El sistema D’Alembert para apuestas deportivas

 

Muchos de los que se acerquen a Internet en busca de información a la hora de apostar habrán detectado la proliferación de trucos, métodos y estrategias que nos hablan de ganancias de un modo continuado. Con estas informaciones, se ha acabado por dibujar un aspecto idílico de las apuestas que para nada se corresponde con la realidad. Tenemos que decir que ganar de manera tan continuada en el tiempo es misión poco menos que imposible por muchas estrategias que se conozcan y se apliquen. Las estrategias pueden ser y de hecho lo son una ayuda útil para cualquier jugador, pero no pasan de ser una guía de comportamiento que ayude sin garantía alguna de éxito.

La principal razón de tal dificultad es que jugamos contra una casa de apuestas, es decir, una empresa que ya ha alcanzado en muchos de los casaos la categoría de multinacional. Nuestro rival es, pues, una empresa que destina buena parte de sus recursos a la investigación tecnológica. No existe noticia alguna en el mundo del deporte que este tipo de empresas no conozcan y no hayan tenido en cuenta ya. Cada dato, cada estadística ha sido ya recogida y analizada por ellas mucho antes de que lleguen al público.

El grado de desarrollo tecnológico que han alcanzado estas empresas es ya tal que en muchas ocasiones logran actualizar un marcador antes incluso de que el narrador televisivo sea capaz de anunciarlo. Sus cuotas han sido calculadas por un poderoso arsenal matemático al que se le sumará el spread o margen que se lleva para él el corredor de apuestas.

Los jugadores deben saber que se enfrentan a grandes compañías además de a un cálculo de probabilidades que le son claramente desfavorables. No se puede olvidar que las compañías dedicadas al juego on line arrojan grandes beneficios cada año y ese dinero proviene directamente de los bolsillos de los apostantes.

Como se puede apreciar la teoría juega absolutamente en contra de los intereses de todos aquellos que quieran ganar dinero con las apuestas deportivas. Sin embargo, sí es cierto que hay un pequeño grupo de jugadores que han conseguido ganar de manera continuada en el tiempo y algunos de ellos, incluso se permiten el lujo de vivir de ello.

Después de todo lo expuesto anteriormente, parece que estemos cayendo en una clara contradicción. No es así. Es radicalmente cierto que no podremos ganar de manera sistemática a las casas de apuestas, pero existe otra posibilidad. No es otra que ganarles al resto de jugadores. Es ahí donde los verdaderos profesionales de las apuestas tienen el espacio que necesitan para hacerse con importantes ganancias. En esta situación es donde el conocimiento y la aplicación de diferentes estrategias nos van a ayudar de manera definitiva para lograr que nuestro jugo sea rentable a largo plazo.

 

¿En qué consiste la estrategia D’Alembert?

 

Este sistema de juego consiste simplemente en añadir una unidad después de haber fallado o restarla cuando se haya acertado. Lo único que puede variar es la secuencia de apuestas en función de las cuotas que nos están ofreciendo en esos momentos las casas de apuestas y también el deporte en el que decidamos apostar.

Esta estrategia debe su nombre al matemático francés Jean le Rond d’Alembert quien estableció la llamada ley del equilibrio por la que se establece que las fuerzas externas que actúan sobre un cuerpo sumados a la fuerza de la inercia dan lugar a un sistema en el que todas las fuerzas están en equilibrio. En su aplicación al campo de las apuestas deportivas, dicha ley vendría a indicar que, a largo plazo, se produce un equilibrio entre los aciertos y los fallos en nuestras apuestas.

apuestas-deportivas-1El sistema D’Alembert

Lo que ocurre con mayor frecuencia es que, si usamos el stake plano, es decir, el mismo stake para cada apuesta, y acertamos el 50 % de nuestras apuestas veríamos que aún así tendríamos pérdidas, salvo en el improbable caso de que se estuvieran ofreciendo en esos momentos cuotas superiores a 2.

Sin embargo, es ahí donde entra en juego la aplicación práctica del sistema D’Alembert que nos insta a ir añadiendo unidades de stake (euros, en nuestro caso) después de cada apuesta fallada y retirar el stake añadido una vez que hayamos conseguido acertar.

Primera Apuesta: Apuestas una unidad, Si ganas, apuestas una en la siguiente. Si pierdes, apuestas dos.

Segunda Apuesta: Si ganas 2, apuestas una en la siguiente. Si pierdes, apuestas tres.

Tercera Apuesta: Si ganas 3, apuestas dos en la siguiente. Si pierdes, apuestas cuatro.

Cuarta Apuesta: Si ganas cuatro, apuestas tres en la siguiente. Si pierdes, apuestas cinco.

 

Y así sucesivamente, eso sí, no olvidemos que se trata de un sistema de juego de tipo piramidal por lo que deberemos establecer de manera muy clara un límite en nuestras pérdidas para evitar, ya desde el arranque de nuestro juego, la posibilidad de quedarnos sin nada.

En su aplicación a los eventos deportivos, queremos señalar que la estrategia D’Alembert se adapta perfectamente a las apuestas por los grandes favoritos. Esto es así debido a que entraremos en pérdidas con rachas negativas prolongadas y eso es altamente improbable en el caso de los grandes favoritos, sea el deporte que sea.

