La vuelta de Kirilenko sacude la Euroliga

La vuelta de Kirilenko sacude la Euroliga

El ala pívot ruso, Andrei Kirilengo, ha regresado al CSKA de Moscú para firmar un contrato que le ligará al equipo en el que se formó hasta final de esta temporada. Kirilenko pone fin así a su paso por la NBA que duraba ya 13 temporadas.

Los últimos años del ruso no han sido demasiado brillantes, probablemente debido también a sus abundantes problemas físicos. La temporada pasada en los Brooklyn Nets apenas promedió cinco puntos y algo más de tres rebotes en los 45 partidos que jugó. En la presente temporada, la franquicia neoyorquina decidió traspasarle a mediados de diciembre a los Philadelphia 76ers, donde ni tan siquiera ha llegado a debutar.

Nada más concretarse su vuelta a Moscú, Kirilenko declaró a la propia web del club que “entiendo que ha llegado el momento de empezar a pensar en dejar de ser jugador profesional y creo que los mejor es hacerlo con la camiseta de mi querido club”, manifestó dejando entrever así que su retirada está muy cerca.

Con la llegada de Kirilenko, el CSKA suma un jugador de primer nivel más a su ya nutrida nómina de cracks. Los rusos ya eran uno de los más grandes favoritos al título final en la presente edición de la Euroliga, condición que se ve reforzada con la llegada de AK-47. No es la primera vez que Kirilenko deja la NBA para reforzar al CSKA. En la temporada 2011-2012, el lock-out de la liga americana trajo a Kirilenko a Europa. Sus prestaciones fueron sensacionales, siendo elegido MVP de la competición con promedios de 14,1 puntos, 7,5 rebotes, 1,5 robos y 1,9 tapones. Además, se llevó también los premios a Mejor Defensor de la Euroliga y el de mejor jugador de la liga rusa. Números espectaculares que no pudo refrendar con el título continental tras caer en la final de Estambul contra Olympiacos en un partido histórico.

La actual plantilla moscovita con jugadores de la categoría de De Colo, Sonny Weems, Victor Kryapa, Kyle Hines o Milos Teodosic sólo ha perdido un partido en toda la Euroliga (fue en la pista precisamente de Olympiacos) y marcha líder de su grupo en el Top 16. La llegada de Kirilenko supone una inyección brutal de talento a una plantilla extraordinaria. Sólo queda ver cómo encajará la superestrella en el vestuario luego de haber pasado un año prácticamente en blanco en la NBA. A ese respecto no ha tardado en responder el presidente del club moscovita, Andrei Vatutin. El máximo dirigente ruso reconoció que “siempre es un riesgo tratar de mejorar el equipo en el transcurso de la temporada, especialmente cuando se trata de una estrella y no de un jugador de complemento”, aseguró. Además, quiso dejar claro que “estoy convencido de que Kirilenko no va a necesitar mucho tiempo para coger su mejor estado de forma. Ha jugado ya con la mayoría de los líderes del equipo tanto aquí como en la selección rusa, así que se adaptará rápidamente. La idea de traer un jugador nuevo al equipo estaba apoyada por Dimitris Itoudis: el entrenador no tiene miedo de las inevitables dificultades de añadir un gran jugador a la plantilla”, añadido Vatutin.

Días antes de la llegada de Kirilenko, el entrenador moscovita, Dimitri Itoudis, explicaba que “ya hemos hablado por teléfono y le he enviado nuestro libro de jugadas y sé que ha estado entrenando en solitario. Kirilenko ha estado jugando al más alto nivel toda la vida, tiene auténtica pasión por este juego y mucho talento por lo que estoy totalmente convencido de que se adaptará pronto. De todos modos, nuestra prioridad es no precipitar las cosas”, aclaró el técnico.

Kirilenko confirmó su pase al CSKA de Moscú pocos días antes del cierre de mercado en la Euroliga por lo que podrá disputar sin problemas lo que quede de competición. El rudo fue cortado por su club, los Philadelphia 76ers, en el pasado mes de febrero después de haber disputado tan sólo siete partidos en la presente temporada y no en Philadelphia, sino en Brooklyn. La franquicia de Pennsylvania decidió no contar más con él y le puso inmediatamente en el mercado. Como marcan las reglas de la NBA, Kirilenko disponía de 48 horas en las que debía aguardar ofertas de otras franquicias, ofertas que finalmente no llegaron. De este modo es ruso era libre para negociar con cualquier equipo de fuera de la NBA y no tardó en decidirse por volver a la que siempre fue su casa.

