Los dos favoritos no fallan en los primeros cuartos de final

basket

La Copa de Rey de baloncesto es uno de los eventos deportivos más esperados cada año en el calendario deportivo español. La sede de la copa en este 2015 es Las Palmas de Gran Canaria y allí se dan cita los mejores equipos de lo que va temporada en el baloncesto nacional.

Como suele ocurrir cada año, Madrid y Barcelona llegan a la competición como máximos favoritos para la victoria final, pero este año se les ha colado en la apuestas un Unicaja de Málaga que sigue líder en la Liga Endesa y que parece más que capacitado para darle un buen susto a cualquiera de los dos grandes. Veremos hasta dónde puede llegar el conjunto entrenado por Joan Plaza.

Catalanes y andaluces fueron los encargados de abrir esta Copa con dos compromisos más que complicados. Los de Xavi Pascual se medían a un Valencia Basket que está muy lejos de su nivel del año pasado, pero que tiene jugadores en su plantilla de gran categoría como el veterano Rafa Martínez. Por su parte, el Unicaja de Málaga debía medirse con un siempre correoso y competitivo Bilbao Basket.

Empezamos con el partido entre el Barça y el Valencia, un partido que el año pasado dio grandes momentos, sobre todo, en las semifinales de la liga. El conjunto entrenado por Xavi Pascual consiguió imponerse y meterse en semifinales gracias a su espectacular acierto desde la línea de tres puntos, 13 de 21, un 61 por ciento. Los blaugranas más acertados de cara al aro rival fueron Álex Abrines y Justin Doelmann, ambos con 16 puntos, y ayudaron de manera decisiva a los suyos a sellar la que era su tercera victoria de manera consecutiva frente a los taronja en este torneo. Dublevic, con 19, y Van Rossom, con 11, fueron los mejores en el equipo entrenado desde no hace demasiado por Carles Duran. Pese al gran acierto del Barcelona, los valencianos aguantaron casi hasta el final del choque.

Los dos favoritos no fallan en los primeros cuartos de final

Sorprendió el enorme ritmo anotador de los dos equipos en los primeros compases del partido. Máxima igualdad en el electrónico con un enorme acierto en el tiro de hombres como Doellman, Pablo Aguilar y Sato.

Las rotaciones en los hombres de Pascual sirvieron para que el Barça tomara la iniciativa. La entrada en pista de Pleiss y Mario Hezonja, que firmó una espectacular racha de ocho puntos consecutivos, entonó al FC Barcelona, que tomó el mando al término de un igualado primer acto (25-21).

En el segundo tiempo, los interiores ‘taronjas' Dubljevic -diez puntos, pero con tres faltas personales- y Harangody sostuvieron al cuadro de Duran (32-31, min. 14).

El Valencia se mostró tremendamente activo en ataque, y por muchos momentos, logró algo al alcance de muy pocos, desactivar a un Ante Tomic que iba a acabar el partido con una tarjeta bien discreta. Seis puntos, cuatro rebotes y solo 13 de valoración. Los levantinos controlaron el rebote defensivo y así lograron imponer su ritmo, pero las pérdidas de balón castigaron su buen trabajo con un parcial de seis a cero (44-36).

Cuando expiraba el cuarto una canasta del hombre más entonado de los naranjas, Pablo Aguilar con ocho puntos y 12 de valoración, volvió a meter a su equipo en el encuentro una vez llegados al descanso (44-38).

Tras la reanudación los dos equipos continuaron con su gran acierto desde el triple, nueve y ocho aciertos, respectivamente, pero iban a ser Doellman y Brad Oleson quienes asumieran el protagonismo para que los catalanes lograsen la que era su mayor rente en todo el partido. Corría el minuto 25 y los de Pascual mandaban por diez puntos en el electrónico.

Para entonces, los pupilos de Xavi Pascual ya habían incrementado y de qué modo la intensidad de su defensa interior algo que obligaba a los valencianos a seguir exprimiendo el recurso del lanzamiento desde el triple. Ahí su acierto bajó y Abrines aprovechó la circunstancia para seguir manteniendo por delante al Barça.

Duran apostó por dar entrada de nuevo al pívot montenegrino Dubljevic y tuvo la ocasión de acercar a su equipo al cierre del tercer acto, pero erró el triple sobre la bocina (62-57).

Así se llegó al desenlace con el último cuarto. Dubljevic apretó más aún el marcador cuando puso a los suyos a tres, pero dos triples consecutivos de Álex Abrines (el escolta firmó un fantástico cuatro de cuatro en este apartado) y una canasta de dos de Juan Caros Navarro, llevaron la distancia de los azulgrana hasta los once puntos con solo siete minutos por jugar.

