El gran acierto del FC Barcelona

Antes de arrancar la presente temporada, la afición barcelonista se preguntaba si el plan renove llevado a cabo por la directiva a  los largo del verano habría acertado en lo nombres elegidos. Una de las decisiones que más preocupaba a los culés era la de los porteros fichados para sustituir a todo un mito del Barcelona como era Víctor Valdés. Después de muchos meses de especulaciones y de varias decenas de nombres aparecidos en prensa, el club blaugrana presentó al veterano Claudio Bravo, viejo conocido de la liga española, pero muchos pusieron sus ojos en la otra apuesta, la más desconocida y, seguramente por eso, la más arriesgada: Marc André Ter Stegen.

El reto de cubrir la baja de Valdés era mayúsculo, pero el Barcelona había conocido la decisión del de Gavà con tiempo suficiente para encontrar la mejor solución posible. La secretaría técnica barcelonista, entonces comandada por Andoni Zubizarreta, cerró el fichaje del joven guardameta alemán mucho antes de que se conociera incluso el nombre del nuevo entrenador. Todos hablaron de un portero joven, solvente como bien marca la escuela alemán, y con un juego de pies espectacular.

Luis Enrique apostó desde el arranque de la competición por repartir los partidos entre sus dos porteros. Para Bravo sería la Liga y para Ter Stegen la Copa del Rey y la Champions League. Muchos pensaron entonces que eso era un síntoma de falta de confianza en el alemán, pero nada más lejos de la realidad.

La apuesta por Ter Stegen fue decidida desde el mismo momento en que se empezó la búsqueda del sustituto de Valdés. El Barça había seguido al joven guardameta ya desde el Mundial sub 17 disputado en Nigeria y todos los informes redactados desde entonces habían subrayado en rojo su nombre.

Después de haberle visto jugar muchas veces, en enero de 2014, Zubizarreta cierra definitivamente su contratación por unos 12 millones de euros. Los ayudantes de Zubi reconocen que “es imposible saber cuántas veces le vimos jugar”, pero fueron muchas. Sí ha trascendido la reunión que el ex director deportivo de la entidad culé y el portero mantuvieron durante seis horas en Moenchengladbach. Zubizarreta ni siquiera intentó convencerle para que fichase por el Barça porque, según recuerdan, “tenía tal cantidad de ofertas que era imposible”. Zubi se limitó a explicarle qué representaba el Barcelona y qué se iba a esperar de él si finalmente aterrizaba en el Camp Nou. El propio Ter Stegen ha reconocido recientemente que todo cuanto le explicó Zubizarreta aquel día se ha ido cumpliendo punto por punto.

El Barcelona tenía plena confianza en él. De hecho, Zubi quiso llevarlo al Camp Nou de manera inmediata para que compartiera vestuario durante unos meses con el maestro Valdés. Fue imposible y la llegada de Ter Stegen se produjo ya de cara a esta nueva temporada.

El joven portero ha reconocido en una entrevista a un diario catalán que su llegada al Barça se debe a Andoni Zubizarreta. “Vine al Barcelona por él. Me contó todo lo bueno y lo malo y era lo que me esperaba. Quería que me explicara todo y, sobre todo, que me dijera la verdad y así lo hizo”, manifestó.  La grave lesión de Valdés en el curso pasado acrecentó la sensación de urgencia en el club y muchos de sus dirigentes cuestionaron la decisión de su director deportivo de fichar a este alemán desconocido entonces. Algunos apostaban decididamente por un nombre de campanillas como era el belga Thibaut Courtois.

Sólo unos meses de entrenamientos y su participación en Copa del Rey y Champions le han servido a Ter Stegen para ganarse al vestuario y al club. Muchos ya le señalan como el portero del Barça para toda la década que viene y reconocen el acierto absoluto de su contratación.

 El jugador se ha integrado perfectamente en la ciudad y en el club. Se expresa en castellano desde el primer día y es un jugador muy apreciado y querido por los pesos pesados del vestuario. En las últimas semanas ha trascendido el comentario que ha repetido en varias ocasiones Leo Messi sobre él. Impresionado por su juego de pies en los famosos rondos del Barça. El crack argentino no dudó en exclamar: “Marc, la tocas mejor que yo”. Casi nada.

Como decimos la presencia de Ter Stegen se ha limitado hasta ahora a la Copa del Rey y la Champions. Una pequeña lesión durante la pretemporada podría haber sido la causa de que el alemán no sea titular en una Liga en la que Claudio Bravo está rindiendo a un nivel espectacular.

