La Coppa Italia premia a los visitantes

Las competiciones de copa son un seguro de vida para aquellos a los que les gustan las sorpresas. Los torneos del KO suelen dejar en la cuneta a los grandes y la condición de favoritos siempre aparece un poco más difuminada. Poco a poco se están alcanzando las rondas definitivas en los diferentes países europeos como es el caso de Italia. Allí se juegan ya las semifinales y sus partidos de ida no han dejado indiferente a nadie.

En el primero de los cruces se medían la todopoderosa Juventus de Turín y una Fiorentina que, tras haber alcanzado la final en la temporada pasada, buscaba la machada. Los de Allegri tenían a su favor un dato tremendo a su favor: los bianconeri no conocían la derrota en el Juventus Stadium desde el 10 de abril de 2013 cuando allí había conseguido vencer el Bayern de Munich de Jupp Heynckes. Pese al dato, los viola no se amilanaron y salieron a por el partido desde el silbido inicial.

Hace tiempo que los de Florencia están dejando muestras de su extraordinario nivel y sólo las lesiones de alguno de sus hombres clave como Giusseppe Rossi o Mario Gómez les han negado logros mayores. En este reciente mercado de invierno, la Fiorentina aceptó la oferta del Chelsea por el colombiano Juan Cuadrado. Además de dinero, los viola recibieron a cambio a un jugador que va camino de batir marcas en Florencia: el egipcio Salah. Su doblete frente a la Juventus no sólo deja a su equipo a un paso de repetir final, sino que le confirma como un jugador top en el fútbol italiano.

A Salah le bastaron once minutos para dejar clara su extraordinaria calidad. La carrera del ex del Basilea de más de 70 metros la iba a culminar con un zurdazo tremendo que se cuela por la escuadra de la meta de Storari. Golazo para la Fiorentina y la sensación de control absoluta por parte de los hombres que dirige Vincenzo Montella.  A los juventinos les costó un mundo meterse en el partido y crear peligro, pero aún así lograron empatar rápidamente. El centro de Simone Pepe desde la derecha lo iba a convertir en gol el español Fernando Llorente.

A partir de eso gol, la Juve fue mejor, pero sus ocasiones no llegaron nunca a concretarse. La Fiorentina volvió del descanso con la sensación de que lo peor había pasado ya y que iba a tener sus opciones para llevarse la victoria de Turín. Mario Gómez, Richards o Mati Fernández estuvieron a punto de adelantar de nuevo a los florentinos, pero la noche le reservaba todo el protagonismo al mismo jugador. Salah, en estado de gracia desde que aterrizara en Florencia, no dejó pasar su ocasión para refrendar con su segundo tanto la superioridad de su equipo. La Fiorentina mandaba en el resultado con total merecimiento. La Juve no dejaba de perder balones y Allegri intentaba hallar soluciones en el banco. Tévez había entrado ya antes del descanso y tras el uno a dos iba a dar entrada también a Álvaro Morata y a Pereyra. Poco o nada cambió en el guión de un partido que poco a poco se fue tiñendo de violeta.

Al final, la Fiorentina se llevó el partido y quién sabe si más de medio billete para una nueva final de Coppa. La vuelta en el Artemio Franchi será una dura prueba para el actual campeón de la Serie A.

 

Uno de los hombres importantes de la Juventus, el central Leonardo Bonucci, destacó tras el partido que Salah había sido una pesadilla durante toda la noche. El internacional italiano reconoció que había sido una derrota dura, pero que el equipo pensaba ya en darle la vuelta a la eliminatoria en el estadio florentino.

Con la exhibición de Turín, todos los focos apuntaron, como no, a Mohamed Salah. El jugador egipcio no había podido soñar un mejor inicio para su nueva etapa profesional en Florencia. Tras haber contado con muy pocas oportunidades en el Chelsea, los números de Salah son impresionantes. Sus prestaciones, pero sobre todo sus goles, han acercado a la Fiorentina a una nueva final copera y poco a poco avanzan hacia la tercera plaza en el campeonato liguero, posición que da derecho a jugar la Liga de Campeones.

