golpes de efecto, simplemente, no existen.  No uses nunca una estrategia concreta hasta que no conozcas cada detalle de su funcionamiento y controles la situación al 100 %. Si inviertes sin controlarla bien, el golpe llegará a tu bolsillo con total seguridad.

Intenta no caer en las trampas que te preparan las casas de apuestas. Han inventado cosas como las apuestas múltiples con el único objetivo de quedarse con tus ganancias. Aprovechan tu estado de euforia por los resultados anteriores para provocarte y que te lances a intentar conseguir más ganancias con parecido esfuerzo. Lo que no se empeñan tanto en recordarte es que el golpe, cuando pierdas, también será el doble de duro.

Nuestro consejo es siempre el mismo. Juega con moderación y haz apuestas simples que pueden reportarte ganancias aunque sean mínimas. No te dejes llevar por una codicia que no tiene sentido y ten claro que ganar un poco será siempre mejor que perder. Para minimizar en la medida de lo posible tus riesgos intenta conocer bien las apuestas, así como todo lo referido a probabilidades y cuotas.

5.-Apuesta en la disciplina que conozcas mejor:

si lograr acertar en las apuestas deportivas ya es ciertamente complicado, hacerlo si juegas en eventos de los que poco o nada sabes, es casi un imposible. Sé razonable y juega en aquello de lo que sepas. No te dejes llevar por la actualidad o porque las casas de apuestas te ofrezcan mejores cuotas. Si no sabes absolutamente nada de la liga francesa de fútbol, por poner un ejemplo, no juegues tu dinero en sus partidos ya que es más fácil que pierdas, al menos en teoría.

Ya sabes que en los eventos deportivos entran en juego innumerables cuestiones que pueden ser decisivos en un momento dado. Es esto lo que en verdad complica la cuestión, de ahí que lanzarse a apostar en aquello de lo que no sabemos nada nos parece un suicidio. Para contar con ciertas opciones de ganar, es necesario un profundo conocimiento del evento y de todo cuanto le rodea.

En este sentido, las propias casas de apuestas son un gran peligro ya que intentarán llamar tu atención hacia ciertos eventos que a ellas les convengan a través de buenas ofertas o cuotas. Ten cuidado porque puede acabar mal.

6.-No olvides nunca que, si las casas de apuestas pagan mucho, será por algo:

son empresas que buscan beneficios  y si ofrecen muchos euros a cambio de cada euro que apuestes piensa que será por algo. La lógica hace pensar que aquello por lo que se pagaría mucho, es lo más complicado que ocurra. No quiere decir que jamás se den estos casos, pero son ciertamente muy difíciles de ver.

Un dato que te ayudará a entender mejor el negocio es que las casas de apuestas se llevan entre un 5 y un 15 % de comisión en cada transacción y que, cuanto mayor sean las cuotas, más beneficio obtienen. Ya sabes que las casas de apuestas son compañías con grandes beneficios económicos cada año y, como ves, esos beneficios proceden de estos altos porcentajes de margen que manejan.

7.-Es vital que te diviertas con las apuestas:

puede parecer una regla menos seria, pero es cierto que tiene su enorme importancia. La gente suele tender a olvidarse de que ese trata de un juego, quizás cegada en cierta manera por la posibilidad de ganar dinero.

Creemos firmemente que, si no olvidas que se trata de un juego, e intentas seguir en la medida de lo posible estas reglas, acabarás disfrutando mucho más de las posibilidades que te ofrecen las apuestas on line y seguramente no caigas en errores que pueden hacerte perder mucho dinero.