Las prestaciones del alemán en ambas competiciones están sorprendiendo. Seguro bajo palo, ha maravillado con su juego de pies, aquel tan importante en la decisión final de ficharle. Un dato deja bien claro su nivel en este apartado. En un partido de máxima dificultad como fue la ida de cuartos de final de Copa contra el Atlético de Madrid, Ter Stegen tocó más veces (un total de 30) y con mayor acierto (90%) que ocho de los jugadores entrenados por el Cholo Simeone.

Contra el Villarreal, en la vuelta de semifinales de la misma competición, Ter Stegen tuvo que tocar el balón 40 veces sólo en la primera mitad. Un dato estratosférico puesto que fue el jugador azulgrana que más veces lo hizo, incluso más que el propio Leo Messi. El ex del Borussia Moenchengladbach hizo lo que se espera de un portero del Barça salvando las pocas ocasiones en las que se le acercaron los rivales, pero sobre todo, ofreció una tremenda sensación de tranquilidad a los suyos. Ahora, los defensas blaugranas no  tienen miedo a ceder el balón atrás porque Ter Stegen actúa como un líbero de manera sensacional.

Al final del encuentro en el Madrigal, Ter Stegen había sumado un total de 29 pases con éxito y ayudó de manera definitiva a que el Barcelona controlase sin grandes dificultades el juego y al rival. La presión que intentó llevar a cabo el Villarreal quedó en nada en buena medida gracias a la solvencia del portero alemán con los pies. Algo parecido había sucedido ya en el Etihad Satdium frente al Manchester City de Pellegrini donde el alemán tuvo que intervenir menos (tan sólo en 15 ocasiones), pero su acierto en el pase fue de un impresionante 100%.

Estas prestaciones han provocado que la confianza de sus compañeros sea máxima. El argentino Javier Mascherano lo ha dicho públicamente y no ha dudado en pedirle al portero alemán que sea aún más práctico. En su primera temporada en Can Barça, el teutón tiene ya en el bolsillo su primera final  y luchará por llegar lo más lejos posible en la Liga de Campeones. Quizás el próximo año sea el de su consolidación como meta barcelonista también en la competición liguera.

Cuando le preguntan al propio Ter Stegen sobre su enorme capacidad para jugar con los pies, el meta lo tiene claro. “Desde muy joven me propuse jugar bien con las dos piernas, tener las dos opciones para pasar cuando tuviera la pelota, que el adversario no sepa si voy a golpear con la derecha o con la izquierda porque eso le pone en dificultad a la hora de defender”, confesó. Además reveló que sus preferencias no iban encaminadas a ser portero y eso le hizo mejor aún con los pies. “De pequeño quería ser delantero centro para meter goles y tener un papel destacado en el equipo, pero ahora es totalmente diferente. Un día se lesionó el portero y nadie quería ponerse en la portería así que lo hice yo. De haber seguido jugando como delantero centro quizás ahora no estaría aquí”, reconoció.

Lo importante es que en pocos meses ya nadie duda en el Barcelona de la calidad de Ter Stegen. El propio Xavi Hernández reconoce que “es un portero impresionante. Pero impresionante de verdad al que puedo comparar sin miedo alguno con Víctor Valdés. No sólo juega bien con los pies, es que para, tiene conceptos tácticos espectaculares y es más que valiente. Es un portero excepcional”, reconocía el centrocampista de Terrassa.

De momento y pese a los elogios, le tocará esperar su oportunidad en Liga. Bravo lo está haciendo bien en la competición doméstica y fue un fichaje pedido expresamente por el técnico en verano. La paciencia, dicen, es una virtud fundamental para triunfar en el Barcelona porque la exigencia es máxima. A ello hay que sumar el peso tremendo del legado del que fuera el mejor portero de la historia del club. “No se puede competir con su legado. Es una gran persona de la que todo el mundo habla maravillas en el vestuario”, asegura Ter Stegen al ser preguntado sobre Valdés.

El alemán tiene como gran referencia a otro mito del fútbol de su país como es Oliver Khan, pero sus virtudes son bien diferentes. En el campo, Ter Stegen golpea en balón como cualquiera de los grandes jugadores decampo que tiene el Barcelona. Dicen de él que reúne lo mejor de los grandes porteros con los pies de un gran jugador. Por el momento sus actuaciones han dejado claro que el Barcelona no está huérfano de portero tras la marcha del gran Víctor Valdés.