Método Kelly para gestionar nuestro Bankroll

La gestión de nuestro propio bankroll es una de las cuestiones de mayor relevancia si queremos contar con alguna opción de éxito para nuestras apuestas. No puede haber peor opción que una mala gestión de nuestro dinero, o tal y como hemos visto en muchas ocasiones, una ausencia total de gestión del mismo.

Como apostantes, tenemos que ser capaces de darnos cuenta que somos los máximos responsables de todo cuanto ocurra con nuestro dinero. Es muy habitual culpar a la mala suerte cuando se producen pérdidas importantes. En muchas ocasiones, y aunque suene duro decirlo, no existe más responsable ni culpable que nosotros mismos a la hora de jugar mal.

En muchos de los artículos que le hemos dedicado en www.comparadorapuestas.net a las diferentes estrategias que podemos usar a la hora de apostar, hemos repetido hasta la saciedad la importancia de crear y desarrollar un buen plan para nuestras apuestas. En ese plan, ocupaba un lugar destacado la gestión y control de nuestro dinero, así como la templanza necesaria para saber cuándo parar de jugar, vayan como vayan nuestras apuestas.

 

El método Kelly

 

Vamos a dedicar nuestro artículo de hoy al método Kelly. Este sistema de gestión de nuestro bankroll recibe el nombre de su creador, J.L. Kelly, quien dio a conocer su estrategia allá por el año 1956. Lo más habitual en aquella época era fiar toda estrategia a métodos que se basaban en las progresiones apostadas para de ahí poder obtener beneficios. Llegó un momento en el que eso dejó de parecer la mejor opción y todo gracias a la aparición del método Kelly.

Dicho método cambia radicalmente el planteamiento, buscando una posición mucho más teórica para así apostar coherencia y ser capaces de aplicarlo de una manera mucho más real. La base fundamental sobre la que se sustenta el método Kelly es que tiene muy en cuenta las probabilidades que existan de que se produzca cada resultado. A partir de ahí, es desde donde se desarrolla todo el resto del sistema.

Por lo tanto, podemos afirmar que el sistema inventado por Kelly no buscaba otra cosa que ser capaces de determinar la cantidad idónea que se debe apostar en un evento deportivo en concreto, pero siempre después de que hayamos sido capaces de calcular la probabilidad exacta de que eso ocurra. Dicho con palabras más propias del lenguaje de las apuestas, lo que buscamos es conocer el stake de nuestro bankroll que es absolutamente indispensable para apostar en el evento deportivo que decidamos. De este modo, lo que habrá que hacer es tratar de manera individualizada todas y cada una de las apuestas, siguiendo la fórmula que os ofrecemos a continuación como clara guía de hacia dónde debemos caminar:

Stake (en % de bankroll)= Cuota x (Probabilidad / 100)-1 / (Cuota -1) x 100

 

Expresada así, suponemos que os habrá parecido una fórmula compleja y que encerrará grandes dificultades a la hora de su aplicación práctica. Nada más lejos de la realidad. La fórmula de base del método Kelly es muy fácilmente aplicable en la práctica, sea el evento deportivo que sea. Es lógico que leerla por primera vez suene a una enorme complejidad, pero si probamos a aplicarla en un ejemplo concreto, veremos que no es así en ningún caso. Vamos a verla, pues, en un ejemplo totalmente inventado.

Imaginemos que hemos decidido apostar nuestro dinero en un partido de la Primera división del fútbol español que medirá a Betis y Deportivo de La Coruña. Para calcular con total precisión el valor de la apuesta tan solo deberemos dividir 1 entre la probabilidad de que eso ocurra y luego compararlo con la cuota que en esos precisos instantes estén ofreciendo las casas de apuestas para ese evento en concreto. Cuando la cuota sea superior al valor  (1 / probabilidad), diremos que estamos ante una apuesta que sí es value.

La probabilidad de éxito que estimemos que tiene una apuesta la vamos a cuantificar siempre nosotros mismos yo haremos, por supuesto, de manera totalmente subjetiva. Por seguir con el ejemplo anterior, imaginemos que hemos considerado que la probabilidad de victoria se reparte en un 40 % para el Betis, un 30 % al empate y un 30 % para el triunfo del RC Deportivo de La Coruña. Echando un vistazo a las cuotas que están ofreciendo para ese evento en concreto las casas de apuestas, vemos que se ofrece 2.60 euros por la victoria del Betis, 3.25 por el empate y 2.65 por el triunfo del Deportivo. Si hacemos los cálculos, tal y como veréis a continuación, veremos que la victoria del Betis sí tendrá valor como apuesta y, por lo tanto, podría ser una perfecta opción para que realizáramos ahí nuestra predicción.

Una vez que hemos sido capaces de comprobar y cerciorarnos de la viabilidad de una apuesta, el siguiente paso no será otro que calcular también la cantidad de stake que tendremos que colocar en la apuesta que hemos decidido en un evento deportivo en concreto. Para ello deberemos aplicar de nuevo la fórmula que antes habíamos expresado. Sería algo tal que así:

Stake = [(2.60 x (40 / 100) -1) / (2.60 -1)] x 100 = [0.04 / 1.60] x 100 = 2.5 % de nuestro bankroll.

