La mejor guía para apostar bien en el fútbol

 

En nuestros artículos, hemos defendido siempre la necesidad de acercarnos a las apuestas deportivas de la manera más profesional posible. Esto requiere una enorme dosis de trabajo por parte del apostante que deberá hacer un gran trabajo de recogida y selección de información, como bien sabéis.

La lógica señala que nadie tiene la capacidad ni el tiempo necesarios para hacer este profundo trabajo en todas y cada una de las disciplinas deportivas que nos ofrecen a día de hoy las diferentes casas de apuestas. Ya que esto es así y no admite grandes discusiones, recomendamos siempre que apostéis en aquellos deportes de los que más sepáis o a los que más próximos os sintáis por el motivo que sea.

La elección del deporte que prefiráis, así como del evento en concreto en el que después jugaréis, son decisiones de gran importancia y pueden marcar la diferencia entre ganar o perder en vuestras apuestas.

En el artículo de hoy, intentaremos ofreceros una guía bien detallada para vuestras apuestas si os decidís a apostar en el deporte rey. El fútbol centra buena parte de las apuestas totales en las diferentes casas. Su seguimiento ya es planetario y el volumen de negocio que mueve ya es espectacular. Como ya hemos dicho, no es lo mismo apostar en un deporte que en otro, así que vamos a descubrir las claves que necesitas saber para ser un buen apostante en fútbol.

-El primero de nuestros consejos está íntimamente relacionado con lo que hemos expuesto en la introducción. Debes conocer muy bien todo lo relacionado con el fútbol. Un trabajo imprescindible para tus apuestas es el de estudiar a los diferentes equipos de la competición que consideres más atractiva para tu gusto. Ese estudio debe dotarte de un conocimiento perfecto de las debilidades y fortalezas de todos ellos; deberás saber siempre en qué momento de forma se encuentran, cómo se comportan al jugar como locales y cómo al ser visitantes…

Si es importante recoger todos estos datos, más lo es aún el ser capaz de evaluarlos con la objetividad necesaria. Por supuesto, las épocas del año en las que el mercado está en plena ebullición son de gran importancia para ti. Cualquier cambio en las plantillas de los equipos puede y va a tener influencia en su rendimiento y puede que también en tus pronósticos.

No te fíes solamente de tu buena memoria o del conocimiento que puedas tener de una liga en particular porque no es posible conocer en profundidad cada detalle si no se hace ese esfuerzo de manera específica. Así que, tómate tu tiempo para analizar y descubrir las claves de cada equipo de manera genérica y luego antes de cada evento teniendo muy en cuenta cada cambio o incidencia que se haya podido producir en esos días. Los detalles en deporte cuentan siempre, bien sea para bien o para mal.

Centra tus apuestas en los equipos que veas metidos en competición y plenamente motivados. En muchas ocasiones, muy especialmente en momentos de la temporada en la que muchos ya han cumplido sus objetivos,  vemos que muchos equipos ya no ofrecen el rendimiento que podrían o que ya habían mostrado a lo largo del año. Es muy importante que seamos capaces de detectar rápidamente ese tipo de situaciones para evitar jugar nuestro dinero en ellos.

Hay partidos a los que un equipo llega jugándose el todo por el todo, mientras que el otro, quizás nada. Puede que el segundo sea mejor equipo que el primero sobre el papel, pero la diferencia en cuanto a la motivación de unos y otros puede hacer cambiar también la percepción de nuestras apuestas.

No solo el momento preciso puede tener una gran importancia. Sería interesante que repasáramos el historial que presentan los dos equipos entre ellos. De ahí suelen surgir otras claves en forma de cuentas pendientes, piques entre jugadores, ganas de revancha por un resultado anterior y toda suerte de cuestiones que pueden ser relevantes en un momento dado. De este tipo de cuestiones suelen surgir también motivaciones extra que pueden tener su papel en cuanto al resultado final.

Por supuesto, sea cual sea la situación de los equipos, un clásico o un derbi ciudadano o regional siempre dota de un importante plus a los contendientes que habrá que tener siempre muy en cuenta.

Jamás busques compensar de manera rápida tus pérdidas anteriores.  Es un consejo que ya hemos reseñado en otros muchos de nuestros artículos y que, por supuesto, es también aplicable a tus apuestas futbolísticas. Ten en cuenta muy claramente que es totalmente imposible librarse de entrar en una racha negativa. Antes o después, es algo que le acaba llegando a todos los jugadores. Cuando eso te ocurra, mantén la calma y no intentes recuperarte al instante porque probablemente no harás nada más que empeorar la situación.

Es mucho más efectivo que repases tu estrategia, buscando posibles errores, y que revises a la baja las cantidades que has estado apostando hasta que vuelvan los resultados positivos. Todo se termina. Las malas rachas también, así que ten paciencia y actúa de manera cerebral. No pretendas cambiar tu racha con un simple golpe de suerte porque esto no funciona así ni en el fútbol, ni en cualquier otro tipo de apuesta.

