La estrategia de apuestas Paroli

 

La ingente cantidad de información de la que podemos disponer en Internet no ha dejado de lado diferentes estrategias a la hora de realizar nuestras apuestas deportivas. En ella podemos encontrar trucos, métodos y estrategias de todo tipo con el único fin de maximizar nuestras ganancias.

Disponer de información está bien, pero debemos rechazar todas aquellas que prometen ganancias continuadas y que pueden llevar a error, sobre todo, a los recién llegados. Vaya por delante que ninguna estrategia asegura nada y ese escenario idílico que se dibuja en ocasiones, simplemente, no existe.

Debemos ser muy conscientes en todo momento del potencial de estas empresas. Manejan más información que cualquier persona y la conocen antes que nadie. Sus cuotas se actualizan de manera tan precisa que todo está calculado. Los apostantes participan de un juego en el que las probabilidades le son desfavorables. No podemos olvidar que este tipo de compañías consiguen beneficios de las pérdidas de sus usuarios.

Aún así, es cierto que algunos logran ganar de manera más o menos continuada gracias al uso de ciertas estrategias no muy complicadas. No se trata de métodos infalibles, pero sí nos van a ayudar a la hora de mejorar nuestras apuestas.

En general, algo que puede ayudarte a darte cuenta de qué suponen estas estrategias viene recogido en esta simple frase: cabeza, sí, corazón, no. No la olvides nunca ya que es la base sobre la que debería apoyarse siempre cualquiera de las estrategias que decidas usar.

 

La estrategia Paroli

 

Como siempre hacemos en nuestros artículos, intentaremos describiros o mejor posible otra de las estrategias a la hora de apostar en eventos deportivos que ya han demostrado su eficacia.

Una de ellas es, sin duda, la estrategia conocida como Paroli. Dicho sistema consiste en ir aumentando la cantidad de nuestras apuestas a medida que vamos ganando, mientras que, cuando perdemos, volvemos a la apuesta inicial. Ya hemos dedicado un completo artículo a describir otra de las estrategias principales de cuantas se usan en las apuestas deportivas: la martingala. Se trata de una de las estrategias más conocidas de cuantas se mueven a día de hoy por la red. Puede ser usada tanto para las apuestas deportivas como para otro tipo de juego tales como el casino y otros juegos de azar. Esto es posible tan solo por el hecho de que es un sistema basado en el stake de las apuestas.

Su funcionamiento es bastante básico y simple. Se trata de apostar una cantidad inicial fija y en caso de que vayamos perdiendo ir duplicando nuestra cantidad apostada hasta lograr vencer nuestra apuesta. Cuando llegamos a ese punto, habremos conseguido como beneficio la cantidad inicial que jugamos y ahí se trata de volver a empezar.

Es importante recordarla brevemente aquí ya que el sistema Paroli está considerado el sistema opuesto a la martingala. El bankroll que nos exige este tipo de estrategia es realmente reducido ya que, hasta cierto punto, estaremos apostando las ganancias que vayamos obteniendo.

Antes de lanzarnos al uso de esta estrategia deberemos realizar cierto trabajo previo. Dicho trabajo consistirá, básicamente, en el establecimiento previo de dos variables: uno, el tiempo que decidamos continuar aumentando la apuesta y, dos, la cantidad de veces que esas apuestas serán incrementadas.

Un ejemplo práctico nos será, como siempre, mucho más útil. Imaginad que decidamos usar el sistema que estamos describiendo durante cinco aciertos consecutivos y que lo haremos apostando la mitad de la cantidad inicial más las ganancias de la apuesta previa.

Quizás una de las cosas más importantes de este tipo de estrategia es utilizar cuotas muy bajas, ya que eso nos deparará una tasa de aciertos potencialmente alta. Esto es debido a que nuestro éxito va a depender casi que en su totalidad de las rachas de victorias que consigamos.

Muchos usuarios opinan que es realmente difícil establecer el número de aciertos que necesitaremos para mantener la progresión. Para ello hay que usar la probabilidad de aciertos que tengamos para que lo que deberemos utilizar esta fórmula:

R(x)=P^x

 

Donde R es la probabilidad de la racha, P tu tasa de acierto y x el número de apuestas que realizas.

estrategia de apuestas Paroli

Usar la estrategia Paroli en Bet365

 

Vamos de nuevo a desarrollar un nuevo caso práctico: imaginemos el caso en el que una persona tenga un índice de aciertos de un buen 76 %. La unidad a apostar sería de 5 euros y la cuota media se sitúa en torno a 1.30. Estamos ante datos reales que podemos extraer de una de las grandes casas de apuestas a nivel mundial como es Bet365.

Siguiendo los pasos que ya conocemos para aplicar la estrategia Paroli, lo primero que debemos realizar es una primera apuesta. Apostaremos, pues, cinco euros a la cuota media. Imaginemos ahora que nuestra apuesta en Bet365 resulta ganadora. La casa de apuestas nos abona 6,50 euros por lo que habremos ganado ya 1,5 euros y dispondremos de un saldo de +1,5 euros.

