Pep Guardiola, ¿seguirá en el Bayern?

Pep Guardiola, ¿seguirá en el Bayern?

Pep Guardiola vive la que es ya su segunda temporada al frente del Bayern Munich. El técnico catalán había llegado el año pasado al Allianz Arena en medio de la euforia colectiva de un club que venía de ganarlo todo con Jupp Heynckes y que ahora se aseguraba un brillante futuro con el entrenador más prestigioso del mundo. La entente Bayern-Pep parecía sólida. Dicen que el flechazo fue mutuo entre ambos desde el arranque mismo de las negociaciones para su fichaje. La dirigencia del Bayern no dudó en satisfacer sus deseos con un contrato brutal de tres temporadas (se habla de 17 millones de euros de sueldo por temporada) y plenos poderes sobre la plantilla bávara.

El primer año de Guardiola en Munich se cerró con varios títulos, pero con el gran fiasco de la Champions League, goleado por el Real Madrid. En Alemania, pese a todo, no dejaron de lloverle halagos por sus decisiones valientes, como situar a Phillip Lahm como mediocentro, y también por el notable nivel de juego alcanzado.

El de Santpedor, decidido a hacer historia en el Bayern, no renuncia a su idea de fútbol pese a las evidentes diferencias con respecto a su pasado en el Barcelona. Los resultados acompañan, la plantilla y el club están con él, pero por algún motivo, los rumores acerca de su continuidad o no en el Bayern no han dejado de surgir casi que desde sus primeros meses en Alemania.

En abril de 2014, los resultados del Bayern no eran todo lo buenos que cabía esperar de ahí que arreciaran los primeros rumores que situaban a Pep fuera del club bávaro. El fiasco en Champions, evidentemente, estaba detrás de todo ello. Los medios de comunicación alemanes dudaron abiertamente de su continuidad y Guardiola fue contundente en sus comparecencias públicas. “Sé que tengo que aceptar las críticas”, señaló Guardiola, “tras dos derrotas y un empate me digo a mí mismo Pep, calm down (Pep, cálmate). Estás aquí para hacer tu trabajo lo mejor posible y mi mayor talento siempre ha sido trabajar, trabajar y trabajar”. El técnico catalán no dudó ni un instante y con toda la normalidad del mundo en señalar que “estoy en Munich para ayudar al equipo a crecer y a ganar, pero si el club no desea que continúe, apretón de manos y no problem para mí”, dijo tras asegurar que “no llegaremos a las finales importantes jugando del modo en el que lo estamos haciendo”, concluyó.

Fue la primera vez que Guardiola abría la puerta a la posibilidad de dejar prematuramente el Bayern de Munich. Luego llegaría el descalabro en Liga de Campeones, pero también su título en la Bundesliga y la Copa alemana y, sobre todo, la sensación de que el grupo iría a más en el segundo año de Pep con más tiempo ya para asimilar sus innovadoras ideas. En verano, el conjunto bávaro se reforzó siguiendo los deseos de su entrenador y la trayectoria del Bayern este año está siendo más que positiva. Domina con claridad el campeonato alemán y, por el momento, no deja dudas en la Liga de Campeones. Pese a todo, las lesiones siguen marcando su paso por el conjunto alemán.

Pep Guardiola

Ya en plena temporada 2014/ 2015, Pep Guardiola volvió a sembrar dudas sobre su continuidad la próxima temporada. En una reciente visita de su plantilla a una peña de aficionados, Guardiola sorprendió al dirigirse a todos en pasado al hablar de su paso por el Bayern. “Pase lo que pase”, dijo, “este ha sido un tiempo estupendo para mí y para mi familia. He sido muy feliz entrenando al Bayern. Fue un sueño para mí”, señaló Pep. Estas declaraciones llegaron en un momento en el que la prensa española le situaba de vuelta en el Barcelona como director deportivo luego que se anunciaran elecciones en el conjunto catalán. La figura de Pep se asociaba a la vuelta de Joan Laporta a la presidencia de la entidad catalana.

Pep Guardiola reiteró en esos días que no era momento aún de hablar de una posible renovación con el Bayern más allá de 2016, año en el que expira su actual contrato y que será al final de la temporada instante para hacer balance. “En el fútbol todo cambia de manera muy rápida así que ya tendremos tiempo de hablar con calma al final de la temporada”, dijo Guardiola para insistir también en que “mi trabajo en el Bayern es un gran desafío y me enorgullece, pero en este mundo las cosas son hoy de una manera y pasado mañana de otra”, recalcó Pep.

