Estrategias para apostar en las carreras de caballos – Apuestas deportivas

En los últimos tiempos han aparecido en Internet multitud de trucos y estrategias para apostar on line. Haciendo un repaso por muchas de estas webs, uno puede llegar a pensar que ganar dinero de una forma habitual en este tipo de casas de apuestas puede ser algo fácil. No es así, en absoluto.

Muchos de esos artículos dibujan un escenario idílico en el que, echando mano de algunos trucos, es posible conseguir ganancias de un modo continuado y de manera muy sencilla. Tenemos que decir que eso no existe.

Vencer a las casas de apuestas de una manera continua y a largo plazo es un trabajo muy duro y complicado y la gran mayoría de quienes lo intentan están condenados a fracasar. Lo primero que debemos tener en cuenta es que estamos jugando contra una poderosa compañía que, en muchos de los casos, ya son multinacionales. Estas empresas están invirtiendo grandes cantidades de dinero para su desarrollo tecnológico. Con esto, lo que han conseguido es que no haya noticia, ni estadística que no manejen y hayan analizado previamente y mucho antes que cualquier jugador.

Además, las cuotas que ofrecen han sido calculadas por su potente arsenal de matemáticos, a la que solo le añaden el spread o margen del corredor de apuestas. Los números están absolutamente en contra de los intereses de un  jugador particular, ya que el cálculo de probabilidades determina que la casa de apuestas lleva las de ganar.

Una última cuestión que cada jugador con ciertas aspiraciones debe tener muy cuenta es que cada año estas compañías está mejorando y aumentando sus beneficios. Ese dinero procede directamente de los jugadores por lo que vuelve a quedar claro que quien más veces gana es la compañía.

Pese a esta enorme cantidad de elementos en contra de los apostantes, es cierto que existe un pequeño grupo de jugadores que sí consiguen ganancias con regularidad y algunos de ellos incluso pueden ser jugadores profesionales. Esto es posible debido a que, si bien no podemos ganar siempre a la casa de apuestas, sí podemos superar con regularidad al resto de jugadores. Ahí está la clave. Ser capaces de usar las mejores estrategias a nuestro alcance para hacer crecer nuestras ganancias superando al resto de jugadores. Es en esta circunstancia en la que el conocimiento y uso de las diferentes estrategia nos puede ayudar de manera definitiva.

Hoy vamos a dedicar este artículo a las diferentes posibilidades que nos ofrecen las carreras de caballos. Los mercados más fiables y seguros siempre han sido aquellos en los que hay un margen y se puede controlar el valor de la apuesta a través del grado de conocimiento que manejemos sobre el caballo. Su nivel y preparación de cara a la competición, así como el margen de error amortizado por el valor de la cuota son los elementos que mejor debemos conocer para afinar en nuestras apuestas. Teniendo en cuenta todo esto, uno de los mercados más interesantes para nosotros será el de apostar a ganador y colocado.

Observarás que en el mundo de las carreras de caballos aparecerán constantemente palabras en otros idiomas que aluden a lo mismo. Son más usadas que “colocado”, eso sí, y son términos como “placé” o “each way”. Antes de que te lances a realizar ninguna apuesta, es fundamental que conozcas perfectamente todos estos términos. Lo más importante es saber a qué nos referimos cuando decimos que un caballo está “colocado”, es decir, en qué posición se encuentra exactamente. En carreras de menos de cuatro caballos esa opción ni siquiera aparece y solo se podrá apostar al caballo ganador.

En el mundo de las carreras de caballos es más que habitual que surjan las sorpresas. Con frecuencia sucede que caballos con cuotas altas o muy altas acaban ganando las carreras y aportando así importantes beneficios a aquellos que hayan apostado por él. De igual modo puede ocurrir lo contrario, es decir, que el caballo que parte como favorito acabe viéndose superado por otros. Esta volatilidad en los resultados se debe al hecho de que estamos ante un deporte en el que existen numerosos factores que pueden influir en el resultado final: la condición del caballo en ese preciso momento, la posibilidad de que sufra algún tipo de percance, el estado del suelo…

Teniendo en cuenta todo ello, recomendamos la estrategia de apostar en contra de que el caballo favorito acaba en los puestos de colocado (Layplaced) siempre y cuando su cuota sea baja. Estas condiciones todas unidas permitirían conseguir importantes beneficios desde una pequeña inversión.

Otra de las estrategia que suelen funcionar bien es la de apostar a colocado. Básicamente es apostar a que el caballo queda en buenas posiciones al final de la carrera. Como dijimos antes, en función del número de corredores que participen, variará el número de posiciones válidas para la apuesta. En una carrera con poca participación, el colocado será válido tan solo para los dos primeros puestos. Lo habitual es que las webs de las diferentes casas de apuestas indiquen el número exacto para cada carrera.

