Las cuotas en las apuestas deportivas: ¿qué son y cómo funcionan?

 

Las cuotas son, sin duda, uno de los términos que más comúnmente aparecen en el vocabulario de las apuestas deportivas. Parece fácil pensar que, si es de uso tan común, todo buen aficionado a las apuestas on line sabrá perfectamente de qué estamos hablando.

Pese a esto, desde www.comparadorapuestas.net hemos decidido dedicarles nuestro artículo de hoy para que todos aquellos que ya las conozcan puedan profundizar un poco más en su naturaleza y características, y por otro lado, aquellos que apenas estén comenzando su aventura en las apuestas, puedan empezar a familiarizarse con este término.

El término cuota nos acompañará para siempre en nuestro viaje por el mundo de las apuestas on line, así que, cuanto mejor las conozcamos y mejor manejemos sus mecanismos, mejor será el resultados de nuestras selecciones.

 

Definición y tipos de cuotas

Una cuota no es nada más y nada menos que el beneficio neto que recibirá un apostante que haya acertado su selección. Expresado en forma matemática la cuota es igual a la ganancia neta más la cantidad de dinero que hayamos apostado en esa selección en concreto.

Vamos a ir, poco a poco, explicándolo porque sabemos que nos es sencillo de entender así, de buenas a primeras. Además, los ejemplos que os vamos a ofrecer os ayudarán a entender su funcionamiento que, al fin y al cabo, no deja de ser lo más importante.

Imaginemos que hemos decidido apostar 10 euros a un equipo cuya cuota es de 1,3 euros por cada euro que hayamos apostado y que ese equipo gana. Así sería la operación que deberías realizar para calcular lo que acabarás cobrando de parte de la casa de apuestas:

10 euros x 1,3 = 13 euros. Tu beneficio será de 13 euros – 10 euros = 3 euros.

A pesar del ejemplo que os acabamos de ofrecer, existen muchos tipos diferentes de cuotas. Es conveniente que conozcáis todas porque es muy probable que os acabéis encontrando con unas u otras en algún momento de vuestra experiencia a la hora de apostar on line.

Las cuotas decimales o europeas: son las que más comúnmente verás en tus apuestas. Estas cuotas siempre van a ser iguales o superiores a 1 y pueden incluir hasta tres cifras decimales en función de la casa de apuestas a la que nos refiramos. Lo que nos están indicando en todo momento estas cifras es la ganancia bruta que se puede obtener de una apuesta en concreto.

Vamos a aclarar algunos conceptos que deberéis manejar habitualmente y que consideramos que precisan de una aclaración previa para su perfecto uso.

Uno de estos conceptos será el de ganancia bruta. Esta cifra es la resultante de multiplicar la cantidad que hayamos decido apostar en un evento en concreto por la cuota que ofrece para él una casa de apuestas en concreto.

Otro será el de ganancia neta. Obtendremos esta cifra al restarle a la ganancia bruta la cantidad que hayamos apostado.

Una vez definidos los conceptos, vamos a verlos en ejemplo prácticos concretos para que todo quede mucho más claro aún. Imaginemos que hemos decidido apostar 40 euros en un partido determinado. Veamos cómo serían nuestras ganancias en función de las cuotas que manejemos:

Gana equipo A= cuota de 1,3      GB=40 x 1,3=52 euros       GN= 52 – 40= 12E

Gana equipo B= cuota 2,8           GB= 40 X 2,8= 112 E          GN=112-40= 72 E

Empate entre A y B = cuota 2,9     GB= 40X 2,9= 115 E      GN= 114 – 40= 74 E

 

-Cuotas fraccionarias o inglesas: se les conoce con este segundo nombre debido a que apenas son usadas fuera del Reino Unido. Lo que nos van a indicar es la fracción que existe entre la ganancia neta / cantidad apostada.

Vamos a ver otro ejemplo, siempre tan útil para comprender perfectamente de qué estamos hablando. Imaginemos que tenemos una ganancia en una cuota de 3 / 1. Lo que nos está expresando esta proporción es que habremos ganado un euro por cada tres que hayamos decidido apostarnos.

Como decimos, pocos apostantes usan este sistema de cuotas fuera de las islas británicas, así que no dudes en usar el primero que te hemos ofrecido, si te parece más sencillo y adecuado a tus necesidades. En el ejemplo concreto que hemos visto, es fácil pasarlo al sistema decimal. Bastará con que hagas la división y le restes 1. Sería así: 3 / 1 -1 = 2.

-Cuotas americanas: de buenas a primeras os va a parecer el sistema más complicado de cuantos hayamos visto. Su nombre procede del hecho cierto de que son el modelo más usado en las casas de apuestas norteamericanas. Es un sistema totalmente diferente al resto y su particularidad estriba en el hecho de que puede ser positivo o negativo en función de si la cuota en juego es superior o inferior a lo que en el sistema decimal equivaldría a 2.

Sería positiva si la cuota es mayor o igual a 2. Esta cuota indicaría la ganancia neta que podemos conseguir si apostamos 100 unidades. Imaginemos que la cuota es de + 150. Si apuestas 100 euros y ganas, la cantidad que te embolsarías sería de 150 euros.

Por el contrario, sería negativa si la cuota es menor de 2. La cuota nos va a indicar la cantidad exacta que deberemos arriesgar en nuestras apuestas para obtener una ganancia de 100 euros. Si la cuota está situada en – 300, ganarás 100 euros por cada 300 que apuestes.