 Kirilenko sacude la Euroliga

Kirilenko intentará por todos los medios resarcirse de lo ocurrido en la temporada 2011-2012 cuando perdió la final en Estambul de forma increíble.  El debut del ruso en la máxima competición europea no se hizo esperar y fue en España, en el Fernando Buesa Arena de Vitoria. Enfrente estaba un Laboral Kutxa más motivado que nunca y dispuesto a amargarle el debut al crack moscovita.

A punto estuvieron de conseguirlo los vitorianos, que sólo cedieron en los dos últimos minutos del partido para acabar perdiendo por 74 a 81. Si quedaba algunas dudas sobre las intenciones de los técnicos rusos con Andrei Kirilenko, quedaron despejadas todas desde el mismo arranque del partido. Kirilenko apareció entre los elegidos del cinco inicial y dejó buenas sensaciones en cuanto a su estado de forma. El nuevo crack del equipo ruso selló una tarjeta discreta en su vuelta a casa, pero se le vio motivado y con ganas de aportar a su equipo. Con cuatro puntos, cinco rebotes y una asistencia, Kirilenko ayudó a los suyos a hacerse con una nueva victoria en esta edición de la Euroliga. De Colo, Teodosic, Fridzon y Sonny Weems se encargaron de acabar con la resistencia vitoriana

Si el CSKA ya era por motivos evidente unos de los grandes favoritos para hacerse con el título continental, la llegada de Kirilenko no hace sino reforzar esa condición. Parece que el crack ha llegado en buena forma y con ganas de aportar. Veremos si tiene el fuelle de otras temporadas.

Además del debut de Kirilenko en Vitoria, había otros encuentros relevantes en la jornada de Euroliga. Especialmente interesante resultaba el encuentro entre Panathinaikos y Barcelona en Atenas. Los dos llegaban muy igualados en la clasificación, pero los de Xavi Pascual querían romper su mala racha de resultados lejos del Palau Blaugrana.

Los catalanes tuvieron que tirar de todo su oficio para llevarse el partido delante de unos griegos combativos al máximo con un juego muy sólido y agresivo. El Barça se llevó la victoria del OAKA gracias sobre todo a un muy inspirado Justin Doellman y a un Tibor Pleiss que parece haber despertado de su letargo luego de los rumores que llegaron a situarle fuera del equipo.

Los 21 puntos y 7 rebotes de Doellman, junto con los 15 y 4 de Pleiss fueron demasiado para los hombres de Dusko Ivanovic. La vuelta a sus números habituales de Juan Carlos Navarro (17 puntos para él) y la magistral dirección de juego de Marcelinho Huertas y Tomas Satoransky hicieron el resto. Con esta victoria, el Barcelona se afianza en la tercera plaza de su grupo y mantiene vivas sus opciones de intentar ser finalmente primero.

El Barcelona empezó frío el encuentro y eso permitió a los locales coger una rápida ventaja gracias a Gist y Batista. La diferencia llegó hasta los siete puntos en el primer cuarto, una ventaja que se encargaría de dinamitar Navarro a base de triples. Pleiss consiguió, por fin, mostrarse como un jugador dominador en la pintura para hacer daño a los atenienses. Las rotaciones de Pascual, dando entrada a un muy inspirado Doellman y a Ante Tomic, igualó aún más el partido.

Álex Abrines y Tomas Satoransky tomaron el relevo de los titulares manteniendo su acierto de cara al aro rival. Con ellos en cancha, el Barça logró un parcial de cero a doce que abría una importante brecha de diez puntos a favor de los catalanes justo antes del descanso (32-42). La cosa se le ponía muy cuesta arriba a los locales, que no tardarían en echar mano de su gran estrella, Dimitris Diamantidis. El griego provocó faltas y pérdidas de balón de los barcelonistas y así se volvió a apretar el marcador.

Con sólo dos puntos abajo ene l electrónico, el OAKA se vino arriba intentando empujar un poco más aún a los suyos. Pese al gran trabajo de Diamantidis, el Barça consiguió mantenerse siempre por delante, aunque con ventajas cortas (56-63 en el minuto 34). Pascual perdió a Pleiss por faltas pero apareció Doellman para controlar el intento de remontada de los locales. Además, Navarro remachaba con su cuarto triple del partido.

Los griegos no bajaron los brazos en ningún momento y lograron llegar a tan sólo cuatro puntos a falta de un minuto. Ahí les faltó acierto en un par de acciones a los locales y los azulgranas no perdonaron desde el tiro libre. Cuando todo parecía cerrado a falta de tan sólo cuatro segundos para el final, Diamantidis metió un triple imposible que dejaba la diferencia en dos. Satoransky, de nuevo desde el tiro libre, cerraba un partido con un final espectacular en el que el Barcelona supo sufrir para llevarse finalmente la victoria (77-81).