El sistema de apuestas Labouchere

 

Todo aquel que se acerque por vez primera a las apuestas deportivas deberá conocer lo mejor que pueda una serie de estrategias que, sin duda, le ayudarán a conocer mejor el negocio y también a ganar más.

Un rápido repaso por las diferentes propuestas que surgen en Internet no nos debe hacer creer que estamos ante un reto sencillo. Muchos aficionados comparten sus trucos y métodos para ganar dinero con las apuestas en eventos deportivos. Mucho cuidado con todos aquellos consejeros que hacen creer que se puede ganar mucho dinero y de forma continuada con esto, porque, en realidad, no es para nada así. La sobreinformación de Internet no debe hacernos perder nuestra capacidad de análisis ya que ese mundo lleno de facilidades, simplemente, no existe.

Lo cierto es que esas ganancias continuadas que muchos prometen es una tarea difícil y quien crea lo contrario está condenado a fracasar sin duda. Debemos tener en cuenta que, como usuarios de estas casas de apuestas, nos estamos enfrentando a compañías con un extraordinario potencial humano y tecnológico. Conocen cada noticia que se mueve alrededor del mundo del deporte y cualquier estadística que se haya elaborada está a su alcance. Por supuesto, las cuotas que ofrecen han sido calculadas por su poderosa tecnología cediendo tan solo un margen para el corredor de apuestas.

Los usuarios deben tener claro en todo momento que se enfrentan no solo a una estadística que les es claramente desfavorable, sino también a un juego en el que las probabilidades les son desfavorables de promedio.

Los datos que conocemos cada año sobre los resultados económicos de las diferentes compañías de este tipo son favorables a sus intereses. Son compañías con importantes beneficios y esas ganancias proceden directamente del juego de sus usuarios. Con todo, es cierto que una minoría de los jugadores consigue ganar dinero con las apuestas deportivas on line e incluso pueden llegar a hacerlo de una manera sostenida en el tiempo. Algunos de ellos se pueden permitir vivir de esto y son auténticos profesionales de las apuestas.

images

Todo lo expuesto dibuja un panorama complicado para aquellos que pretendan conseguir ganar grandes beneficios con las apuestas. Para resumir, debéis tener bien claro que no es posible ganar de manera sistemática frente a las casas de apuestas, pero sí frente al resto de jugadores. ¿Cómo podemos hacer esto? Es ahí donde resulta fundamental conocer las diferentes estrategias de apuesta que han demostrado su validez y su efectividad. Son métodos simples y usado por aquellos que podemos considerar como verdaderos profesionales de las apuestas deportivas on line.

 

Así es el sistema Labouchere

 

El sistema Labouchere es también conocido entre los amantes de las apuestas deportivas como “sistema de cancelación”. El principio fundamental de su funcionamiento es que consiste en apostar siguiendo una serie cualquiera de números que hayamos escogido nosotros mismos para irlos cancelando cuando ganamos y añadiéndolos cuando perdamos. La forma mejor y más segura de hacerlo es apostando la suma del primero y el último de los números de esa serie y tacharlos inmediatamente cuando ganemos. En el caso de que perdamos, añadiremos las unidades perdidas al final de la serie que consideramos.

Nuestro objetivo no puede ser más sencillo: lograr borrar los números de la serie elegida. No importa demasiado ni los números elegidos ni tampoco la longitud que queramos darle a la serie. Lo que sí deberás tener muy en cuenta en este sentido es que cuanto más larga sea la serie que escojas y más grandes seas los números que elijas menor es la probabilidad de completar el ciclo con éxito.

Una de las características más importantes de este sistema de apuestas es que en cada victoria se borran dos de los números que hayamos escogido, mientras que en cada pérdida tan solo añadiremos uno. Una vez más y como ocurre en otras estrategias como la Parlay, es fundamental establecer límites para determinar perfectamente a partir de qué punto no seguiremos con la serie. Esto es debido a que, con el sistema Labouchere, se produce una rápida progresión en el caso de que tengamos una mala racha.

Para determinar cuál va a ser nuestra serie de números y la extensión de la misma, lo primero que debemos considerar son las cuotas. Para eso tenemos que decidir qué cantidad deseamos ganar al finalizar la serie. Pongamos, por ejemplo, 100 euros. Esto va a variar en función, sobre todo, de las cuotas que en ese momento estén ofreciendo las casas de apuestas. Imaginemos que las cuotas están rondando el 2. Esto significa que nuestra probabilidad de acierto se sitúa en torno al 40 %. Si hacemos los cálculos, veremos que esa probabilidad es mayor, pero es mejor siempre verlo a la baja para minimizar aún más los riesgos. Si dividimos 100 euros en 20 apuestas diferentes de 5 tendremos: 5-5-5-5-5-5-5-5-5-5-5-5-5-5-5-5-5-5-5-5. Este índice estimado de acierto nos dice que perderemos el 60 % de las veces, por lo que, cada vez que ganemos, deberemos eliminar el primero y el segundo número de nuestra serie, mientras que, cada vez que perdamos, deberemos añadir lo apostado al final de nuestra serie.

Nuestra primera apuesta debería ser, pues, de 5 más 5, es decir, 10 euros. Como la cuota está situada en el 2, apostando esos 10 euros lograría otros 10 de ganancias. Si la cuota hubiera sido de 1.5, para ganar esos 10 euros, habríamos necesitado apostar 20.