Como decíamos, se trata de un sistema mucho más complejo que el decimal, así que, si lo prefieres, puedes usar el otro, algo que se haría de la siguiente manera:

-En el caso de las positivas: cuota / 100 +1

-En el de las negativas: 100 / cuota en valores absolutos + 1

 

¿Cómo se calculan las cuotas?

 

Para el cálculo de las cuotas, existen dos conceptos básicos que las casas de apuestas tienen muy en cuenta en todo momento y que nosotros deberemos manejar con soltura.

-El cálculo estadístico de probabilidades: en esto aparecen multitud de variables distintas. Es la parte en la que siempre os recomendamos un importante trabajo de recogida y análisis de la información que os ayude a decidir vuestras selecciones. Entran en juego cuestiones de lo más variadas como las rachas de juego y resultados en los que lleguen los equipos o los jugadores, las posibles lesiones o sanciones que impidan a algunos de ellos jugar, si el entrenador aprovechará ese encuentro para dar descanso a sus cracks y un largo etcétera de cuestiones importantes en las que tú mismo deberás trabajar para que no se te escapen asuntos que puedan tener cierta importancia.

-El margen de beneficio: es evidente de qué se trata. Las casas de apuestas son empresas que buscan un beneficio económico, de ahí que estudien hasta el más mínimo detalle la cantidad que puedan obtener de cada operación que realicen sus usuarios. Ya os hemos ofrecido un artículo dedicado en exclusiva a esta cuestión.

Conociendo estos dos datos, ya podremos calcular las cuotas que se van a establecer de cara a los eventos que más nos puedan interesar. Las casas de apuestas son las encargadas, obviamente, de fijarlas y deberán hilar muy fino en este sentido ya que, si las ponen muy altas, no ganarían apenas dinero, y si las ponen  muy bajas, nadie apostaría en ese evento ya que no reportaría beneficios.

 

Las cuotas son indicadores que varían, ¿por qué?

 

Una de las características fundamentales de las cuotas es que no permanecen inalterables, sino que varían en función de ciertas cuestiones. Desde luego, no lo hacen por un simple antojo de las casas de apuestas, sino que todo va a depender en buena medida de las apuestas que acaben realizando sus propios usuarios. En líneas generales, cuantas más apuestas se hagan por un equipo en concreto, más bajas serán las cuotas que vayan a ofrecer las casas de apuestas y viceversa, claro está.

Lo que nos indican las cuotas no es otra cosa que la probabilidad de que el resultado que estamos indicando vaya a suceder y es por eso que pueden experimentar muchas variaciones.  Además, las cuotas van a ser mayores cuanto más lejos estemos del evento en cuestión para irse ajustando más y más cuanto más nos aproximemos al mismo.

Las casas de apuestas son las encargadas de establecer las cuotas y, por supuesto, también lo son a la hora de variarlas. Podrán hacerlo en el momento que quieran, pero la cuota que se le aplique a tu apuesta será la que hubiera en el momento en el que tú la cerraste. En ese sentido, las cuotas son absolutamente inalterables. En cierta manera, las cuotas nos están indicando también el riesgo que corremos con nuestras apuestas. El riesgo suele ser correspondido con las posibilidades de obtener mayores ganancias es por eso que, cuanto más alta sea la cuota que nos ofrecen las webs de apuestas, menos opciones habrá de que esa selección ocurra.

Si hay un tipo de apuestas en las que más van a variar las cuotas es con las apuestas en directo. Tiene una parte más que razonable de lógica ya que con el evento en marcha vamos a ir conociendo muchos más datos y cuestiones de relevancia de cara a su propio desarrollo. Vas a comprobar las ganas y motivación de unos y otros, el día que tienen de cara a gol, la estrategia que usan…

Toda esa información puede acabar siendo fundamental de cara a nuestras apuestas, de ahí que las cuotas de los eventos en directo sufran constantes modificaciones a lo largo del mismo. Será la habilidad del apostante quien determine hasta qué punto será capaz de sacarle todo el rendimiento posible a esa circunstancia.

Evidentemente, habrá que tener muy en cuenta todas estas circunstancias para ser capaces de jugar mejor en esta modalidad tan apasionante para todos como compleja. Lo contrario supone casi una garantía de pérdidas.

En definitiva y ya a modo de conclusiones finales, diremos que las cuotas son elementos de enorme importancia para los apostantes y que debemos considerarlas de ese modo. Recuerda que las cuotas más bajas, o sea, las menos interesantes, irán siempre a parar a los equipos favoritos que tienen mayores opciones de ganar el evento en cuestión. Lógicamente, los equipos con menos opciones, llevarán las cuotas más altas y sus victorias nos reportarán mejores beneficios.

Además, recuerda el consejo que ya te hemos ofrecido en muchos otros artículos. Usar un comparador de apuestas es de gran importancia para que no dejes escapar ninguna buena oportunidad para hacer tus selecciones. Las casas de apuestas suelen ofrecer buenas ofertas jugando con las cuotas en aquellos eventos que consideren oportunos y no siempre estaremos al tanto a no ser que usemos un comparador.

En definitiva, no menosprecies jamás las cuotas y buscad siempre aquellas que puedan ser más interesantes. Al fin y al cabo son ellas las que marcan la barrera entre el ganar o perder en vuestras selecciones.