El Valencia, pese a todo, no quiso rendirse y siguió buscando sus oportunidades de meterse en el partido poniendo el choque en tan solo cuatro puntos de distancia cuando quedaban 38 segundos para el final. Pascual no quiso arriesgar y no dudó en solicitar un tiempo muerto para atar las cosas. Los suyos siguieron fallando y a punto estuvieron de pagarlo bien caro. Pese a todo, los taronja no acertaron y Abrines sentenciaría con un tiro libre que cerraba el partido con el definitivo 85- 80.

Para Xavi Pascual la clave del encuentro estuvo en que “nos hemos pasado muy bien el balón, aunque ni siquiera así pudimos romper el partido en ningún momento. Tuvimos ocasiones para hacerlo pero nunca conseguimos aprovecharlas. Sobre este punto hemos hablado mucho en el vestuario”. Pese a esa ligera crítica, el técnico catalán no dudó en asegurar que los suyos “han hecho un partido muy completo ante un rival que no da facilidades y que es muy duro”.

Por su parte Álex Abrines ha incidido en esa misma idea al asegurar que “hemos hecho un partido completo a lo largo de los 40 minutos delante de un equipo admirable que no se ha rendido en ningún momento del choque”. Además quiso resaltar también que “el acierto desde la línea de tres deja bien claro que hemos movido bien la pelota”. El escolta fue el más destacado del partido también en ese aspecto del juego.

Menos feliz se mostraba el técnico del Valencia, Carles Durán, quien consideró que “el Barcelona ha castigado duramente nuestras pérdidas de balón. En la primera mitad hemos ido a remolque debido a las pérdidas de balón y eso ha hecho que se jugase a su ritmo aunque lo hemos hecho bien y no nos hemos descolgado. En el tercer cuarto sí que hemos dado un paso atrás y además ellos han tenido un gran acierto que ha impedido nuestra remontada”.

El capitán valencianista, Rafa Martínez, ha subrayado “el gran acierto exterior que ha tenido el Barcelona en el tiro exterior y aún así hemos estado a punto de remontar”. Además ha añadido que “no nos hemos dejado ir y hemos competido bien, pero el Barça ha aprovechado nuestros errores y se han llevado el partido”.

El Barcelona se medirá en semifinales a un Unicaja que resolvió con solvencia su compromiso frente a Bilbao Basket. Cumplió con solvencia como favorito frente a un rival que no se lo puso fácil.

Granger con 18 puntos y Kuzminkas con 15, fueron los máximos anotadores del líder de la liga, mientras que Bertans y Colom destacaron entre los de Sito Alonso. El arranque fue vibrante con un gran acierto en ataque por parte de los dos, especialmente desde el triple. Ninguno de los dos equipos fue capaz de irse en el marcador aunque si es verdad que la diferencia de calidad en las rotaciones hizo que Unicaja gobernara el partido. Marko Todorovic fue la gran referencia ofensiva de los hombres de negro, mientras que Granger  Toolson seguían marcando el paso desde el triple.

En el segundo tiempo, el Bilbao Basket estuvo mucho más metido en el partido y consiguió muy rápidamente igualar la contienda a 33 puntos gracias al buen trabajo de Quino Colom. Los bilbaínos llegaron a soñar con eliminar al conjunto más en forma del baloncesto español.

Sin embargo, cinco puntos seguidos de Kuzminskas-13 puntos, cinco rebotes y 20 de valoración- y un triple de Vasileiadis-siete para Unicaja al descanso- propiciaron que los jugadores entrenados por Joan Plaza de fueran al descanso con ventaja en el marcador (41-37).

Son muchos los recursos que posee este equipo así que muy pronto se fueron de doce en el marcador con el acierto de Toolson, Green y Markovic. No por ello renunció Bilbao Basket a pelear el encuentro. Bertans y Álex Mumbrú lo intentaron todo, pero de nuevo el abierto de Granger dejó el partido con un más 11 (63-52).

A partir de ahí los de Plaza apretaron más aún en defensa para dejar sin opciones a Bilbao. El tercer cuarto iba a acabar con nueve puntos a favor de los andaluces. Parecía cosa hecha su pase a semifinales, pero Sito Alonso puso en cancha a sus dos bases, López y Colom, y los bilbaínos se acercaron hasta los cinco puntos. Markovic, con un triple, sentenció el partido a favor de los malagueños.

Tanto el Barcelona como el Unicaja mostraron sus credenciales como favoritos a la victoria final. Las semifinales medirán el momento de cada uno. Será, sin duda, un auténtico partidazo, una final anticipada entre dos equipos que se conocen a la perfección y que son capaces de todo.