Margen de beneficio de las casas de apuestas

 

En muchos de los artículos que os hemos ido ofreciendo, hemos querido destacar la especial importancia que tiene para los apostantes el no olvidar jamás que estamos jugando contra empresas muy poderosas a las que no es fácil engañar o superar. Creer que por el mero hecho de conocer y aplicar una u otra estrategia para jugar en un evento determinado ya seremos capaces de logar importantes beneficios, nos parece un razonamiento bastante ingenuo.

Las casas de apuestas on line son ya importantes multinacionales que cuentan con un enorme arsenal tanto tecnológico como humano que trabajan con un único objetivo: mejorar sus beneficios económicos año tras año. Como ya habéis podido leer en otros de nuestros artículos, estas empresas están cumpliendo con creces ese objetivo.

La pregunta que se nos plantea en estos momentos es: ¿de dónde salen esos enormes beneficios que año tras año acumulan estas empresas? ¿Cuáles son las claves de su extraordinaria rentabilidad?

 

Empresas de gran potencia económica

Es cierto que a favor del éxito de estas empresas juega también el enorme crecimiento del deporte en general. Esto ha ayudado a crear una enorme afición y es a partir de ahí de donde surgirá todo lo demás. La legión de seguidores que acumulan deportes como el fútbol o el baloncesto acaba pasando a formar parte, poco a poco también de la de las apuestas deportivas. Y es que muchos de los fans del deporte contemplan las apuestas deportivas como el complemento perfecto para su gran afición al deporte. Llevándonos todo esto a términos puramente económicos, el resultado es que las casas de apuestas acaban viendo cómo sus usuarios no dejan de crecer constantemente a lo largo y ancho de todo el planeta.

La norma general, aunque pueda resultar ciertamente reduccionista, considera que las casas de apuestas obtienen sus beneficios, básicamente, a través del error de sus usuarios. Esto sucede del mismo modo en el que los usuarios acaban consiguiendo beneficios siempre que logran superar a las casas de apuestas. En el fondo, las apuestas no dejan de ser una competición entre empresas y clientes para ver quién es capaz de superar a quién.

Visto desde esta óptica podemos pensar en qué ocurriría si las apuestas que son capaces de ganar los usuarios son iguales o superiores en número a las que consiguen las casas de apuestas. Es cierto que parece una posibilidad bastante remota, ya que en ese caso el margen de beneficio que quedaría a disposición de la casa sería cero y su modelo de negocio no parecería tan rentable como vemos que es hoy.

Pero para evitar la remota posibilidad de que esto ocurra, las casas de apuestas ponen en funcionamiento un mecanismo que lo impide. Estas empresas acaban obteniendo un beneficio a través de las comisiones que ellas mismas incluyen ya en las cuotas que ofertan a sus clientes. Veamos un ejemplo práctico para que podamos observar claramente cómo es este funcionamiento. Las matemáticas dicen que, si lanzamos una moneda al aire, tendremos el 50 % de posibilidades de que salga cara y exactamente otro 50 % de que salga cruz. Si traducimos estas probabilidades a cuotas, tal y como haríamos si fuésemos casas de apuestas, diríamos que se pagarían dos euros por cada euro apostado a caras, y la misma cantidad si sale cruz. Puede que todo este razonamiento sea válido sobre el papel, ya que no se produce jamás en la realidad. ¿Por qué? Por una cuestión muy sencilla. Esas cuotas se ven reducidas al incluir la comisión que se llevan las páginas webs. Siguiendo con el mismo ejemplo, sería muy habitual encontrarnos en las casas de apuestas con cuotas de 1.91 euros (y no de 2, tal y como sería esperable). Echando los cálculos pertinentes, vemos que el margen de beneficio de la casa sería del 5 %.

En todas y cada una de las operaciones que se realizan en las apuestas on line, este es el margen de beneficio que acaban por embolsarse las casas de apuestas. Por supuesto, este margen no varía ni lo más mínimo si la apuesta resulta ganadora o perdedora. Nada tiene que ver con eso. Es un gran negocio para estas empresas ya que, como veis, pase lo que pase, ellas siempre consiguen beneficios. No es, ni mucho menos, el modelo ideal para los usuarios que se registran en las webs, pero es algo así como el precio que deben pagar por el servicio que les presta la web. La supervivencia de las casas de apuestas está implícita en ese margen de ganancias.

En líneas generales, el porcentaje de ese beneficio que se llevan las casas de apuestas oscila entre el 4 y el 15 %, en función del mercado en el que se esté jugando o el evento en cuestión.

Existe una sencilla fórmula matemática con la que podremos calcular muy fácilmente el margen de beneficio que se está llevando la casa de apuestas cada vez que realizamos una operación con ella.  Es la siguiente:

1 / cuota + 1 / cuota = margen beneficio

 

En el caso, por ejemplo, de un partido de fútbol deberíamos sumar tres operaciones diferentes, correspondientes a la victoria de los locales, el empate y la victoria del equipo visitante. Imaginemos ahora que se juega un Real Madrid – FC Barcelona. La casa de apuestas William Hill ofrece para este evento las siguientes cuotas: 1,53 euros por la victoria de los locales; 4,00 por el empate y 6 euros por la victoria de los blaugranas.

