Equipos de fútbol por los que jamás debes apostar

Apostar en deportes es de todo menos sencillo. Con una oferta cada vez más grande y con un ejército de expertos recomendándoos continuamente qué hacer y qué no hacer, muchos usuarios reconocen estar a veces un tanto perdidos.

A lo largo de todos nuestros artículos, os hemos ofrecido consejos, estrategias, deportes mejores y peores para que apostéis…en definitiva, un amplio abanico de cuestiones que pueden ayudaros a la hora de apostar.

El fútbol es, como sabéis, unos de los grandes protagonistas de cualquier oferta deportiva que se precie en las diferentes casas de apuestas. En www.comparadorapuestas.net ya hemos hablado de algunas cuestiones propias del deporte rey. Además, os hemos hablado largo y tendido también de varias competiciones futbolísticas de máximo nivel, aclarándoos algunas cuestiones particulares que pueden afectar a nuestras apuestas.

Hoy vamos a seguir en esta línea, pero lo haremos de un modo diferente y divertido. En muchas ocasiones, no podemos saber qué es exactamente lo que debemos hacer, pero sí que somos capaces de discernir aquello que no.

Es justamente lo que vamos a hacer en nuestro artículo de hoy. Vamos a intentar ofreceros una lista lo más razonada posible de equipos en los que jamás deberíamos apostar nuestro dinero. Las razones serán muy variadas, así que animaos a seguir leyendo y quizás acabéis llevándoos alguna que otra sorpresa.

 

El fútbol, una difícil selección

 

Si apostar en deportes resulta difícil, hacerlo en concreto en el fútbol puede que lo sea aún más. Es, sin duda, el deporte más global, en el que todo el mundo se siente involucrado y en el que se concentran una enorme cantidad de apuestas. El fútbol de máximo nivel está más competido que nunca y hacer predicciones rentables es cada día más complicado.

Siendo como es la joya de la corona de las apuestas, no será de extrañar que cada mercado, selección y cuota estén analizados hasta el más mínimo detalle por las compañías de juego on line. No hay cuestión, dato ni estadística que se les escape por lo que sorprender a las casas de apuestas en lo referente al fútbol es poco menos que un milagro.

Lo que queremos decir es que ganar dinero de manera continuada en el fútbol no es algo sencillo. Se precisa un alto grado de conocimiento, pero aún así la competencia es tal que resulta igualmente difícil. Si eres un apostante de los que les gusta ir sobre seguro, el fútbol no es una buena elección ya que siempre se corren más riesgos que en otras modalidades deportivas.

 

¿Qué equipos no son una buena opción?

Pese a las dificultades que entraña el fútbol para colocar en él nuestras apuestas, es evidente que los apostantes se lanzan en masa a jugar en él. La emoción y pasión del deporte rey compensa ampliamente los riesgos que corremos.

Con todo, vamos a intentar acotar aquellos equipos que debemos evitar a toda costa, por uno u otro motivo. Los datos que hemos podido recabar nos muestran simplemente que no es rentable jugarnos con ellos nuestro dinero. Sabiendo esto, muchos de vosotros evitaréis perderlo ya que os aseguramos que muchos de estos equipos quizás no pensarais que fueran tan mala opción.

El primer grupo de equipos a los que no es una gran idea apostar os va a sorprender, sin ninguna duda. Se trata de todos aquellos equipos que sean extraordinariamente favoritos en las competiciones que jueguen. Dos nombres destacan por encima del resto: Real Madrid y FC Barcelona. Sentimos decepcionar a sus millones de seguidores de todo el mundo, pero es así. Ambos equipos son enormes conjuntos, nadie duda eso, pero no son buenas opciones para nosotros si lo que queremos es rentabilizar nuestras apuestas. Si observáis las cuotas que se suelen ofrecer en las casas de apuestas por sus victorias, veréis que son bajísimas debido a la superioridad que han mostrado con respecto a los demás en los últimos años. Puede que sean las mejores opciones para ser sus seguidores, pero no lo son tanto para hacer nuestras apuestas.

En ningún momento queremos decir que no nos valgan en ningún caso para apostar. Puede que haya ciertos mercados en los que pueden ser más interesantes, como número de goles y cosas por el estilo, pero en líneas generales su principal problema es que no nos proporcionarán buenas rentabilidades.

En ese mismo grupo estará cualquier equipo que consideremos muy favorito en su competición. Otro ejemplo podría ser el Bayer Munich, que está arrasando a sus rivales en los últimos años en la Bundesliga. Su título casi se da de nuevo por descontado, así que las cuotas que se ofrecerán serán ínfimas.

En Francia, tenemos el caso del Paris Saint Germain, que no parece bajar su rendimiento y sigue muy lejos del resto de sus competidores. Lo mismo le ha ocurrido en las últimas temporadas a la Juventus de Turín, aunque justamente este año parece estar acusando las bajas y ya no domina la Serie A como lo había hecho en el pasado.

Más complicado nos ha parecido incluir algunos nombres de selecciones en esta lista. En los últimos años, la selección española ha logrado encadenar tres títulos de manera consecutiva y eso le ha hecho aparecer como favorito destacado en las casas de apuestas. Es cierto que no es lo mismo que las competiciones de clubs, más que nada por la propia naturaleza de los torneos que se juegan, pero podríamos incluir a La Roja en esa lista de malas opciones de apuesta.