Su técnico, Vincenzo Montella, decidió sustituirlo en el minuto 74 de partido, quizás pensando en duelos futuros. El entrenador de los viola aseguró que “el equipo está creciendo mucho y no sólo Salah. Es un jugador muy similar a Juan Cuadrado y esperamos que su estado de gracia se prolongue”, aseguró. Después de haber superado en liga al Inter en Milán, Montella temía un bajón de los suyos, pero se felicitó “por el gran nivel de juego y el coraje que han mostrado aquí los jugadores”, dijo. La Fiorentina no deja de sorprender en esta temporada y acumula ya nueve victorias y cuatro empates en sus últimos trece partidos oficiales.

En la otra semifinal se iban a medir la Lazio y el Nápoles con la ida en el Olímpico de Roma. Los dos equipos trasladaban así su duelo por conseguir una plaza en Champions a la Copa. La igualdad entre ambos quedó plasmada en este primer enfrentamiento con el uno a uno final.

Golpearon primero los laziales con el gol del alemán Miroslav Klose en el primer tiempo y responderían los napolitanos tras el descanso con un gran gol de Gabbiadini, el ex jugador de la Sampdoria. La igualdad final les da cierta ventaja de cara a la vuelta a los hombres de Rafa Benítez. El San Paolo jugará a favor del Nápoles.

En el inicio del partido la Lazio marcó el ritmo del juego y suyas fueron las ocasiones. Los locales se mostraban más seguros y muy compactos en defensa frente a un Nápoles que confiaba todas sus posibilidades en el encuentro a lo que pudiera hacer el Pipa Higuaín.

La Lazio no le perdió jamás la cara al partido y supo esperar su ocasión para hacer daño a los napolitanos. Esa oportunidad iba a llegar en el minuto 33 de partido. El pase de Felipe Anderson dejó completamente solo a Klose frente al portero Andújar. El alemán no dudó y puso por delante a los suyos. El gol espabiló a los dos equipos, que iban a tener sus mejores ocasiones justo antes del descanso. Primero fue Higuaín el que a punto estuvo de empatar, y poco después Klose falla con todo a favor el gol que hubiera herido de muerte al Nápoles.

Tras el descanso, el Nápoles salió decidido a conseguir el empate. Las ocasiones empezaron a llegar y los de Rafa Benítez se fueron haciendo, poco a poco, dueños y señores del partido. A punto estuvo de lograr el empate David López con un cabezazo que topó con el palo y tres minutos después avisó Gabbiadini. Se intuía un empate que finalmente llegaría en el minuto 58. La jugada de Higuaín es magistral. Su movimiento atrae a toda la defensa lazial, pero el argentino sabe asistir a Gabbiadini que lo tiene fácil para empatar. A partir de ahí el partido vuelve a cambiar y se vuelve más bronco y duro. Se suceden los cambios en los dos equipos y el árbitro se ve obligado a amonestar a varios jugadores. La última la tuvo el Nápoles en los pies de Inler. Su disparo desde lejos lo rechaza Berisha para poner fin al partido. Todo queda pendiente del encuentro de vuelta en el San Paolo de Nápoles.

Tras el partido, el técnico español de los napolitanos se mostraba satisfecho con el resultado obtenido por los suyos. Benítez aseguró que “en el primer tiempo la Lazio ha sido mejor que nosotros y no nos ha resultado nada fácil, aún así hemos generado ocasiones”, explicó, “ya en el segundo tiempo hemos demostrado más intensidad y energía y es algo que me alegra porque hemos jugado muchos partidos en pocos días y aún así seguimos manteniendo un buen nivel físico”, destacó el ex del Inter y el Liverpool, entre otros. Benítez terminó su comparecencia ante los medios de comunicación mostrando su felicidad por un resultado “que nos da ventaja, pero que habrá que pelear mucho para estar en la final”, concluyó.

Más contento estaba aún el autor del gol napolitano, el recién llegado Gabbiadini. “Es un resultado muy importante para nosotros porque hemos conseguido un empate con goles fuera de casa que siempre es una ventaja. Por como se había puesto el partido, el resultado final de uno a uno es justo”, explicó, para concluir diciendo que “ellos son un equipo muy fuerte, con gente muy importante en ataque por eso hemos entrado en el segundo tiempo con más energía y otro espíritu”, zanjó el autor del gol visitante.

La ida de las dos semifinales han dejado a los visitantes con cierta ventaja de cara al partido decisivo. Tanto Fiorentina como Nápoles contarán entonces con la ayuda de dos de las aficiones más fieles y apasionadas del fútbol italiano por lo que tanto Juventus como Lazio deberán echar mano de su mejor nivel si quieren citarse en al final de esta Coppa Italia 2015.