Lo cierto es que el sistema Labouchere se adapta casi que a la perfección a todas las cuotas que puedan ofrecer las casas de apuestas deportivas. Su enorme capacidad de adaptación se debe en buena medida a que podemos establecer previamente nuestra probabilidad de acierto, así como la serie y los stakes. Mucho cuidado cuando llegue una mala racha. En ese momento, las cantidades que hayas apostado se verán aumentadas de manera progresiva, por lo que te recomendamos encarecidamente que seas precavido a la hora de dividir tu bankroll, escoger la serie o fijar tus objetivos.

Esta estrategia es también conocida por el nombre coloquial de Labby y se trata de un sistema de apuestas progresivas, pero cuidado con no equivocarse con este nombre ya que el valor de nuestras apuestas no va a aumentar de manera tan rápida como lo podía hacer en otras como la Martingala. En el caso de la Labouchere, se trata de una progresión negativa, ya que es necesario aumentar la apuesta cada vez que perdamos con el único fin de cubrir las pérdidas que hayamos tenido, tal y como hemos visto. En otros sitios la encontraréis también con el nombre de sistema de cancelación por el simple hecho de que te exige ir borrando o cancelando los números de esa serie que cada uno debe elaborar.

Del mismo modo que existe el sistema Labouchere, también lo hace el inverso que consiste en apostar siguiendo  la serie que queramos de números elegidos por nosotros mismos y que iremos eliminando cuando perdamos y añadiendo si ganamos. Como podéis comprobar, se trata del procedimiento totalmente inverso al que acabamos de explicar, de ahí su nombre.

En la inversa, el jugador sabrá en todo momento cuánto puede perder en la serie en la que está jugando. Esa pérdida será el valor de la suma de todos los números de su serie inicial. De este modo, evitaremos caer en grandes pérdidas y tampoco tendremos grandes urgencias ya que las series, de no hacerlas muy largas, son canceladas con gran celeridad.

Las conclusiones que podemos extraer tanto del modelo Labouchere normal como del inverso son: 1.-podemos decidir cuánto queremos ganar (en el normal) o perder (en el inverso). 2.- como las series de números son siempre limitadas, es imposible que podamos analizarlas para saber cuál funcionaría y cuál no. 3.- el modelo inverso busca ganar minimizando pérdidas, mientras que el normal buscará siempre ganancias limitadas, pero una simple mala racha puede significar pérdidas importantes para el jugador. 4.-una de las grandes ventajas de las que dotan cualquiera de los dos a los jugadores es que son muy útiles para controlar en todo momento cuánto estamos apostando, por lo que podremos jugar sin la tensión que genera la posibilidad real de quedarnos sin nada en un breve espacio de tiempo, tal y como ocurre con otras estrategias ya analizadas aquí.

apuestas

 

Caso práctico de aplicación de la estrategia Labouchere en Sportium

 

Ya hemos explicado que una de las mayores virtudes de esta estrategia es su capacidad para ser eficaz sea cual sea la cuota que nos están ofreciendo en esos momentos. Dentro de las muchas casas de apuestas on line que os hemos descrito, destacaba precisamente por sus cuotas, Sportium. Es por esa razón que hemos decidido recomendárosla en el caso de que decidáis usar la estrategia Labouchere para vuestras apuestas.

Sea cual sea la cuota que Sportium os pueda ofrecer en un momento determinado, la base del funcionamiento de esta estrategia es siempre la misma. Elegid la serie de números que queráis. Por ejemplo 1, 2, 3, 4, 5 y luego apostad la suma de los números situados en los extremos, en este caso, 6 (1+5). En caso de que ganáis, tendremos que borrarlos y se volverá a apostar 6 (2+4). Seguiremos así sucesivamente hasta que consigamos borrar todos los números de nuestra lista inicial. En el hipotético caso de que perdamos nuestra apuesta, se añade el monto apostado al final de la serie y se vuelve a jugar la suma que resulte de los extremos.

Sin duda, estamos ante una estrategia de lo más sencilla incluso para aquellos jugadores que aún no dispongan de una dilatada experiencia en el mundo de las apuestas deportivas on line. Lo que pretende y busca el sistema Labouchere no es más que lograr beneficios con un porcentaje de aciertos situado alrededor del 33 %. Pero mucho cuidado con las rachas que no nos sean tan favorables ya que, en ese caso, la cantidad que tendremos que apostar subirá de manera progresiva, algo que desembocará en grandes pérdidas para el jugador, cuando no en su bancarrota.

No nos cansaremos de repetir las mismas advertencias de casi siempre a la hora de usar este tipo de estrategias. Es fundamental conocer bien su uso, así como determinar de manera muy clara e inalterable los límites que nos marcaremos. La pasión por el juego o el evento en cuestión no puede hacer que variemos esas condiciones bajo ningún concepto.

Recordad también que el uso de la estrategia Labouchere, como el uso de cualquier otra estrategia, no os exime de conseguir un elevado grado de conocimiento del evento en cuestión. En el deporte, como bien sabéis, influyen multitud de factores hasta que se alcanza un resultado. Lesiones, rachas, estados de ánimo, climatología, altas y bajas…son cuestiones que deberéis conocer para que vuestros pronósticos sean lo más acertados posible.