El Barcelona deja con vida al Manchester City

 El Barcelona deja con vida al Manchester City - champions league

El Barcelona estuvo a punto de repetir el resultado logrado hace un año en Manchester con el que dejó sentenciado el doble duelo de la pasada temporada. Esta vez los de Luis Enrique no pudieron poner la puntilla al rival a pesar de haberle pasado por encima en el primer tiempo y haber desaprovechado un penalti con el tiempo cumplido.

La primera mitad de los blaugrana fue realmente espectacular. Bajo la batuta de Leo Messi y con un de nuevo inspirado Luis Suárez de cara al gol, el bloque funcionó a la perfección sabiendo exactamente qué hace en todas y cada una de las fases del partido. En muchos momentos de la primera mitad el Barça hizo que el campeón de la Premier pareciera un equipo vulgar.

Luis Enrique puso en liza el que cada vez es de manera más clara su equipo titular. Piqué y Mascherano son sus centrales, mientras que en el centro del campo el tridente formado por Sergio Busquets, Iniesta y Rakitic se va poco a poco consolidando. El equipo ha ganado desde hace semanas en potencia física y también en verticalidad, algo que se le había criticado en muchas ocasiones durante el curso pasado. El Barça del Etihad en esos minutos recordó mucho al de sus mejores tiempos, con una presión asfixiante y negándole a los citizens cualquier posibilidad de crear peligro. De hecho, desde el minuto 8 de partido, con un tiro de Milner, hasta el tiempo añadido con Nasri, los de Pellegrini no se acercaron a Ter Stegen.

En esos instantes, el Barcelona campaba a sus anchas con un Leo Messi en plan estrella. Dominaba, ordenaba, presionaba y aceleraba a los suyos en el momento justo. Desde la banda derecha y con total libertad, Messi no dejó de crear juego hasta que un centro al área que Suárez no pudo controlar acabó en gol tras el mal despeje de Kompany. Sólo 16 minutos de juego y el Barça ya tenía el preciado premio de un gol fuera de casa y lo que es mejor, la sensación de que a este City se le puede hacer daña con facilidad. Suárez echaba mano de su versión más killer para poner por delante a los catalanes.

Lo cierto es que ahí el City acusó claramente el golpe y el Barça, que olió sangre, no iba a dejar pasar la ocasión de golpear de nuevo. Primero la tuvo de nuevo Suárez al quedarse completamente solo delante de Hart tras un gran pase de un Neymar un tanto desdibujado de nuevo. El portero pudo salvar esta pero no la siguiente. Después de 26 pases, Messi aceleró en la frontal para asistir a Jordi Alba por la izquierda. Su centro al área lo aprovechó Suárez para poner el cero a dos en el marcador.

Cuarto gol en lo va de Champions para el uruguayo y con tan solo media hora de eliminatoria por el estadio inglés se paseaba ya el fantasma de la eliminación europea. Hasta el descanso el Barça tuvo a los ingleses a su merced. Zabaleta evitó el gol de Neymar en el 32 y Alves estrelló un tiro en el larguero ya en el 44.

Era lógico pensar que tras la reanudación el City intentaría atacar al Barça. No le quedaba otra si no quería un resultado de escándalo. Al Barça le costó un mundo controlar el partido  y el City muy pronto empezó a crear peligro. Los de Pellegrini presionaban muy arriba y el Barça ni siquiera era capaz de hacer uso del contragolpe. Mascherano y Piqué tuvieron que multiplicarse por las constantes apariciones de hombres como Silva, Nasri o el Kun Agüero. De tanto intentarlo el City acabó por acertar. Lo hizo Agüero tras un taconazo genial de Silva en el 69. Nada pudo hacer Ter Stegen.

Parecía que al Barcelona le tocaría sufrir hasta el final. Luis Enrique dio entrada a Mathieu por un Rakitic con tarjeta amarilla para proteger su marco y la victoria por la mínima. En esas el Barça respiró con la expulsión de Clichy, que vio la segunda amarilla por una dura entrada sobre Dani Alves.

Al Barcelona le vino de perlas porque ahí pudo recuperar el resuello y el control del balón y del partido. Los azulgrana comenzaron a tocar más y mejor y el City notó el desgaste y se limitó a intentar que el mal no fuera a más. Por su parte el Barça pareció darse por satisfecho y no buscó abiertamente la puerta de Joe Hart pese a contar con un jugador más sobre el terreno de juego.

