Cómo gestionar bien las malas rachas al apostar

apuestas1

Muchos de vosotros lleváis siguiéndonos a lo largo de estos últimos meses de aventura en www.comparadorapuestas.net. Los que leéis a diario nuestros artículos sabéis de primera mano que hemos hablado en muchas ocasiones de la importancia que tiene la psicología y la frialdad para ser un buen apostante.

Si recuerdas a bote pronto alguno de nuestros consejos, quizás pienses en las muchas veces que os hemos dicho que nunca debéis apostar con el corazón, que las emociones y los nervios no son buenos compañeros de viaje para el buen apostante y que establecer límites al gasto o al número de apuestas que hacemos es vital para controlar nuestro bankroll y evitar pérdidas.

El boom de las apuestas deportivas on line ha ido acompañado por la aparición de miles de sitios web en los que se ofrecen consejos de todo tpo a la hora de hacer vuestras apuestas. Como os hemos advertido ya en alguna que otra ocasión, debéis huir de todos aquellos que quieran daros la imagen de que apostar es una actividad sencilla en la que es muy fácil ganar si conoces el truco perfecto. No nos cansaremos de recordaros que esto no es así, que no existen fórmulas mágicas y que lo único que puede estar de tu lado son las estrategias que os hemos ido ofreciendo. Esas estrategias no son más que guías, caminos a seguir para evitar errores típicos y comunes a otros muchos apostantes, pero nunca van a ser garantía de nada, muchos menos, de ganancias constantes y a largo plazo.

Si aceptamos de verdad esta característica de las apuestas deportivas on line, estaremos también en disposición de aceptar la existencia de uno de los peores enemigos de cualquier apostante: las malas rachas. A pesar de que a muchos de vosotros os haya sonado obvia su existencia, muchos se resisten a aceptarlo cometiendo un error de bulto que les suele llevar a las pérdidas muy rápidamente.

En el artículo de hoy, vamos a profundizar un poco más en este fenómeno de las malas rachas, aceptando que son una parte más de las apuestas, para conocer cómo enfrentarnos a ellas y poder superarlas. Abrid bien los ojos porque estáis a punto de descubrir cómo podemos vencer a uno de nuestros mayores enemigos a la hora de ganar con nuestros pronósticos deportivos.

Así son las malas rachas

Cualquier apostante que acumule ya cierta experiencia en las apuestas deportivas podrá reconocer con facilidad la sensación que aparece de vez en cuando de no estar acertando un solo pronóstico. Es una forma exagerada de expresar ese momento en el que nos vemos atascados y nuestros aciertos no son suficientes para lograr evitar las pérdidas. Cuando ese fenómeno se prolonga en el tiempo, estamos ante una mala racha.

El primer paso para enfrentarse a una de estas malas rachas puede parecer sencillo, pero no lo es tanto: ser capaz de reconocer su existencia. Muchos apostantes, llevados por la emoción y las ganas de entrar rápidamente en ganancias, hacen oídos sordos a la aparición de una mala racha y ese es un grave error. Para superar este obstáculo debemos ser capaces de darnos cuenta de que estamos metidos es él y empezar a gestionar su superación.

Existe una falsa idea en el mundo de las apuestas deportivas que relaciona las malas rachas con el hecho de ser un mal apostante. Nada más lejos de la realidad. Las malas rachas pueden llegar a cualquier tipo de apostante, sin excepción, pero lo que diferencia a un buen apostante de otro menos acertado es la capacidad que tienen para gestionar esa mala racha. En resumidas cuentas, lo que te hace ser un mal pronosticador es que te acerques a una mala racha de la manera equivocada, no que las sufras.

Tal y como dijimos en la introducción a este artículo, un buen apostante debe ser capaz de controlar sus emociones, ser capaz de reconocer que atraviesa un mal momento y reaccionar de la manera adecuada. Ante una mala racha, no debemos intentar recuperarnos inmediatamente, sino mantener la calma y ser capaz de seguir los consejos que os vamos a ir dando. Recuerda siempre que de una mala racha no se sale con un simple golpe de suerte o apostando sin cabeza a lo primero que se nos ocurra, sino de manera inteligente y reposada. Piensa que actuar de otra manera, lejos de hacerte salir de la mala racha, hará más grande la herida y tus pérdidas aumentarán más y más.

apuestas3

Vamos a ver de la manera más clara, rápida y resumida algunas de las cuestiones que deberemos seguir lo mejor posible para salir de una mala racha cuando esta se presente.

Qué hacer ante una mala racha en nuestras apuestas

Para tratar de entender rápidamente qué debemos hacer si queremos salir de una mala racha con nuestras apuestas, empecemos por aquellos errores que suelen cometer los apostantes a la hora de intentarlo porque puede ayudarnos a entender aún mejor la situación.

El primero de los grandes errores que se suelen cometer ya lo hemos esbozado un poco antes. Muchos jugadores, ante la aparición de una mala racha, intentan salir de ella muy rápidamente y se lanzan a apostar casi que sin control buscando ganancias rápidas. Como os hemos dicho antes, esta es una mala estrategia que lo único que conseguirá es ahondar en vuestros problemas.

El segundo error habitual es el de abandonar de repente las apuestas. Si la hiperactividad es mala, la inacción lo es casi más. Resignarse a aceptar esas pérdidas tampoco es la mejor estrategia que podemos seguir para salir del atolladero que supone una mala racha en nuestro juego. Como casi siempre, pues, la mejor opción se encontrará en un punto intermedio entre ambas tácticas equivocadas.