 

Ejemplo de aplicación práctica del sistema D’Alembert en la web de apuestas Betfair

 

Como solemos hacer en este tipo de artículos, nos gusta recomendaros una web de apuestas en concreto que, en nuestra opinión, pueda adecuarse más a  la estrategia en cuestión. En el caso de la estrategia D’Alembert nos hemos decidido por la casa Betfair debido a su inmejorable menú deportivo. Como ya hemos señalado este sistema se adecúa a la práctica totalidad de los deportes disponibles en las webs de apuestas por lo que en Betfair podréis escoger entre todos los que ponen a vuestra disposición.

Veamos, pues, ese ejemplo práctico con cuotas reales ofrecidas por Betfair y aplicable al deporte que más os guste. Así funciona el sistema D’Alembert:

-Primera apuesta: Stake 1. Cuota 1.50. Acierto. Beneficio total: +0.5 euros.

-Segunda apuesta: Stake 1. Cuota 1.80. Fallo. Beneficio total: -0.5 euros.

-Tercera apuesta. Stake 2. Cuota 1.60. Fallo. Beneficio total: -2.5 euros de stake.

-Cuarta apuesta. Stake 3. Cuota 1.60. Acierto. Bneficio total: -0.7 euros.

-Quinta apuesta: Stake 2. Cuota 1.70. Acierto. Beneficio total: +0.7 euros.

-Sexta apuesta: Stake 1. Cuota 1.50. Fallo. Beneficio total: -0.3 euros.

-Séptima apuesta. Stake 2. Cuota 1.80. Acierto. Beneficio total: +1.3 euros.

-Octava apuesta. Stake 1. Cuota 1.50. Fallo. Beneficio total: +0.3 euros.

 

Como se puede apreciar, después de haber realizado ocho apuestas, llevamos un balance acumulado de 4 ganadas y otras 4 perdidas. Ahí está el equilibrio que señalábamos al principio. Al haber usado correctamente el sistema de apuestas D’Alembert, hemos finalizado la serie con +0.3 euros de stake. Evidentemente, no es una cantidad digna de destacar, pero quizás la apreciemos más al compararla con la situación que hubiéramos tenido de haber apostado un euro en cada apuesta (lo que habría sido un stake plano). En ese hipotético caso, nuestro resultado habría sido de -1.4 euros de stake. Como veis, una diferencia más que apreciable con la única diferencia de haber usado una u otra estrategia.

La conclusión a la que fácilmente podemos llegar después de haber visto este ejemplo es que la estrategia D’Alembert posee una característica en común con cualquier otra: no es, ni de lejos, infalible y esto es debido, entre otras muchas razones, a que las malas rachas existen y pueden llegar a ser incluso prolongadas. Esto supone que ir aumentando el stake progresivamente apuesta tras apuesta, podría hacernos perder muy rápidamente nuestro dinero, de ahí la importancia de fijar claramente nuestros propios límites de pérdidas. Una vez que ese límite es alcanzado, lo mejor es abandonar inmediatamente la estrategia.

SI es importante establecer tu propio límite de pérdidas, también lo es el que te marques otro de ganancias. Sé, sobre todo, realista y fíjate un objetivo alcanzable. Ten en cuenta que cuanto mayor sea tu reto de ganancias, más larga deberá ser tu secuencia de juego y, por lo tanto, mucho mayor será el riesgo que corras de entrar pérdidas. Esta es la parte que digamos tú puedes controlar. Hay otra que no depende de ti y es la de las cuotas que ofrecen las diferentes casas de apuestas. A cuotas más altas, beneficio mayor y, sobre todo, más rápido. Eso sí, en esa situación corres un riesgo mucho mayor de que aparezcan las malas rachas. Si las cuotas son más bajas, tardará mucho más tiempo en alcanzar tu reto, pero la parte positiva es que minimizas de manera importante el riesgo de esas rachas negativas.

apuestas-deportivas

Como toda estrategia, no es más que una guía que pretende ayudarnos en nuestro juego. Su aplicación no garantizado éxito alguno y, como mucho, nos ayuda a minimizar nuestras pérdidas, lo cual no es poco.

Ten especial cuidado con los porcentajes que se suelen leer de cara a la aplicación de este tipo de estrategias. En el caso concreto de las apuestas deportivas, esos porcentajes no son tan reales y pueden llevarnos a cometer errores. EL más típico es aplicar un 33,33% de probabilidades de que ocurran a cada uno de los resultados posibles de un partido de fútbol. Esto no es así en ningún caso, ya que en el deporte entran en juego multitud de factores que harán variar esos porcentajes.

En este sentido, una vez más, queremos recordaros la importancia de llegar al momento de realizar vuestra apuesta con el mayor grado de conocimiento posible. La información en las apuestas deportivas es algo fundamental. Revisa la situación física y anímica de los equipos y los jugadores; las rachas en las que llegan al evento; si tienen bajas o altas; si juegan en casa o por el contrario lo hacen fuera; incluso la climatología podría ser de vital importancia en según qué eventos. En definitiva, adquiere toda la información que puedas para que tus apuestas minimicen aún un poco más sus riesgos. Lo contrario supone multiplica riesgos cuando no una bancarrota segura.

En todo caso recuerda que la pasión por el juego y los deportes no pueden nublar tu vista. Establece límites claros y no los superes jamás. Solo de este modo disfrutarás a tope de la extraordinaria experiencia que supone mezclar en una misma actividad la pasión por el deporte con la adrenalina que aporta el juego.

La información, una buena estrategia bien aplicada y unos límites claros de hasta dónde podemos llegar harán de tus apuestas una experiencia única que, a buen seguro, querrás repetir una y otra vez.