Pese al tropiezo en el Mundial de Brasil, las casas de apuestas siguen viendo a los hombres de Vicente del Bosque como un rival a batir de cara a la próxima Eurocopa. Seguramente, las cuotas no serán tan bajas como las que referíamos sobre Madrid o Barcelona, pero seguro que se ofrecerán mejores opciones de rentabilizar nuestras apuestas con otros equipos.

Si es una mala idea apostar por aquellos equipos que aparecen como claros favoritos también lo es hacerlos por aquellos que no tienen opciones. Si miramos las cuotas del día sobre quién ganará la liga española, veremos que por el triunfo final del Sporting de Gijón o del Betis se pagan cuotas extraordinariamente buenas. Sin embargo, cualquiera sabe que ninguno de esos equipos ganará el campeonato así que no son opciones factibles ni interesantes para nuestras apuestas, evidentemente.

Es cierto que de vez en cuando el deporte nos deja sorpresas increíbles y que quedan en los libros de historia, pero hay cosas que, por imposibles, dejan de ser una opción. Otra cosa diferente es que nos la juguemos con este tipo de equipos en un evento en concreto. Seguramente, el día que jueguen el FC Barcelona y el Sporting de Gijón en el Camp Nou, las cuotas por la victoria de los locales serán muy bajas, y lo contrario por la de los visitantes. Aunque sigue siendo difícil que se produzca la sorpresa, a un partido, todo es posible, así que podríamos entender ese riesgo. A largo plazo, esas sorpresas son bastante más complicadas.

Otro grupo de equipos a los que no debemos apostar nunca resulta más difícil de detectar y sí que puede hacernos perder dinero. Se trata de los equipos que llegan al evento en el que queremos apostar sin motivación, ni nada que ganar. No es fácil en absoluto, reconocer a estos equipos ya que, aunque su clasificación diga que no se juegan nada, eso no quiere decir que no vayan a pelear por el triunfo.

En líneas generales, recomendamos evitar este tipo de equipos para nuestras apuestas. La duda que nos generan es más que razonable y el riesgo es por ello muy elevado. Un equipo que no se juega nada, suele ser un equipo que acaba jugando con falta de interés y eso supone una ventaja demasiado grande para el rival.

Esto se cumple incluso cuando el que no se juega nada es un equipo grande. La falta de objetivos puede llevar a un juego de menor intensidad y cambiar el resultado que sería más esperable. Un ejemplo claro de esto se dio al final de la temporada pasada. En la última jornada, el Deportivo de La Coruña llegaba al Camp Nou jugándose la salvación. El Barcelona, que ya era campeón de liga y guardaba fuerzas de cara a la final de la Champions League, se adelantó hasta el dos a cero. En condiciones normales, el partido estaría resuelto por mucho que la alineación local no fuera la mejor, precisamente. El Barça bajó su intensidad al mismo ritmo que el Deportivo subió la suya a la desesperada. Dos goles gallegos empataron el partido y les mantuvieron en Primera División.

Una mala opción para nuestras apuestas siempre es nuestro propio equipo.  Sí, el equipo del que eres fan incondicional no suele  ser una buena idea para que juegues en él tu dinero. Siempre os hemos hablado de la enorme importancia que tiene apostar con la cabeza fría y evitar en todo momento tomar decisiones desde el corazón. Si apuestas por tu equipo, siempre vas a querer que gane, y puede que eso no siempre sea la mejor opción. El peligro es aún mayor si decides apostar por tu equipo en la modalidad de directo.

Si no es una buena opción apostar por tu equipo, tampoco lo será hacerlos por el equipo al que odias. No lo es por razones muy parecidas al de tu equipo. Te va a costar mucho ser objetivo y mantenerte frío ya que lo más probable es que quieras que pierda, aunque la cabeza te diga que eso es prácticamente imposible. Si quieres evitar sorpresas desagradables, haznos caso y evita siempre que puedas mezclar tus apuestas con tus filias y con tus fobias. No suele salir demasiado bien.

Puede que haya una excepción en todo lo que hemos señalado hasta ahora. La Copa del Rey o la copa de cualquier otro país, es territorio abonado para las sorpresas y puede que ahí sí sea posible que apostéis por equipos que, en teoría, no tienen demasiadas opciones.  Si sois seguidores de esta competición, seguro que recordáis varios ejemplos de grandes equipos que han caído eliminados por rivales de inferiores categorías. El caso más famoso y reciente fue la eliminación del Real Madrid a manos del Alcorcón, que por aquel entonces militaba en Segunda B. Una sorpresa brutal que seguro que hizo ganar una importante suma de dinero a los osados que confiaran en los amarillos.

En definitiva, ya veis que es un grupo de equipos que, sobre el papel, no representan la mejor opción posible para nuestras selecciones. Por supuesto, podría suceder que en ciertas situaciones sí lo fueran, pero no como norma general. Un equipo cuya victoria se paga a 1.01 euros, no es una buena opción, por mucho que acertemos. Si quieres apostar por estos súper favoritos, hazlo al principio de la temporada en el mercado de victoria final, por ejemplo. En las apuestas, es importante disfrutar con ellas, claro está, pero no olvidéis que se trata de nuestro dinero y debemos buscar siempre maximizar nuestras ganancias.

 
Registrar en Bet365