Aún así, los de Luis Enrique iban a tener en el último suspiro del tiempo añadido la oportunidad de sentenciar la eliminatoria. Messi buscó la línea de fondo por el lado izquierdo y Pablo Zabaleta cometió penalti. El diez del Barça tenía la ocasión perfecta para certificar una actuación personal simplemente genial, pero falló. Y falló por dos veces, porque después de la parada de Hart, el rechace llegó directo a la cabeza del crack argentino que envió el balón fuera incomprensiblemente. La imagen de Leo lamentándose en el césped parecería la de una derrota, aunque no es así. El Barça se lleva de Inglaterra un resultado excelente y la idea de que es claramente a este City nuevamente decepcionante. Con todo, el doble error final de Messi deja también un cierto sabor agridulce de lo que pudo ser y no fue. Todo se decidirá en el Camp Nou con todo a favor de un Barcelona que, como se vio en Manchester, es superior al City.

Tras el partido, el entrenador del Barcelona, Luis Enrique, quiso dejar claro que “le doy una nota altísima al equipo.  Hemos sido netamente superiores al rival en la primera mitad con un excelente nivel de juego, pero estoy seguro de que en casa necesitaremos volver a ganar. La eliminatoria no está ni mucho menos sentenciada”. Los periodistas no dejaron de recordarle que el encuentro de vuelta se disputará a muy pocos días del Clásico en el Camp Nou. Luis Enrique aseguró que “la semana del partido de vuelta no se ve de otra manera porque el objetivo será el mismo: ganar independientemente del resultado que hemos conseguid aquí. Los jugadores del City son todos internacionales y tienen un altísimo nivel por eso estamos ante una eliminatoria muy complicada.” El técnico asturiano quiso destacar el juego de los suyos aunque “hay algún aspecto que tenemos que mejorar, aún así, quiero felicitar a los jugadores por su gran actitud y trabajo dentro del campo. Los primeros 45 minutos han sido realmente buenos, hemos generado superioridad en el centro del campo y ellos no han podido encontrar a Silva entre líneas. Sin embargo, en la segunda mitad, ellos han presionado mucho más y hemos sufrido, pero aún así el resultado es justo a nuestro favor.”

Sobre el penalti fallado por Leo Messi recordó que “solo fallan los que se atreven a tirarlos y nuestro lanzador es Leo” y aseguró que “ha sido una gran victoria en un partido en el que hemos tenido muchas oportunidades, especialmente, en el primer tiempo. Nos sentimos orgullos pero aunque hubiéramos ganado 1- 3 la eliminatoria seguiría estando abierta. Habrá que trabajar mucho para ganar el partido”, cerró.

Por su parte, Andrés Iniesta manifestó estar “muy satisfecho con el resultado”, pese a la desgracia de la última acción con el penalti que ha fallado Leo, pero recordó que  “aun habiendo ganado 1- 3, la eliminatoria seguiría abierta”. El manchego quiso destacar que “nos vamos con muy buenas sensaciones. Era importante dar una buena imagen después de la derrota del sábado contra el Málaga. Ellos han tenidos sus ocasiones, pero el equipo ha hecho un gran trabajo”, añadió. Además aseguró que el “el City será aún más peligroso en el Camp Nou con este resultado por eso habrá que estar con la misma concentración”.

La otra cara de la moneda era el técnico local, Manuel Pellegrini, quien lamentó la derrota, pero se mostró satisfecho con el juego mostrado por los suyos durante la segunda mitad tras reconocer que “en el primer tiempo o hemos dado tres pases seguidos”. Además añadió que “hemos disputado dos partidos totalmente diferentes hoy.  En la primera mitad, empezamos a jugar mal desde que recibimos el primer gol y en la segunda mejoramos bastante, recortamos diferencias y tuvimos muchas ocasiones”. El chileno no dudó a la hora de reconocer que “en el primer tiempo no hemos sido capaces de dar tres pases seguidos, cometimos un error y lo pagamos caro. Después logramos retomar la calma y jugar mucho mejor”, indicó.

Para el ex entrenador del Villarreal y del Real Madrid, los vigentes campeones de la Premier consiguieron por lo menos “seguir vivos en la eliminatoria gracias al gol del Kun”. Además, cerró su comparecencia ante los medios de comunicación reconociendo que “no es el mejor resultado que podíamos lograr en casa, pero vamos a ir a Barcelona con toda la intención de remontar. Tenemos equipo para hacerlo y sería muy importante demostrar que estamos a su altura”, concluyó.

El City buscará una remontada en el Camp Nou que, visto lo visto, parece tarea ardua para los hombres de Pellegrini.