Lo cierto es que, de todas las cosas que podemos hacer para intentar librarnos de una mala racha, la peor es buscar una salida inmediata. Eso te llevará a hacer apuestas sin control y no es una buena idea. Lo que suelen hacer los apostantes es aumentar de manera importante el stake de sus pronósticos y eso sitúa las posibilidades de recuperar el dinero al mismo nivel que las de perder aún más. Como os dijimos antes, este tipo de estrategia acaba haciendo aún mayor el problema. ¿Por qué? Pues porque en la mayoría de los casos, una mala racha viene acompañada también de una falta de confianza en las propias capacidades del apostante y eso le lleva directamente a más errores y más pérdidas. Cuando aparecen las dudas en el jugador, los errores se multiplican rápidamente y todo lo que antes funcionaba, ahora parece no hacerlo ya.

El mejor sistema para salir de una mala racha es el de haber decidido qué hacer antes de que esa mala racha apareciera. Como ya os hemos dicho en muchos de nuestros artículos, marcarse límites de gasto o número de apuestas es lo mejor que podéis hacer. Nunca gastes más dinero del que no te importaría perder. Una máxima que suele ir muy bien para apostar sin llevarse grandes disgustos.

apuestas2

Otra de las máximas importantes suele enunciarse con la siguiente frase: disciplina de riesgo. Para muchos, es una de las cuestiones de mayor importancia para cualquier apostante, pero lo cierto es que muchos no la siguen, de ahí sus problemas. Ser consciente del riesgo que se corre en las apuestas deportivas te hace estar preparado para la posible aparición de malas rachas. Estas llegan cuando menos te lo esperas y del modo más imprevisible así estar preparado supone una ventaja enorme para afrontarlas con garantías de éxito. Si tu olfato de apostante te dice que estás a punto de entrar en otra mala racha, tómate el tiempo que creas oportuno hasta que te sientas con más fuerzas y puedas volver a apostar con plena confianza. Mientras no tengas de nuevo esa sensación, es mejor que no apuestes.

Las malas rachas suelen llevarse por delante la confianza en sí mismos de muchos jugadores. Mantén la calma y piensa en todas aquellas cosas que haces con tus pronósticos que te han llevado a ganar. Amplía tus horizontes, pero piensa que no tienes por qué abandonar lo que hacías bien. Puede que en ese momento estés pasando por una mala racha, pero lo realmente importante en las apuestas deportivas es el largo plazo. De nada vale que un día ganes o pierdas mucho si los 30 siguientes pasa justo lo contrario. Los golpes de buena suerte, así como las malas rachas, existen, pero lo más importante es el largo plazo y la continuidad, no un día en concreto.

Mantener la calma y seguir adelante con tus apuestas de un modo razonable es la mejor manera para no empeorar las cosas ante una mala racha, primero, y para superarla, después. Haz apuestas combinadas que no sean demasiado grandes y que puedan darte un valor razonable. Una buena combinada puede serlo ya aquella en la que selecciones unos 5 picks, no es necesario acertar 35 eventos para buscar ganancias que te saquen de la mala racha. Recordad que el dinero fácil no existe y que solo se pueden obtener beneficios con las apuestas deportivas si pensáis en el largo plazo.

Cuando te ves inmerso en medio de una mala racha, lo más importante es mantenerse fiel a todo aquello que nos ha llevado a tener éxito con nuestros pronósticos reforzando esas actitudes si cabe. Por ejemplo, si antes de la mala racha dedicabas tiempo y atención a la selección de los eventos que podían interesarte, redobla el esfuerzo en momentos de dificultad para afinar aún más tu puntería. Aumenta el tiempo que dedicas a estas cuestiones y verás que los resultados acaban mejorando. Esto puede implicar también o que antes mencionábamos. Puedes dejar de apostar durante un tiempo para ser capaz de recuperar a confianza en ti mismo. Eso no significa que te olvides de tu pasión por las apuestas deportivas, sino que puedes aprovechar ese tiempo para analizar deportes, eventos, tipos de apuesta o estrategias que te puedan interesar. Seguro que todas estas cuestiones acaban ayudándote cuando vuelvas a apostar.

Uno de los últimos puntos que queremos destacar para gestionar y superar una mala racha trata del seguimiento de nuestras propias apuestas. Es una cuestión vital que, sin embargo, no muchos apostantes realizan. Debes seguir bien de cerca tus apuestas, tanto aquellas en las que hayas ganado como en las que hayas perdido. Controlar ese registro cuando vas acumulando apuestas, te enseña mucho acerca de tus apuestas y de las estrategias que hayas seguido. Será muy importante porque te ayuda a tomar decisiones, pero también puede revelarte errores cometidos que te han conducido hacia una mala racha. Si sigues un buen registro podrás descubrir detalles de importancia que pasarías por alto de otro modo. Fichajes, lesiones, cambios en las plantillas, en la forma de juego…todo ello puede influir en tu mala racha y quedará al descubierto con ese registro que te sugerimos.

Para resumir las ideas clave que te hemos ofrecido a lo largo de este artículo diremos que lo básico para saber gestionar una mala racha sería gestionar bien el dinero que apuestas, mantener una disciplina clara en tus apuestas y ser capaz de tener y usar datos de valor sobre tus pronósticos pasados. Si eres capaz de hacerlo, estamos seguros de que será capaz de mejorar los resultados que logres con tus apuestas deportivas y, por supuesto, acabarás superando mejor las tan temidas malas rachas.