Mi apuesta – Apuestas deportivas

Son muchas las cosas que deberás tener en cuenta antes de lanzarte a realizar tus apuestas. Todos aquellos que piensen que apostar no es más que gastar dinero en los eventos que más te puedan interesar del mundo del deporte están muy equivocados. Apostar, como casi todo, si se quiere hacer bien, supone llevar a cabo un importante proceso en el que entran en juego muchos aspectos diferentes y que puede verse alterado por otros tantos.

En los últimos años, no han dejado de aparecer nuevas casas de apuestas que han ido aumentando de manera espectacular tanto su tamaño como su oferta en deportes. Muchas de estas compañías han logrado en pocos años convertirse en grandes multinacionales con un inmenso poder para desarrollar su propia tecnología y ofrecer todo tipo de eventos.

El problema que eso conlleva para los usuarios es que, ante una oferta de tal tamaño, resulta difícil decidirnos por una u otra casa de apuesta y cómo hacemos nuestras apuestas.

La primera de las cuestiones que debemos tener clara en todo momento es que debemos ser realistas en nuestras ambiciones. No es verdad que se pueda ganar mucho dinero durante un largo tiempo jugando contra estas gigantes empresas. El poder de estas compañías es enorme. Cuentan con el personal y la tecnología necesarios para superar a cualquier particular en cuanto a conocimientos sobre el deporte. No hay noticia ni estadística que se les escape. La actualización que hacen de sus cuotas es muy veloz y su tecnología les permite hacer cosas como actualizar resultados antes incluso de que el locutor de cualquier medio de comunicación lo haya cantado.

Otra de las cosas que juega en nuestra contra antes de apostar son las matemáticas. El cálculo de probabilidades señala que la casa de apuestas tiene todas las de ganar. A esto habría que sumarle el imponente arsenal de matemáticos que tiene  en plantillas estas compañías para que el cálculo de las cuotas que ofrecen a sus clientes no vaya a perjudicarla.

Jugamos, pues, contra un rival enorme y la ciencia nos dice que tenemos todas las papeletas para perder, pero aún así, hay posibilidades. ¿Cómo es posible, entonces? La clave está en superar con nuestra apuesta no a la casa, sino al resto de usuarios. Cierto es que esta opción no nos dará grandes beneficios a corto plazo, pero también lo es el hecho de que existe un grupo de jugadores que logran vencer con cierta regularidad y que incluso pueden vivir de las ganancias que obtienen en el juego.

Esto se debe a que son jugadores que de verdad se involucran a la hora de apostar y se lo toman como algo en lo que no vale la improvisación.  Para mejorar el rendimiento de tus apuestas y minimizar riesgos y pérdidas es fundamental el trabajo previo que hagas antes de apostar. No todos los deportes son iguales, ni, por supuesto, todos los eventos. Por eso deberás realizar el esfuerzo de informarte en profundidad de todas aquellas circunstancias que giran alrededor del evento antes de apostar en él.

No hay error más grande en las apuestas que hacerlo desde el desconocimiento. Lee la prensa, repasa las estadísticas, comprueba si hay lesiones o sanciones, ten en cuenta dónde y cuándo se produce el evento y consulta la predicción meteorológica. Cada detalle cuenta, así que no ahorres esfuerzos porque en ese trabajo estará buena parte de tu ventaja con respecto al resto de jugadores y por lo tanto tus posibilidades de ganar dinero.

 

Estrategias y otras cosas que te ayudarán

 

Si navegas un rato con calma por Internet seguro que encontrarás miles de artículos en los que se te recomendará de todo a la hora de hacer tus apuestas. Hay que decir que muchas de las promesas que ahí aparecen como las referidas a las ganancias no son  ciertas. Pero sí que lo es el hecho de que conocer estrategias para apostar nos ayudará y mucho.

Las estrategias son muchas y en ocasiones exclusiva para un deporte determinado, así que busca simplemente aquellas que se ajusten más al tipo de evento en el que estés pensando apostar.

Un error que cometen muchos usuarios de las diferentes casas de apuestas es el de decidirse por un evento, localizar una estrategia que le parece la correcta para el mismo, pero luego no seguirla completamente. Como habréis podido comprobar en la explicación de muchas de esas estrategias, todos los pasos que se nos indican ha podido comprobarse su eficacia. Los datos estadísticos que se os ofrecen hablan bien a las claras de la efectividad de todas y cada una de ellas, así como cuánto se puede esperar conseguir con su aplicación. No seguir totalmente sus indicaciones o dejar la estrategia a medias supone el fracaso seguro de nuestra apuesta.