Desde el club no hacen más que remarcar sus intenciones de renovar al entrenador catalán cuando él lo desee en una situación que recuerda mucho a lo ocurrido durante sus temporadas en el Barcelona cuando esta situación se repetía año tras año. Rummenigge ha sido el último en pronunciarse para asegurar que el Bayern esperará a final de temporada para cumplir así los deseos de su entrenador.

Pep Guardiola

La revista alemana “Kicker” ha publicado que Guardiola no tomará una decisión en firme hasta que no vea el rendimiento de sus jugadores en todas y cada una de las competiciones importantes. Guardiola busca el triplete como lo había hecho Heynckes en el pasado o él mismo en sus mejores tiempos en el Barça. Por si acaso, la prensa alemana asegura que el Bayern piensa ya en posibles sustitutos y muchos apuntan el nombre del seleccionador alemán, Joachim Low, como el candidato más claro. Low termina su relación con la selección alemana en 2016, igual que Guardiola con el Bayern.

El último episodio de estos continuos rumores acerca del futuro del técnico de Santpedor llegaba en forma de filtración sobre unos comentarios realizados por el entrenador acerca de su posible vuelta al Barça. Según un periódico digital español, Guardiola habría dicho a sus allegados: “Si veis que voy a volver al Barcelona, me dais con un martillo en la cabeza”. De ser cierta la versión de ElConfidencial.com, Pep se desmarcaría por completo de una posible vuelta a Can Barça a corto plazo, pero eso no implica necesariamente su permanencia en Munich. Al parecer, Guardiola habría hecho estos comentarios durante una conversación íntima con algunos de sus allegados justo en el momento en el que se anunció la celebración de elecciones en el Barcelona y con ello empezaron los rumores de su posible vuelta en el mes de julio.

Tantos han sido los rumores que finalmente Guardiola ha decidido comentarlos públicamente para asegurar que se encuentra muy contento en Munich y que espera continuar en el club bávaro durante muchos años. “Estoy muy contento en el Bayern y está descartado que me vaya a ir este verano. No es cierto que haya recibido ofertas ni las espero ya que tengo contrato”, manifestó Guardiola durante una rueda de prensa. Además, Pep no dudó en asegurar que “me puedo quedar en el Bayern cuatro, cinco o seis años más. Todo dependerá de lo que quiera el club y de cuál sea mi situación”, zanjó el catalán.

Parece claro que, pese a los buenos resultados que está teniendo Guardiola en su paso por el Bayern de Munich, los rumores acerca de su futuro van a ser una constante. Además de aquellos que ligan a su fututo a una hipotética vuelta al Barcelona, desde Inglaterra han aparecido voces que lo sitúan en la órbita de un Manchester City descontento con Manuel Pellegrini. Cabe recordar que la de los citizens es una opción que ha aparecido siempre en el horizonte de Guardiola por la presencia de hombre de su entorno más cercano en la directiva del City. Txiki Begiristain, antiguo director deportivo durante los años de Pep en el Barça, o Ferrán Soriano, entonces vicepresidente de la entidad catalana, son algunos de los actuales hombres fuertes del club inglés y podrían ofrecerle al entrenador catalán un contrato mareante. Además, su paso por Catar como futbolista y su apoyo explícito a la candidatura catarí para el Mundial, han disparado los rumores que le sitúan como seleccionador de ese país de cara a la Copa del Mundo de 2022, una posibilidad que se antoja más complicada teniendo en cuenta que Guardiola se encuentra aún en plena cima de su carrera.

Como intuía la prensa alemana, la decisión sobre su continuidad o no dependerá mucho de sus resultados en la Liga de Campeones. Con la Bundesliga de nuevo prácticamente en el bolsillo, la Champions marcará su futuro. Hay quien habla ya de importantes exigencias de Guardiola de cara a una renovación profunda del vestuario. En ella caerían hombres de peso como Bastian Schweinsteiger, Dante, Benatia o el mismísimo Lewandowski, gran fichaje de la presente temporada. La dirigencia bávara parece dispuesta a concederle a Pep todos sus deseos así que seré el terreno de juego el marque definitivamente la decisión de Guardiola.

En poco tiempo tendremos la solución definitiva. Por el camino, como ya ocurriera en su paso por el Barcelona y en este año y medio en Munich, muchas serán las informaciones que apunten hacia uno u otro lugar. La resolución a la incógnita sólo la conoce el propio Pep Guardiola. Veremos.