Así es la estrategia Back Lay

Una buena estrategia es clave para el resultado que podamos conseguir finalmente con nuestras apuestas. En muchas ocasiones, solemos oír aquello de que una estrategia concreta puede haceros ganar mucho, de forma regular y sin grandes esfuerzos. Como bien sabéis los seguidores de www.comparadorapuestas.net  esta idea es completamente falsa y ha hecho mucho daño, sobre todo, a los jugadores menos expertos.

Nosotros sí decimos que el valor de las estrategias a la hora de apostar es indiscutible. Son capaces de marcarnos el camino que debemos seguir de tal modo que ayuda a mejorar nuestros resultados, sobre todo, minimizando riesgos y evitando fallo graves que nos hagan acumular pérdidas importantes. En ese sentido, las estrategias son vitales para nuestras apuestas.

Sin embargo, esto no quiere decir, de ningún modo, que estemos ante un sistema infalible con cuya aplicación ganaremos siempre. Quien crea en ese tipo de afirmaciones corre un serio peligro a la hora de apostar.

Nuestro consejo es que rechacéis completamente este tipo de informaciones que muy a menudo se encuentran en la red y que hablan casi que de métodos milagrosos. Ese método, simplemente, no existe. El dato más claro que demuestra esto es el increíble crecimiento de muchas de las compañías del sector de las apuestas on line. Las ganancias que acumulan proceden de su actividad, así que es fácil entender que los clientes no pueden ganar siempre por muchas estrategias milagrosas que algunos prometan.

Pero como las estrategias tienen un enorme valor en sí mismas, vamos a conocer hoy otra más. Compleja y en cierto sentido arriesgada, pero que estamos seguros de que os será de enorme ayuda. Hoy os presentamos la estrategia Back Lay.

 

La estrategia Back Lay

 

A lo largo de nuestro artículo de hoy, vamos a intentar explicaros lo más claramente posible en qué consiste esta estrategia y qué significan esos términos ingleses.

Empecemos por las apuestas Back. Se trata de un tipo de apuesta deportiva de lo más habitual en la que, simplemente, apostamos a un cierto resultado. Pongamos como ejemplo que apostamos 10 euros a la victoria del FC Barcelona y ese importe que arriesgamos se va a multiplicar por la cotización que corresponda. De este modo, si nuestro pronóstico resulta ser acertado, se nos pagarán 16.70 euros, como ganancia neta.

Como norma general, en este tipo de apuesta solo se puede arriesgar el importe concreto que nos marca la propia casa de apuestas, ya que es ella la que marca la pauta en todo momento en este tipo de estrategia de juego.

Por su parte, las apuestas Lay (de ley, en español) van totalmente al revés de las que acabamos de ver. ¿Cómo es eso? Pues que no se trata de apostar a cierto resultado, sino en contra del mismo. Imaginemos el caso de un partido en el que apostamos en contra de que gane el FC Barcelona. Esa apuesta se dará por ganada si gana su rival o bien si el encuentro acaba en empate. Pensemos que la cuota que se nos ofrece por la victoria del Barça es de 1.68 y el importe máximo son 10 euros. Si el Barcelona gana el partido, nosotros perderemos un total de 16.80 euros, que es el resultado de multiplicar el importe inicial de euros por la cuota de 1.68. En el caso de que gane su rival o el encuentro acabe en tablas, entonces cobraremos los 10 euros que hemos determinado como importe que queremos arriesgar.

Otra de las opciones que nos dan estas apuestas Back Lay es la de apostar en contra de un empate o de la victoria del rival. Como dijimos antes, es el propio apostante el que determina la cotización y será el propio mercado en sí mismo el que vaya regulando poco a poco las cuotas.

Otra norma no escrita para este tipo de apuesta es que siempre acaba resultando mucho más sencillo que se acaben aceptando ofertad a partidos de las grandes ligas europeas. Nuestro consejo es que, sobre todo al principio, vayas probando las diferentes cuotas para saber por dónde se mueven.

 

La estrategia de poner el empate

 

Ahora que ya conocemos las nociones más básicas acerca de estas estrategias, seguro que ya lo ves todo mucho más claro. Uno de los elementos clave para el buen uso de este tipo de estrategia será ser capaces de sacar el máximo provecho posible a los cambios que se producen en las cuotas. Es algo que ya os recordamos cuando hablábamos de las apuestas seguras.

Reconocemos que llegar a tener un buen dominio de este tipo de estrategia no es una tarea sencilla y que necesitaréis de tiempo y mucha práctica. Una modalidad un poco diferente dentro del mismo tipo de estrategia es la de “apuesta Lay en empate”. Vamos a ir viéndola poco a poco, pero ya os anunciamos que, si eres capaz de usarla bien, te traerá muy buenas ganancias.