 

En fútbol, como en todos los deportes, debes apostar con la cabeza y no con el corazón. Es el fallo más comúnmente cometido por los apostantes en deporte. Dejarse guiar por nuestros gustos, sentimientos y preferencias es el camino más corto hacia la bancarrota. Que nosotros deseemos que se dé un resultado concreto en un evento determinado no significa que sea la opción a la que debemos apostar y muchos menos, que sea ese el resultado que finalmente se concrete.

Por lo tanto, no apuestes jamás a un equipo por el mero hecho de que sea “tu equipo”. Debes basarte siempre en los elementos racionales que manejes y en las probabilidades reales que haya.

Además, debes tener en cuenta que existen multitud de apuestas que puede hacer, pero eso no significa que debas ir a todas. Debes ser todo lo selectivo que puedas para ser capaz de encontrar los eventos que mejor se adapte a lo que buscas como apostante y en los que puedas llegar a conseguir los mejores resultados posibles.

­-Muy relacionado con esto está el que debas encontrar las apuestas que contenga poco riesgo con alta recompensa. Es una de las claves para tener éxito con las apuestas deportivas. Hay que conseguir que nuestras predicciones tengan valor, que nos den más por menos.

En sentido, es muy importante que aprendas a analizar la relación entre el riesgo que entraña una de nuestras selecciones y la recompensa que podemos alcanzar. En el caso de que una apuesta tenga ese valor, entonces determinaremos que se trata de una apuesta fuerte y es ahí donde deberemos jugar nuestro dinero. No lo hagas nunca si no estás seguro de que esa relación riesgo/recompensa está a tu favor.

­-Por norma general, debemos apostar en contra de la opinión general para conseguir mejores rendimientos para nuestras apuestas. Es evidente que la mayoría de apostantes jugarán a que Madrid y Barcelona ganarán sus partidos, por ejemplo. Esas predicciones nos darán unos rendimientos mucho más bajos que si apostamos a que pierden. Las apuestas con un valor importante suelen encontrarse, pues, apostando en contra de esos equipos ya que las casa de apuestas ajustan sus cuotas. Es por eso que los equipos “débiles” pueden hacernos ganar mucho más con nuestras selecciones.

-Siempre debes conocer lo mejor posible tu propio perfil como jugador. Se trata de un consejo de carácter general que harás muy bien en tener en cuenta de cara a tus apuestas en el mundo del fútbol. Lo más importante será siempre marcarte tus propios límites y metas y esto es quizás más importante en el fútbol debido a la extraordinaria oferta que existe en este deporte. No puedes llegar a todo así que selecciona en función de tu propio perfil como jugador.

-Decide si prefieres jugar a corto o a largo plazo porque en el fútbol ya sabes que en un evento determinado puede saltar la sorpresa, pero es más difícil en un campeonato largo. Digamos que en el corto plazo los imprevistos tienen más cabida que en el largo y este además nos permite un mayor trabajo de recogida y selección de información. Por poner un ejemplo que entienda todo el mundo, puede que si apostamos a que el Betis ganará su partido de la jornada 27 contra el Barcelona acertemos, pero parece mucho más difícil y complicado apostar a que los andaluces quedarán por delante de los catalanes en la clasificación final de la liga.

Por norma general, el apostante a corto plazo elige más a los no favoritos, mientras que el apostante a largo plazo suele preferir a los grandes favoritos.

-Si eres un apostador que solo busca algo más de emoción, ¡no cambies! Es algo muy típico entre los apostantes del deporte en general y del fútbol en particular, jugar unos pocos euros con el simple objetivo de lograr un pequeño plus de emoción en sus eventos favoritos. Es una opción que siempre hemos defendido y que nos parece de lo más acertada.

El problema para este tipo de jugador viene cuando logra ganancias. Es ahí donde muchos cometen el error de pensar que lo hacen bien o tienen un talento especial para ello y se lanzan a jugar más y más. Las pérdidas, entonces, no tardan en llegar.

Nuestro consejo es que si decides jugar por ese plus de emoción te mantengas firme en tus decisiones. No hay nada mejor que disfrutar de tu pasión por el fútbol con unas dosis añadidas de emoción con un riesgo muy bajo. Multiplicarás tus alegrías por muy bajas que sean tus ganancias, y no sufrirás grandes disgustos, por lo menos, en lo que a tu dinero se refiere. Disfrutar de tus apuestas es el mejor consejo que podemos darte y para eso tú mismo debes ser quien marque os límites y establezca sus objetivos. Lo demás, son solo opiniones que pueden serte válidas, pero que serás tú quien decida usarlas o no.