Los errores más comunes a la hora de apostar en deportes

Como bien sabéis después de tantos artículos, la estadística juega un papel fundamental en las apuestas deportivas, bien sea en lo que se refiere al juego en sí como en todo lo que puede rodearlo. Así, debéis saber que algunos estudios señalan que alrededor del 90 % de la gente que apuesta en Internet acaba perdiendo su dinero. Un porcentaje tan alto no se da en nada por simple casualidad, así que es lógico pensar que los jugadores acaban cometiendo errores comunes que les llevan a perder.

Siempre es complicado elaborar una lista de errores comunes porque es muy posible que cada jugador tenga uno propio, pero aún así podemos establecer ciertas guías comunes. En general, una de las cosas equivocadas que más comúnmente hemos podido observar es apostar cantidades de dinero demasiado elevadas, lo cual viene a significar que se corren riesgos demasiado elevados.  En otros artículos os hemos recomendado por activa y por pasiva que determinéis de manera clara y rígida vuestro presupuesto, tanto por arriba como por abajo. Establecer límites claros a vuestro juego es lo que impedirá que acumuléis grandes pérdidas. El problema llega siempre con la improvisación de los márgenes de gasto y el no ser capaces de detener el juego cuando se alcanzan ciertos límites. El riesgo va implícito en las cantidades, cierto es, pero también en la actitud del jugador irresponsable que  no marca límites o no es capaz de respetarlos.

Otra de las características comunes a todos los apostantes con pérdidas es que no son capaces de seleccionar el tipo de apuestas que mejor se adaptan a su tipo de juego. Un ejemplo claro de este tipo de error lo protagonizan los jugadores con poca o ninguna experiencia. Este perfil de jugador tiende a elegir las apuestas combinadas y ya sabemos que son un tipo de juego que nos ofrece un una muy baja rentabilidad. Insistir en ese tipo de apuesta no es más que empeorar nuestra propia situación.

En otro gran grupo de errores englobaríamos todos aquellos que tienen que ver con el hecho de no saber gestionar las ganancias ni las pérdidas que vamos logrando. Una forma de comportamiento erróneo, pero muy habitual, es el de aquellos que, al ganar, quieren ganar mucho más y acaban entrando en pérdidas, o al perder, siguen jugando para intentar recuperarse de la manera más rápida posible. En cualquiera de los dos casos, se estaría cometiendo un error garrafal que, con total seguridad, acabaría perjudicando seriamente nuestra posición como apostantes.

El mundo de las apuestas deportivas es terriblemente complicado y no hay manera de asegurarse un mínimo de ganancias. La experiencia nos deja bien claro que, incluso haciendo todo de la manera más correcta posible, es probable que sigamos en pérdidas. Son tantas las cosas que influyen en el resultado final de un evento deportivo que ganar con nuestras apuestas, al menos a largo plazo, es harto complicado. Como os hemos recomendado, trabajad con intensidad a la hora de determinar vuestro bankroll, así como la cantidad que juguéis en cada apuesta. Es la base sobre la que deberemos construir una zona de seguridad en torno a nuestras predicciones.

En nuestros artículos, intentamos ofreceros siempre la máxima cantidad posible de información y ejemplos para que os sirvan en vuestra propia experiencia como jugadores. Con los años, hemos ido recogiendo muchos errores de muchos jugadores, de ahí que os puedan servir para, al menos, no repetir aquellos que ya sabéis cómo acaban. No dudéis, pues, en acercaros a las experiencias de otros para conocer más acerca del juego. La experiencia ajena puede haceros mejorar y ganar con vuestras apuestas. Conocer los errores de los demás os ayudará, sin duda, a no cometerlos vosotros.

A pesar de la enorme dificultad que supone para nosotros elaborar una lista cerrada de errores comunes y típicos vamos a ofreceros unos cuantos que, a nuestro entender, son los que más fuertemente debemos combatir y evitar. Estos son:

 

Apostar siempre a los favoritos y ser fanáticos:

muchos jugadores acaban decidiéndose por el equipo que las propias casas de apuestas señalan como favoritos sin tener en cuenta ningún otro elemento. En otros artículos ya os habíamos advertido del peligro que esto entraña ya que las casas buscan sus ganancias y a veces sitúan con la condición de favorito a un equipo por su interés y no para facilitarle el juego a los apostantes, precisamente. No tener en cuenta el resto de factores es un error y grave.

Otro elemento que complica nuestro juego son nuestras propias preferencias. Muchos jugadores acaban apostando al resultado deportivo que les gustaría que se diera, pero no al que los datos quizás le estén señalando como más probable. El equipo del que eres fanático seguidor no siempre es la opción correcta para colocar tus apuestas. En muchas ocasiones os hemos advertido del enorme riesgo que suponen para las apuestas los propios sentimientos y emociones. Se trata de ganar con nuestras predicciones, no que nuestro equipo gane. Son cosas muy diferentes, pero que a muchos les cuesta separar.

Ten cuidado también con no tener claro que el equipo que señalan como favorito solo lo es porque las apuestas lo señalan como tal, pero eso no quiere decir en ningún momento que tengas que apostar por él sí o sí.