El problema principal que nos encontraremos a la hora de aplicar el método Kelly de gestión de nuestro propio bankroll es que el cálculo de probabilidades no es un trabajo fácil y seremos nosotros mismo los encargados de realizarlo de manera individual. Esto, como es obvio, no hace más que multiplicar las posibilidades de que cometamos cualquier tipo de error.

La comparativa entre nuestros esfuerzo personal para conseguir sacar adelante esos cálculos y el que realizan las casas de apuestas con un arsenal de empleados y tecnología cada vez mayor es un nuevo ejemplo del mito de David contra Goliath. La lógica dice que serán las compañías dedicadas al juego on line las que vayan a conseguir siempre unos cálculos mucho más exactos de los que podremos conseguir nosotros jamás.

La gran lección que parece querer indicarnos el método Kelly no es otra que, para apostar bien nuestro dinero en las diferentes casas de apuestas, nunca deberemos jugar una cantidad de nuestro propio bankroll superior a la probabilidad que existe en el evento en cuestión en el que nos lanzaremos a jugar.

Los seguidores de www.comparadorapuestas.net ya sabéis que existen numerosas formas de gestionar nuestro bankroll, pero debemos aclarar que el método Kelly está claramente entre los más utilizados. Por si fuera poco, su utilidad ha sido tan claramente demostrada que se ha llegado a utilizar por parte de gestores de fondos de acciones.

 

Un poco más del método Kelly

 

Todo el sistema desarrollado por Kelly irrumpió con fuerza a mediados de los años 50 y supuso una auténtica revolución en el mundo de las apuestas que llega hasta nuestros días. Todo nació a partir de un artículo publicado por el propio J. L. Kelly en el que explicaba su novedoso método a partir del trabajo que había realizado antes Claude Shannon.

En líneas generales, lo que nos permite el método Kelly es hacer crecer nuestra propia banca a través de la determinación del porcentaje de bankroll que deberemos destinar a cada apuesta. Como es habitual también en cualquier otro método de gestión del bankroll, trataremos cada apuesta de manera absolutamente individualizada en función del valor que tenga. Ya os hemos dicho en muchas ocasiones que la teoría del valor (value, en inglés) supone una de las cuestiones principales de todas cuantas debemos tener en cuenta como usuarios de las casas de apuestas.

Cuando el porcentaje de nuestro bankroll que debemos destinar a una apuesta nos siga pareciendo demasiado elevado pese a haber empleado la fórmula del método Kelly para su cálculo, aún nos quedará un recurso más para seguir gestionando bien nuestro bankroll. Teniendo en cuenta que el método Kelly es ante todo una fórmula matemática para conseguir maximizar el crecimiento de nuestro bankroll, podremos llegar a modificar la agresividad que estemos aplicando en su gestión. Esto lo conseguiremos dividiendo el resultado que hemos obtenido tras la aplicación del método Kelly bien entre 2 o bien entre 4, sin que por eso debamos temer la pérdida de todos los beneficios y ventajas que supone apostar desde el uso de un método como el Kelly.

Además, debemos aclarar que el método Kelly no solo es útil para determinar el stake de una sola apuesta, tal y como hemos estado viendo a lo largo de este artículo. También podremos utilizar este método a dos apuestas consecutivas. La forma más sencilla de hacerlo es usar la fórmula del método Kelly que hemos visto antes para calcular con ella el stake de ambas apuestas y repartirlo después de manera proporcional.

Vamos a ofreceros un nuevo ejemplo práctico que os ayude a comprender este uso del método Kelly cuando de jugar en dos apuestas consecutivas se trate. Imaginemos que tenemos 100 euros para apostar en dos partidos a la vez. Lo que pretendemos saber es cómo debemos dividir esa cantidad en  nuestras apuestas según el criterio del método Kelly. Lo primero que debemos hacer es calcular el stake de cada uno de los dos partidos por separado. Imagina que el resultado que obtenemos en el primer partido es de un 10 % y de un 6 % para el segundo. ¿Cuánto deberemos, pues, apostar en cada uno de los casos según este método? Pues muy sencillo.  Al primero de los dos partidos apostarías 10 /16, es decir, un 62.5 % de tu stake, y al segundo, apostarías 6 / 16, es decir, un 37.5 %. Dicho de otro modo más simple, según el método Kelly deberías apostar 62,5 euros en el primer partido, y 37,5 euros en el segundo.

En resumidas cuentas, el método Kelly supone una forma de gestión de nuestro propio bankroll que se encuentra ya entre las más eficientes y profesionales de cuantas podemos usar en la actualidad. Sus cálculos han demostrado a lo largo de muchos años no solo su utilidad sino también un alto grado de acierto. Los jugadores que usan con regularidad este método no esconden los beneficios que ha supuesto para sus apuestas y han visto crecer su bankroll. Como habrá quedado en evidencia a lo largo de este artículo, no estamos ante un método simple, así que no parece apto para aquello jugadores que no acumulen aún una cierta experiencia en las apuestas. Sin duda, nos parece un método perfecto para aquellos que ya son duchos en la materia, pero que buscan perfeccionar aún más sus métodos de apuesta. Nuestro consejo es que no os dejéis impresionar por las fórmulas y la complejidad del sistema ya que solo lo es en apariencia. Estamos seguros de que veréis los beneficios del método Kelly muy rápido y vuestras apuestas solo podrán ir a mejor.

 
Registrar en Bet365