Así sería, pues, la operación que deberíamos realizar para calcular el margen de beneficio de la casa de apuestas británica:

1 / 1.53 + 1 / 4.00 + 1 / 5.00 = 1.07

Como veis, el resultado no es inferíos a 1. De hecho, no puede serlo, así que, lo que nos está indicando esta operación es que el margen de beneficio de la casa de apuestas en cuestión es del 7 %.

Las casas de apuestas controlan mejor que cualquier jugador del mundo todas estas cuestiones, de ahí que sea totalmente imposible encontrar una apuesta que represente unas ganancias fáciles para nosotros. Esto es así porque las empresas se protegen asumiendo el menor riesgo posible. Esto lo consiguen, básicamente, a través del margen que le aplican a todas las selecciones, además de las comisiones que se le aplican también a todas las predicciones que resulten ganadoras.

Podemos decir sin miedo a equivocarnos que las casas de apuestas imponen estas reglas y a los usuarios no les queda más remedio que adecuarse a ellas. El apostante que mejor lo haga será el que tenga posibilidades de conseguir beneficios. El resto no conseguirán rentabilizar sus selecciones en ningún momento. Sí sería de enorme interés para todos los usuarios ser capaces de realizar los cálculos que antes os hemos mostrado para discernir entre las casas de apuestas y mercados que tienen los márgenes más pequeños. Cuanto menor sea el margen de la casa, más alta podrá ser la rentabilidad que saquemos de nuestras apuestas.

Ya hemos visto de qué manera se calcula el margen de beneficio de las casas de apuestas. Ahora nos quedaría también conocer el modo en el que las compañías revierten el pago a sus clientes. Este concepto es conocido con el nombre de Payout share y sería el porcentaje que nos indica la cantidad de dinero que las compañías de juego on line revierten a sus clientes. Es exactamente la cifra inversa del indicador de beneficios de la casa. Así de sencillo.

 

Así es el impacto que tienen los márgenes sobre nuestro propio bankroll

 

Como es evidente, cuanto mayor sea la comisión que apliquen a sus operaciones las casas de apuestas, mayor seré el impacto que tengan sobre nuestro presupuesto para apostar.

Vamos a analizar una serie de datos que nos mostrarán ese impacto de los márgenes en nuestro bankroll. En las dos primeras columnas, lo que vamos a ver son el margen aplicado y el indicador de beneficio de la casa. En la tercera columna, se mostrarán las cuotas que están ofreciendo en esos momentos las diferentes webs de apuestas (se muestra sobre una cuota de 2).

Las dos últimas columnas, nos ofrecen los beneficios obtenidos si logramos un 60 % de aciertos en un total de 100 apuestas:

 

Margen (%)   Indicador beneficio   Cuota Par    Beneficio 60%       Ganancia

1                           1.01                            1,98                 118,8                         18,8

2                           1.02                            1,96                 117,6                         17,6

5                            1,053                          1,9                   114                            14

7                            1,075                          1,86                 111,6                         11,6

10                          1,11                            1,8                   108                            8

Como bien habréis podido observar, el margen siempre va a ser inversamente proporcional a  nuestras ganancias, de tal modo que, si uno sube el otro baja, y viceversa. Pero además, cuanto mayor sea el margen, mayor va a ser también la caída de nuestro beneficio. De este modo, una caída de 3 puntos en el margen de beneficio de las casas de apuestas, se traduce en un descenso del 3.6 % de nuestro bankroll.

Debéis observar también cómo cuanto mayor sea nuestra tasa de acierto, mayores serán también los saltos de beneficio que se producirán entre un margen y otro.  Observad en la tabla, cómo apenas hay diferencia entre las cuotas de 1,90 y 1,86. Sin embargo, si lo vemos en una serie de 100 apuestas, observamos que se produce una diferencia de un 2.4 % de nuestro bankroll y en 1.000 apuestas, la diferencia llegará ya hasta el 24 %.

Estos simples datos vuelven a dejar en evidencia la importancia de elegir bien la casa de apuestas en la que queremos jugar. Además, deberemos estar siempre bien atentos a ofertas y promociones en los que los márgenes de beneficio de las casas son mucho más bajos. Es ahí donde podremos tener mejores beneficios. Muchos jugadores no se detienen a analizar estas cuestiones y acaban viendo penalizadas sus apuestas, sobre todo, en el largo plazo.

Como os hemos venido diciendo, las casas de apuestas tienen todos estos datos analizados hasta el más mínimo detalle. Es prácticamente imposible que un apostante cualquiera logre el grado de conocimiento de estas grandes compañías, pero desde luego deberemos tender a conocer lo máximo posible y obtener beneficio de ello.  La diferencia entre apostar intuitivamente sin analizar demasiadas cuestiones, y hacerlo de un modo analítico y teniendo muy en cuenta todos estos cálculos de los que hemos hablado, son tus ganancias. De acuerdo  que todos estos cálculos no van a garantizar tus ganancias, ni mucho menos, pero ayudarán, sin duda, a minimizar riesgos y maximizar la rentabilidad que saques de tus apuestas ganadoras.

Desde www.comparadorapuestas.net, queremos invitarte a tener en cuenta estas cuestiones para que tus apuestas y pronósticos sean cada día un poco mejores y, sobre todo, un poco más rentables.