 

-Darle demasiada importancia a un factor en concreto:

el análisis tan exhaustivo que debemos hacer siempre para mejorar nuestras apuestas acaba dándonos un enorme conocimiento del evento en cuestión. Esto lleva muchas veces a conocer incluso detalles mínimos que pueden parecernos decisivos cuando quizás no lo sean tanto. Una lesión o baja de última hora pueden no ser tan importantes como nos creemos, de ahí que lo fundamental vaya a ser siempre equilibrar correctamente la información de la que disponemos y no dejar que un factor sea más decisivo que otro. Aunque en muchas ocasiones los detalles van a marcar la diferencia, esto no siempre será así, y deberemos tener la capacidad de análisis suficiente como para separar lo verdaderamente importante de aquello que no lo es.

-Apostar demasiado dinero para nuestras posibilidades.

Ya lo nombramos en la introducción de este artículo. Hay que ser muy conscientes de nuestras posibilidades económicas porque de lo contrario podríamos acabar metidos en un serio problema. La máxima que debemos seguir a pies juntillas en este tema dice que solo deberemos jugar con aquel dinero que no nos importe perder. Cualquier cosa que no sea esto, pone en serio riesgo nuestra situación.

En resumidas cuentas, no se trata más que de llevar un control eficiente sobre nuestros propios recursos y hacerlo de manera totalmente independiente del azar. Ya sabemos que es un factor que está ahí y que tiene su importancia en el juego, pero no debe influir en nuestras decisiones de calado. Sabemos que el azar en su vertiente positiva acaba induciendo al overbetting (apostar demasiado alto), y el negativo nos lleva a la desilusión. Es por eso que vamos a necesitar tener una visión clara sobre este factor para evitar caer en situaciones extremas de gran dificultad.

-Doblar nuestras apuestas:

es un error que suelen cometer muy especialmente los jugadores con menos experiencia. Consiste en doblar lo apostado cuando vemos que perdemos con el objetivo de recuperarnos de nuestras pérdidas. Es una estrategia que todos los expertos coinciden a la hora de recomendar que no se utilice. La conocida como estrategia de progresión solo puede aumentar el daño que estamos sufriendo ya que acabamos realizando apuestas mucho más grandes de lo que podemos realmente asumir. Lo mejor para evitar este desastre sería manejar bien nuestro presupuesto o simplemente realizar cada una de nuestras apuestas por separado. Dos medidas de lo más simple y convencional, pero que suelen dar un gran resultado y, sobre todo, evitan situaciones de gran dificultad económica para los jugadores.

-Seleccionar mal la casa de apuestas que mejor se adapta a nosotros mismos.

También esbozamos algún detalle en nuestra introducción. Seleccionar bien la casa de apuestas con la que queremos jugar es una de las decisiones de mayor calado de cuantas debemos tomar. Hoy en día existen multitud de casas de apuestas diferentes y cada una ofrece diferentes líneas de juego. Eso hace que resulte muy interesante tener cuenta abierta como usuario en varias de ellas.

Tampoco debemos menospreciar la importancia que tienen los bonos y promociones que ofrecen ya que suelen ser un importante salvavidas cuando nos alcanzan las malas rachas. Antes o después, las pérdidas llegan, de ahí que sea importante guardarse ese pequeño as en la manga que nos ayude en momentos de dificultad.

Si es importante elegir bien, más lo es el no ligarse a una casa de apuestas determinada de manera acrítica. Siempre es bueno tener una continuidad ya que eso nos ofrece ventajas como clientes, pero tampoco debemos seguir toda la vida con la misma casa haciendo oídos sordos a las ofertas y mejoras que nos ofrecen desde otras compañ

-Escasa especialización como jugador.

Es otro de los errores más típicos de los jugadores nuevos y que con la experiencia suelen acabar resolviendo bien. Los estudios sobre la evolución de las apuestas deportivas demuestran que los jugadores que pretender apostar en todo tipo de eventos y disciplinas están condenados a fracasar de manera clara. Esto supone que lo más recomendable será siempre buscar la máxima especialización que nos sea posible. Debemos encontrar la disciplina que mejor se nos adapte y el tipo de apuesta para tener así muchas más opciones de lograr buenos resultados con nuestras apuestas. Cuanto más diversifiquemos nuestras apuestas, más se nos complicarán nuestras opciones ya que es difícil realizar el tan necesario trabajo de recogida y selección de información. Sin él, ya sabemos que nuestras apuestas caminan directamente hacia el fracaso total.

 

Como hemos repetido en tantas y tantas ocasiones, todos estos puntos que hemos estado desarrollando no son más que guías de actuación encaminadas a minimizar tus errores y, por tanto, tus pérdidas en las apuestas deportivas. No hemos hecho más que recoger para ti la experiencia de otros muchos jugadores que cayeron en estos errores. En ti está el recogerlos para evitar repetirlos. Como solemos aclarar, que nadie piense que todo ello pueda acabar en una guía infalible a la hora de apostar ya que, como bien sabemos, eso no existe. Es cierto que toda información que manejes y uses servirá para mejorar tus apuestas lo cual va a minimizar riesgos y probablemente pérdidas. Ganar a largo plazo, como sabes, depende de otros muchos factores, pero sobre todo de uno: el trabajo y la dedicación que seas capaz de poner en unas apuestas deportivas que deberás tratar siempre como lo que son, negocios en los que está en juego tu propio dinero.