Como suele ocurrir en todos y cada uno de los deportes que hemos ido analizando, lo fundamental para usar una u otra estrategia es conocer bien el deporte en cuestión y establecer los parámetros para dicha estrategia. En el caso concreto que nos ocupa, el de las carreras de caballos, estos parámetros suelen ser cosas como ver si la carrera es con vallas, ya que suelen ser más accidentadas; si será una carrera larga; si la cuota a colocado es inferior de 1.50 para el favorito; o si es preferible o no que haya un número elevado de corredores en competición.

Si somos capaces de aplicar correctamente estos parámetros, la estrategia que usemos debería incluso permitir varios fallos por cada acierto.

Otra de las estrategias más usadas en las carreras de caballos es la del trading en directo. Obviamente, esto podrá ser usado solamente en aquellas casas de apuestas que pongan a nuestra disposición una potente herramienta para apostar en directo, como es el caso de Betfair. Esta casa de apuestas nos ofrece, además, una altísima liquidez.

Vamos ya con la estrategia en cuestión: en cuanto arranca la carrera se coloca el back al último precio cerrado. A continuación un lay a 20 ticks por debajo con stop loss de 9 ticks por encima. Este stop loss es mejor que sea con trailing si las cuotas bajan y luego suben.

Una vez que se cierre el lay inferior, lo que debemos hacer es greening para repartir los beneficios porque si finalmente el caballo en cuestión no gana, entonces nos quedaríamos a cero. Si se cierra con el stop loss se estará muy atento a los movimientos de las cuotas. Si estas siguen subiendo, lo dejamos estar porque así no se tendremos pérdidas. Si la cuota se vuelve hacia abajo, igualamos pérdidas a una cuota entre 3 y 2.

Ya se han realizado diferentes estudios acerca de la funcionalidad de esta estrategia. Los datos que han arrojado tras el análisis de 100 carreras es que se obtiene un beneficio del 8 %. En la mayor parte de los casos el caballo no gana y sin embargo obtenemos beneficios igualmente porque la cuota ha bajado lo suficiente como para cubrirla con nuestras ganancias.

Otra de las estrategias que suelen funcionar bien es la de usar el lay progresivo. Se trata de hacer sucesivos lays a distintas cuotas de modo que el riesgo que se toma con algunos de los lays se compense con los otros.

Lo primero que tenemos que hacer para poner en funcionamiento una estrategia de este tipo es apostar en contra de todas las selecciones que tomarán parte en una carrera a distintas cuotas. En concreto, las tres que elijamos deben abarcar tres escalones diferentes de cuotas (3.20, 2.50 y 2.80, por ejemplo) y que la más baja sea aún lo suficientemente alta como para no garantizar la victoria del caballo que llegue a ella.

Para lanzar apuestas de este tipo en Betfair debes buscar la opción de “realizar apuestas” y ahí apostar en contra de todas las selecciones de un mercado. Al pulsar ahí se lanzará un lay a la cuota que haya en ese momento para cada caballo. Es vital activar la opción de “guardar apuestas” para que permanezcan activas cuando comience la carrera.

Para esta estrategia se recomienda, además, usar stake plano para todos los lays, ya que las cuotas suelen ser las mismas para todos los caballos. Lo ideal para que esta estrategia funciones es que se cojan el mayor número de lays posibles. Esto solo se consigue con una carrera en la que haya un final muy apretado con  varios caballos inmersos en él. Del mismo modo, nos vendrán muy bien carreras en las que los grandes favoritos pierdan, ya que muy probablemente sus lay serán igualados y serán ganadores.

La última de las estrategias que vamos a aportar para las carreras de caballos será  la martingala con seis favoritos. Un dato de las carreras que todo apostante debería conocer es que los caballos favoritos ganan más o menos el 33 % de las carreras. No está comprobado al 100 %, pero parece ser una premisa que se cumple en un alto porcentaje. Usando ese valor, se podrá diseñar una estrategia de apuestas en carreras de caballos como esta que os ofrecemos a continuación: en primer lugar, apostaremos a los caballos favoritos de cada una de las seis carreras que se disputan en un meeting. Lo haremos siempre y cuando la cuota del caballo en cuestión sea igual o superior a 2.20. A continuación, aplicaremos una gestión tipo Martingala con un stop loss a las seis apuestas. El stake apostado será 2, es decir, el 2 % del bankroll inicial, y si se falla, se seguirá la secuencia que marca la martingala (1-1-2-4-8-16). En el mismo momento en el que se acierte una apuesta dejaremos de apostar en ese meeting, pues ya se habrán conseguido beneficios. Si se fallan las seis apuestas debemos recalcular la unidad de stake a la baja para poder cubrir el bakroll y cuando se doble este, se recalculará también la unidad de stake. Mientras tanto, todo lo que debemos hacer es mantener el inicial.

Como se puede intuir, las apuestas en las carreras de caballos ofrecen una complejidad superior a la que podemos tener en otro tipo de deportes. EL conocimiento de sus particularidades será definitivo para que nuestras estrategias puedan ser efectivas. Como hemos venido repitiendo artículo tras artículo, las estrategias no son infalibles sino unas valiosas técnicas para ayudarnos a afinar nuestros pronósticos.