Así que nuestro consejo para tu apuesta no puede ser más claro en este sentido. Elige la estrategia que más te convenga, márcate claramente tus límites en cuestión del dinero y síguela hasta que tengas éxito o veas que no está funcionando. En ese último caso, es el momento de abandonar para evitar males mayores en forma de pérdidas más elevadas.

Otra de las cosas que deberás tener muy en cuenta a la hora de apostar serán las cuotas que te ofrezca en cada momento y para cada evento la casa de apuestas en cuestión.  Recuerda que tanto las cuotas como las ofertas, bonos y promociones no son más que un reclamo en muchas ocasiones de las compañías para atraer a nuevos clientes, pero eso no quiere decir necesariamente que sea la web que más te convenga o la mejor.

Como verás en muchas estrategias, el hecho de que un evento tenga una cuota más o menos elevada no debe suponer nada en concreto. Puede ser que apostar a eventos con cuotas más bajas acabe resultando mucho más productivo. Así que nuestro consejo es que elijas el evento en el que apostar por muchos otros motivos antes de por el mero hecho de contar con una cuota mejor.

 

La importancia de conocer el deporte en el que apuestas

 

Puede parecer una estupidez, pero muchos usuarios de las webs de apuestas se lanzan a jugar su dinero sin saber demasiado acerca del evento en cuestión. Es un error típico y demasiado importante. Parte de la premisa básica de que, cuanto más sepas, más armas tendrás a tu disposición para afinar en tus apuestas. Y al contrario, claro.

Saber del evento va en línea que antes señalábamos de ese trabajo previo tan necesario. Imaginemos que vamos a apostar en un partido de la liga española de fútbol entre dos equipos muy igualados en la tabla clasificatoria. A priori, se anuncia un encuentro de poder a poder en el que nadie es claro favorito, de hecho, las casas de apuestas apenas se decantan por uno de ellos por el mero hecho de jugar como local. Pero atención porque en tu análisis previo descubres cosas como que el equipo visitantes ha ganado en sus última tres visitas a ese estadio, que llega al partido con una buena racha de resultados y que, además, los dos jugadores estrella del rival no jugarán por lesión. Si nuestro primer impulso podía llevarnos hacia una victoria local, quizás estos datos nos hagan recapacitar.

Se trata tan solo de un ejemplo, quizás exagerado, pero ilustrativo de cómo la información que manejemos puede ayudarnos a modificar nuestras apuestas.

 

Tus apuestas y sus diferentes versiones

 

Hoy en día, las casas de apuestas ya nos permiten jugar cuando queramos y sin importar demasiado el lugar en el que nos encontremos. La tecnología lo ha permitido aunque deberás estar muy atento porque el grado de desarrollo de las diferentes app’s disponibles varía considerablemente.

A la hora de apostar no es lo mismo hacerlo desde el ordenador de casa que hacerlo desde un dispositivo móvil. Lo mismo si apuestas antes o durante el evento. El principal cambio que se produce está en nosotros mismos. Piensa que si te lanzas a apostar mientras estás rodeado de gente no es lo mismo que si lo haces en la soledad de tu casa, Cambia el estado de ánimo, cambia la concentración, así que presta mucha atención a estos temas para que no influyan negativamente en tu apuesta.

Apostar desde un dispositivo móvil, quizás con gente alrededor, o hacerlo en un evento en directo añade ciertos elementos subjetivos y emocionales que pueden llevarnos a actuar no todo lo cerebralmente que deberíamos. Recuerda que debes elaborar un plan de actuación claro, con una estrategia bien definida que has de seguir hasta el final. La improvisación o simplemente dejarse llevar por la emociones del momento suelen ser muy malos compañeros de viaje para los usuarios de las casas de apuestas.

Algo realmente importante es también decidir qué modalidad de juego preferimos y desde qué tipo de dispositivo lo vamos a hacer. Si nos gusta el juego en directo, por ejemplo, habrá que tantear muy profundamente las posibilidades tecnológicas que nos ofrece la casa. Si su herramienta no funciona todo lo bien que necesitamos nuestras apuestas se verán afectadas. Lo mismo podríamos decir de las aplicaciones móviles que hayan desarrollado, Hoy en día casi todas las casas de apuestas centradas en el deporte ofrecen este servicio, pero no todas funcionan con el mismo nivel. Si pensamos jugar habitualmente desde nuestro iPad o nuestro teléfono móvil, tendremos que elegir una web con un potente desarrollo de estas aplicaciones.

 

En definitiva, queremos decirte que lo fundamental es que disfrutes de tus apuestas. Combinar la pasión por el deporte con la adrenalina que supone jugar una parte de nuestro dinero puede llegar a ser una gran afición. Sin embargo, recuerda hacerlo siempre de un modo responsable y marcando muy claramente los límites que no quieres superar. Márcate objetivos realizables, prepara bien tus apuestas y diviértete jugando.