Cuanto debemos apostar para ganar con nuestras apuestas

sist3

Puede que en muchas ocasiones uno acabe pensando que las apuestas deportivas consisten, simplemente, en ser capaces de acumular el mayor número de picks acertados que nos sea posible. En realidad, lo que necesitamos para ganar con cierta continuidad con nuestros pronósticos es bastante más que eso.

Como os hemos indicado en muchos de nuestros artículos, la experiencia que vayas acumulando acabará siendo la clave que te indique qué cosas son de verdad importantes y cuáles son menores. Como casi todo en la vida, tendrás que ir probando y cometer muchos errores hasta que seas capaz de mejorar y lograr buenos resultados.

Si eres de los que están empezando en el apasionante mundo de las apuestas deportivas on line, date el tiempo que necesites para ir adquiriendo tablas. Sin embargo, si ya acumulas cierta experiencia y crees que ha llegado el momento de dar un paso más para obtener mejores resultados, presta mucha atención a todos los consejos que aquí te podemos ofrecer.

La clave es obtener rentabilidad con tus aciertos

 

Será una cuestión puramente matemática darse cuenta de que no sirve de nada acertar muchos picks si las ganancias que nos aportan no alcanzan casi ni a cubrir nuestras inversiones. Por citar algún ejemplo claro, acertar que el FC Barcelona o el Real Madrid ganan su partido de Liga contra rivales menores no va a ser un gran negocio para nosotros si se ofrecen cuotas de 1.10 o similares.

Por tanto, debemos encontrar el equilibrio que nos permita sentir confianza en las apuestas que vamos a realizar y que las mismas sean lo suficientemente atractivas con sus cuotas como para dejarnos beneficios.

Dicho de otro modo, lo ideal para nosotros los apostantes sería ser capaces de localizar en los picks que ganemos las apuestas mayores y dejar para los errores las apuestas más pequeñas. Reconocemos ya de antemano que no se trata de una misión demasiado fácil, pero esperamos ser capaces de ofreceros algunas claves que os ayuden a llevarla a cabo.

Una vez más es fundamental el concepto de stake. Como seguro sabéis por nuestros artículos, el stake marca el nivel de confianza que tenemos hacia una apuesta. El baremo que le aplicamos va siempre del 1 al 10. El 10 marca la confianza absoluta y de ahí hacia abajo hasta la falta total de la misma.

Como también os explicamos en su momento, cada número de stake se corresponde a un porcentaje del stake que situaremos en esa apuesta en función de la confianza. Así, por poner algún ejemplo, lo más normal es hacer corresponder el stake 1 con el 1 % de nuestro bankroll. Eso quiere decir que, si aplicamos un stake 1 a un evento, apostaremos en él el 1 % de nuestro bankroll y así sucesivamente. También es cierto que hay apostantes que prefieren seguir otra lógica, aunque esta que os explicamos aquí sigue siendo la más habitual.

Vamos a explicaros antes de seguir adelante algunos conceptos y tipos de stake para que sepáis bien de qué estamos hablando y podáis actuar en consecuencia:

 

-Stake fijo: se trata del método más simple de cuantos podáis emplear y no consiste más que en usar siempre el mismo stake con independencia del tipo de apuesta que estemos realizando. Es una estrategia que tiene sus dificultades y que necesita de una total confianza en lo que hacemos puesto que cada pick es visto de igual modo. El baremo de confianza que le otorguéis a cada pick será clave para intentar lograr cierto éxito con nuestras apuestas.

 

-Stake variable: es muy diferente al modelo anterior ya que vamos a asignarle un stake diferente a todas y cada una de las apuestas que realicemos. Siendo así, parece evidente que nuestro éxito dependerá casi que de manera absoluta de nuestra capacidad para acertar a la hora de asignar esos stakes de manera adecuada.

En este sentido, podremos disponer de dos formas de hacerlo. La primera de ellas consiste en asignar siempre un porcentaje. Con esto lo que estamos haciendo es que con cada apuesta que hacemos varía la cantidad que emplearemos para la siguiente, pero también podremos actuar de otra manera. Podemos asignar el porcentaje que nos parezca adecuado sobre el bank que disponemos en principio y cambiarlo tan solo cuando veamos que hemos llegado a alguno de los objetivos que nos hubiéramos marcado como apostantes. Por daros un ejemplo fácil, si arrancamos nuestras apuestas con 1000 euros ponemos como stake 10 y lo vamos cambiando cuando hayamos ganado 400 o 500 euros.

Sistemas que nos guían a la hora de decidir cuánto apostar

Hasta ahora, todo cuanto hemos visto comparte una cualidad: todos esos sistemas dependen de un stake, bien sea otorgado por el propio apostante o bien sea fijo. Pese a que pueda parecer lo contrario, incluso cuando somos nosotros mismos los encargados de otorgar ese stake seguimos exactamente con el mismo problema que supone no estar seguros nunca de cuánto debemos apostar.

pr2

Para que tengáis una visión más amplia de este tipo de cuestiones vamos a explicaros también una serie de sistemas con los que el apostante no tendrá que decidir ya que es el propio sistema el que le guiará a lo largo de su experiencia de apuesta. Muchos de los sistemas que hoy vamos a ver de manera resumida podréis conocerlos con mayor profundidad en todos los artículos que os hemos ofrecido sobre esta cuestión en nuestra sección “Experiencia”. Os recomendamos encarecidamente su lectura si queréis lograr un conocimiento mayor sobre estos sistemas, pero también si sois novatos en el mundo de las apuestas y queréis sumergiros a tope desde el primer momento en todo aquello que envuelve este complejo mundo:

 

-Martingala: es un sistema muy habitual en otros juegos como puede ser la ruleta. Su uso en las apuestas deportivas es también de lo más habitual y consiste en ir aumentando la apuesta que realizamos de tal manera que siempre que acertemos logremos ganancias. La gran dificultad que encierra este sistema es que puede resultar enormemente difícil volver a recuperarse después de entrar en una mala racha. Las causas pueden ser variadas, pero las más habituales suelen ser las propias limitaciones de nuestro bankroll o que la casa de apuestas imponga límites en nuestras apuestas. En ambos casos, como veis, recuperarnos de nuestras pérdidas puede ser harto complicado.

 

-Sistema Paroli: en muchas ocasiones lo veréis aparecer como anti martingala. Las características básicas de este sistema consisten en subir nuestra apuesta en caso de acertar y bajarla si vemos que acumulamos errores. Este sistema suele tener mucho éxito en el momento en el que acertemos en eventos que disponen de cuotas bajas, pero que tienen una enorme probabilidad de que la acertemos. Esto se conoce por el simple hecho de que podremos llegar a cantidades bastante importantes si logramos encadenar una buena racha de resultados.

-Sistema de Kelly: estamos, muy probablemente, ante el sistema más complejo de cuantos hemos analizado hasta ahora. En este sistema, las cantidades que apostaremos se van a decidir en función del value. Si todos los sistemas que os estamos ofreciendo ahora aportan una guía para el apostante, este es sin duda el que menos lo hace de todos ellos. Decimos esto porque será el apostante quien deba asignar la probabilidad de éxito en el evento que desee. Si deseáis aplicar este sistema deberéis calcular antes qué porcentaje del bankroll es el que se debe apostar con una simple fórmula. Es esta:

Porcentaje = Cuota * (Probabilidad / 100) – 1 / (Cuota – 1) * 100

 

Vamos a ver si con un ejemplo práctico nos resulta todo un poco más sencillo. Si en un partido cualquiera de la liga española de fútbol pensamos que el equipo local tiene un 50 % de posibilidades de hacerse con la victoria y la cuota que se ofrece por esa posibilidad es de 2.15, este sería el resultado que lograríamos con nuestra fórmula:

 

2.15 * (50 / 100) – 1 / (2.15 – 1) = 8.62. Este es el porcentaje que deberíamos apostar a la victoria del equipo que actúa como local.

 

Como seguramente estáis pensando ya, se trata de un sistema bastante agresivo ya que supone apostar nada menos que el 8 % de nuestro dinero disponible y eso no lo haremos más que en contadas ocasiones. Siempre que el resultado que obtengáis tras aplicar esta fórmula sea así de elevado, nuestro consejo es que lo dividáis entre dos y juguéis esa cantidad. Se trata de un buen sistema para no acabar apostando demasiado y arriesgar una cantidad exagerada de nuestro dinero. Recordad que lo fundamental en cualquiera de los sistemas que hemos explicado es que seáis capaces de mantener el control de la situación en todo momento evitando así entrar en pérdidas demasiado elevadas.

ap3

 

Con toda la información que tenéis en las manos, ahora os toca a vosotros decidir sobre cuál es el sistema que mejor se ajusta a vuestros objetivos como apostantes. Conocer las opiniones de otros apostantes puede ser algo muy positivo, pero tomarlas solo como informaciones complementarias y no creáis nunca en fórmulas mágicas.

Todos y cada uno de los sistemas que hemos visto tienen pros y contras y, por supuesto, ninguno de ellos es perfecto ni infalible.

Los defectos más habituales de estos sistemas y que hemos podido extraer de los comentarios de muchos apostantes son de lo más variados. Al sistema Martingala y al Anti Martingala se le achaca el hecho de que rara vez pueden acabar siendo de verdad rentables en el largo plazo. Eso ha hecho que muchos apostantes directamente los descarten como métodos válidos para gestionar su bankroll.

Al stake fijo suelen achacarle que el value es bien diferente en función del grado de confianza que haya logrado reunir el apostante de cara a una apuesta en concreto. Algo parecido se le achaca al sistema Kelly en el que el value puede acabar influyendo demasiado en los apostantes cuando se disponen a asignar la cantidad de dinero que estiman oportuno. Con el método Kelly, puede ocurrir que aparezca una apuesta enorme en eventos no muy probables por el simple hecho de que tienen cuotas excesivamente altas.

 

Como veis, podremos encontrar opiniones para todos los gustos así que no nos resistimos a recomendaros de nuevo mucha tranquilidad antes de decidiros por el sistema que más os convenga. Leed con muchas atención todos y cada uno de los artículos que hemos publicado sobre el tema y tened siempre bien presentes vuestros límites y vuestros objetivos. El control de vuestro stake es una de las claves más importantes de cara al posible éxito de vuestras apuestas así que bien haréis en tomaros este tema con toda la seriedad y el rigor que merece. Informaros con calma y empezad a disfrutar de las apuestas deportivas con toda su emoción y con más garantías de éxito.