El siguiente paso es un poco más complejo. Deberemos calcular las probabilidades de que nuestra apuesta pueda resultar acertada. Lo haremos haciendo uso de la fórmula que os hemos recomendado antes. En el caso concreto del ejemplo práctico en Bet 365 que os estamos ofreciendo, la probabilidad de que la apuesta resulte ganadora es del 57 %, así que realizaremos nuestra segunda apuesta sumando otra unidad más. 10 euros a una cuota de 1,30. En el hipotético caso de que ganemos, Bet 365 nos abonará 13 euros, de los que 3 suponen una ganancia para nosotros. Ahora, pues, nuestro saldo ya es de +4.5 euros.

El siguiente paso no es otro que volver a apostar por tercera vez. Antes de hacerlo, deberemos calcular nuevamente la posibilidad que tenemos de acertar.

R(3)=0,76^3

R(3)=0.43=43 % es inferior al 50 % lo cual quiere decir que podremos volver a la cantidad inicial.

En el caso concreto que estamos viendo en Bet 365, lo más recomendable sería seguir apostando 5 euros hasta que se pierda y se pueda así reiniciar la estrategia. Nuestras posibilidades de ganar la apuesta se irán reduciendo y, en el caso de volver a acertar, e irnos a una cuarta apuesta doblando la cantidad, aún tendríamos menos posibilidades de acertar. El truco que os recomendamos para evitar perder una cantidad alta de dinero es que deberemos apostar siempre nuestra unidad de referencia hasta que se produzca una pérdida. Y otro más: os recomendamos cambiar de estrategia y usar otra de las muchas que aquí os ofrecemos para usar el sistema Paroli tan solo una vez al día. Tu propia experiencia como jugador junto con tu índice de aciertos serán las variables que te irán diciendo cuál es el modo de apostar que más te conviene.

Bet365_Logo.svg

Como ya habréis comprendido, la estrategia Paroli se adapta perfectamente a las apuestas que tienen cuotas bajas y, en general, a todas aquellas en las que sepamos que tenemos un índice alto de probabilidades de acertar. Ya hemos dicho en múltiples ocasiones que debemos usar siempre la cabeza y n o el corazón a la hora de poner en práctica las diferentes estrategias que os hemos ido ofreciendo aquí. El caso de la Paroli no es, en este sentido, ninguna excepción.  Con independencia de los gustos personales que se tengan como apostante, lo fundamental es ser coherente en todo momento y no apostar nunca a cuotas excesivamente bajas ni tampoco hacerlo en aquellos eventos de los que no tengamos demasiada información solo por el hecho de que esté bien pagado. Recordad que una buena información del evento deportivo en el que juguemos es absolutamente básica.

 

Algún ejemplo práctico más

 

Veamos al menos un ejemplo más de uso de esta estrategia Paroli. Imaginemos que tenemos un porcentaje de acierto del 85 % y estamos intentando descubrir durante cuántas apuestas ganadoras seguidas debemos aumentar nuestra apuesta.

Lo primero que debemos hacer es calcular R(2)=0.85^2=0.72. Esto quiere decir que tenemos un 72 % de probabilidades de que se den dos aciertos de modo consecutivo. A continuación calculamos R(3)=0.85^3=0.614, es decir, tenemos un 61,4 % de probabilidades de tener tres aciertos de un modo consecutivo. A partir de ahí, ya sabemos que la probabilidad ya se sitúa por debajo del 50 %, así que deberíamos aumentar la apuesta durante tres ganancias y volver después a  la apuesta inicial.

Con esa tasa de acierto situada en el 85 % para apuestas con cuota entre 1.05 y 1.15, lo que deberemos hacer es incrementar nuestra apuesta en la cantidad inicial más lo acumulado durante cuatro aciertos seguidos para luego volver  a lo apostado inicialmente.

Como ya hemos dicho al principio del artículo, la estrategia Paroli se estudia siempre como antítesis de la martingala. La ventaja de la Paroli es que el apostante no se enfrenta al riesgo de acabar con todos sus fondos en poco tiempo. Recordad que el sistema Martingala posee un riesgo mucho más elevado lo que lo convierte es muy peligroso, especialmente para los jugadores con poca experiencia.

Por el contrario, una clara desventaja que tiene esta estrategia con respecto a la Martingala es que las ganancias solo tendrán éxito si se completa totalmente la estrategia y nunca antes. Cada vez que no se consigue completar la secuencia completa, se pierde la apuesta inicial, algo que ocurre con cierta frecuencia.

En definitiva, el sistema Paroli no es más que otra de las tantas estrategias de las que dispondremos para optimizar nuestras apuestas en eventos deportivos. Puede que, como hemos visto, no sea la estrategia más adecuada para aquellos que busquen unos elevados beneficios, pero también es cierto que no nos lleva a asumir riesgos demasiado elevados tal y como hemos visto en muchas otras ocasiones.

La Paroli posee la gran dificultad añadida de obligarnos a lograr victorias de manera consecutiva con el fin de completar una secuencia. Pese a ellos, se trata de uno de los sistemas de juego más usados y populares y no solo en los eventos deportivos, sino también en otros muchos juegos de azar y recreativos. Es muy probable que esto se deba a lo fácil que resulta calcular mentalmente la siguiente cantidad de apuestas. Una estrategia fácil y sin mucho riesgo para nuestro dinero, sin duda, dos condiciones que la sitúan en un lugar de privilegio entre nuestras preferencias.