La primera de las aclaraciones que debemos hacerte con respecto de esta variante de las estrategias Back Lay es que no es apta para principiantes. La verdad es que se trata de una estrategia para la que necesitarás ciertos conocimientos bien arraigados, en especial, acerca del mundo de las apuestas.

Lo primero que debemos hacer si queremos usar este tipo de estrategia es elegir un partido donde veamos que hay muchas posibilidades de que se consiga un gol a lo largo del primer tiempo. ¿Cómo podemos saber esto? Pues, tal y como siempre os hemos recomendado, deberéis hacer uso de la mejor información que seáis capaces de recoger y detectar en ella las tendencias y momentos de forma que os puedan dar pistas en este sentido. Es evidente que nada de lo que hagamos será nunca una ciencia exacta, pero estad seguros de que la información será siempre vuestra mejor aliada. Si manejáis buenos datos estadísticos no tendréis grandes dificultades para encontrar a aquellos equipos que marquen más goles en el primer tiempo de sus partidos.

En el momento en el que estamos completamente seguros del partido en el que queremos apostar debemos realizar nuestra lay al empate. De ese modo, lo que debemos decir es que el uno u otro equipo se hará con la victoria. El jugador debe ofrecer una cuota de 4.50 y arriesgamos tan sol 10 euros. Si el partido acaba con empate, perderemos 35 euros, pero si no es así, habremos ganado 10.

Una vez que arranque el partido deberemos esperar a que se marque el primer tanto. En el momento en el que eso se produzca, la cuota que se ofrece por el empate subirá por lo que debemos cerrar una apuesta back por esa igualdad. Si finalmente un equipo u otro ganan, cobraremos 10 euros. A esa cantidad, como es lógico, deberemos restarle lo que habíamos arriesgado y el resultado será la ganancia neta que habremos conseguido.

Debemos deciros que las apuestas Back y también las Lay suponen ganancias aseguradas en muchas ocasiones. Es precisamente ese dato el que ha hecho que muchos de los apostantes más expertos hayan decidido asumirlas como sus operaciones de referencia. Como ya dijimos antes, no se trata de estrategias aptas para aquellos apostantes que no acumulen aún experiencia suficiente como para poder llevarla correctamente hasta el final.

 

¿Se puede ganar dinero con este tipo de apuestas?

Tal y como la hemos ido viendo, parece evidente que no se trata de una estrategia fácil ni tampoco una que nos permita lograr grandes beneficios. Esto no significa que no nos permita lograr ciertas ganancias a largo plazo. Una vez más queremos repetiros el consejo de siempre: trabajad a fondo en la recogida de buena información para que vuestros pronósticos mejoren. Es el camino más recto hacia evitar fallos que nos hagan perder dinero. En la estrategia Back Lay, tal y como hemos visto juntos, los resultados importan y mucho. Por citaros un ejemplo de dato interesante para esta estrategia, debéis saber que las estadísticas señalan que solo el 6 % de los partidos de fútbol profesional acaban con cero a cero en el marcador. Interesante, ¿verdad?

La experiencia es fundamental en este tipo de apuesta ya que necesitan de mucha velocidad de reacción por parte del apostante en el momento en el que se produzca un gol. Eso es así porque, justo después de que se marque ese gol, la cuota para el empate subirá dándonos la oportunidad de ganar más. Si queremos correr aún menos riesgos, la cantidad de dinero que nos juguemos en una apuesta Back deberá ser bajo. Lo que conseguimos con esto es que, si el partido acaba con empate sin goles, nuestras pérdidas serán mínimas. Minimizar riesgos, tal y como hemos escrito en muchos de nuestros artículos, es la clave en el uso de las estrategias de apuesta.

Como habréis podido comprobar, no se trata de la estrategia de apuesta más sencilla de cuantas os hemos ofrecido aquí. Sin embargo, y aunque quizás nunca lleguéis a usarlas, nos parecía de gran interés que conocierais las Back Lay por sus enormes particularidades.

Os rogamos que no os lancéis a usarlas hasta el momento en el que os veáis completamente seguros de que podréis hacerlo. Lo contario os llevará a cometer errores de bulto muy rápidamente y a entrar en pérdidas.

Si este artículo sobre la estrategia de apuesta Back Lay te ha parecido de interés, te recomendamos la lectura de todos los demás de nuestra sección “Estrategia”. En ella, vas a poder conocer de primera mano y con todo lujo de detalles las principales estrategias para que tus apuestas sean más firmes y te den mejores resultados. No lo dudes más y sumérgete en todo lo que podemos ofrecerte desde www.comparadorapuestas.net para que ganes más con tu pasión por el deporte y por las apuestas.