Una casa de apuestas con abolengo: Bono William Hill

 

WilliamHill-758x500

Ni siquiera la crisis ha podido empañar los buenos resultados que año tras año sigue arrojando el mercado del juego y las apuestas deportivas en España tanto on line como off line.  Aparte de la gran afición de nuestro país por esta modalidad, se apunta a unos servicios cada vez más profesionales, a la facilidad de los nuevos dispositivos –especialmente los móviles- y a la mayor experiencia de los jugadores como claves de este éxito arrollador. De ahí que las firmas con más tradición histórica, como la casa británica de apuestas William Hill, hayan querido hacerse un hueco en el mercado español.

William Hill es sinónimo historia, una marca con apellido propio que comenzó a operar antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando las apuestas aún eran una actividad prohibida. Han pasado más de 80 años desde entonces, y su evolución ha sido ejemplar. Hoy en día William Hill sigue siendo uno de los grandes nombres del sector, emplea a 17.000 personas y se ha consolidado en su apuesta por la oferta on line. Para atraer a sus clientes, William Hill emplea además una efectiva política de promociones.

 
Registrar en William Hill 

 

Bono de hasta 100 euros en apuestas deportivas en William Hill

Como ya hemos contado en otros artículos sobre Interwetten, Bwin o Betfair, uno de los productos estrella de la casas de apuestas es el bono de bienvenida para los nuevos usuarios.

En el caso de William Hill, el procedimiento a seguir es similar al resto. En primer lugar, el usuario habrá de registrarse en la página web de la compañía cumplimentando el formulario de registro con sus datos personales e incluyendo una cuenta de correo electrónico que sirva luego para validar su inscripción. Hay que tener en cuenta que a la hora de hacer el registro ha de incluirse el código ES100 para poder activar luego el bono. William Hill es una empresa multinacional con diferentes páginas webs para los distintos países, los residentes en España habrán de cerciorarse de que entran en el portal con dominio .es que es donde se aplica la oferta.

Una vez realizado el registro, el usuario ha de hacer un primer depósito para apostar (la cantidad mínima es de 10€) y tras el ingreso se irá liberando el bono. El plazo para que te ingresen la cantidad bonificable es de 2 horas, en caso de no efectuarse habrás de contactar con el Servicio de Atención al Cliente de la compañía, puedes hacerlo fácilmente vía mail o telefónica tal y como te indican en la página web de la compañía. Deberás apostar cuatro veces la cantidad bonificable más tu depósito inicial a una cuota igual o superior al 2.00, en caso contrario no podrás retirar dinero de tu cuenta y si lo haces perderás la cantidad bonificada. Esta es una cláusula típica en las promociones de las casas de apuestas, donde -mayoritariamente- te exigen hacer un depósito previo que te bonifican y hacer apuestas hasta hayas alcanzado una cantidad determinada.

williamhill_apuestas

Esta empresa, William Hill, destaca por su amplio repertorio de ofertas deportivas, así puedes apostar a todo tipo de deportes tanto los muy conocidos como los poco conocidos: fútbol, baloncesto, tenis, boxeo, automovilismo, golf, hockey, voleibol, juegos de invierno etc. Además, William Hill ofrece a sus clientes la posibilidad de consultar la información especial dedicada a cada equipo y hecha por los expertos de la firma para que los apostantes tengan más herramientas para hacer sus apuestas.

Esta oferta estará en vigor hasta el 31 de julio de 2016. Recuerda que, al igual que ocurre con otras casas de apuestas, esta promoción está limitada a una cuenta por casa, familia, IP, dirección de correo electrónico y método de pago.

 

Juego seguro

No se puede entender el éxito del mercado del juego y apuestas online sin atender a la contribución que ha supuesto su plena regulación desde 2011 (Ley 13/2011). Dicha regulación ha supuesto una garantía extra para los apostantes y sigue su puesta a punto con nuevos decretos que actualizan la legislación. Una de las novedades más relevantes de la Ley del Juego es el hecho de que sólo los operadores con licencia pueden dedicarse al comercio de este tipo de actividades.

Los operadores pueden obtener el título habilitante una vez que hayan cumplido las exigencias jurídicas y técnicas establecidas por ley con el fin de garantizar un juego seguro: justo, íntegro, fiable y transparente. William Hill es uno de los operadores en España que se ajusta a estas características. Cuenta así con reglas de juego claras y transparentes que garantizan la calidad de los servicios ofertados. De la misma manera, se establecen requisitos para asegurar que el juego sea limpio e impedir cualquier trampa o estafa. Otra de las premisas establecidas por ley es que sólo puedan ser apostantes los mayores de 18 años, cláusula que también se asegura en estos establecimientos on line. De ahí que se siga llevando a cabo una supervisión después de haber otorgado las licencias. Esta supervisión se materializa en controles técnicos, monitorización, servicios de la página web, control de la identidad de los jugadores etc.

En España se han otorgado más de 50 licencias. Casas de apuestas como Interwetten, Betfair, Ebingo o Eurobet International figuran en esta lista.

 

William Hill, más de medio siglo de historia

William Hill ha sido pionera en muchos campos: comenzó a operar en los años 30 cuando aún no se permitían las apuestas y con el cambio de siglo ha sido la primera en fijar sus objetivos en la red. La casa británica cotiza en la Bolsa de Valores de Londres y es una de las casas de apuestas más importantes del mundo.

Su historia está irremediablemente unida a la de la persona que le dio nombre. William Hill nació en Birminghan en 1903 en una familia de 13 hermanos. De joven comenzó a trabajar en el campo con su tío y pronto se despertó en él la afición por los juegos de azar. Con sólo 16 años hacía apuestas (que entonces era ilegales) en los bares y solía sacar buena tajada de su intuición y pericia.

A los 20 años se casó y tres años después se legalizaron las carreras de galgos. William Hill era por entonces un apostador profesional así que decidió que, ahora que era una actividad legal, había llegado su momento. Hizo las maletas, cerró su casa natal y se mudó a Londres donde fundó un canódromo.

carreras de galgos

Las carreras caninas le fueron bien y en 1934 creó la empresa que hoy conocemos por su nombre: William Hill. En aquel momento las casas de apuestas seguían siendo ilegales por lo que William hubo de recurrir a ciertas artimañas como usar un servicio de apuestas por correo o teléfono, cheques postfechados etc. La clave de su éxito fue entonces que siempre pagó a sus clientes, cosa que no acostumbraban a hacer otras casas de apuestas dado que la ley no las obligaba. Esta circunstancia hizo que se forjara una gran reputación entre el público.

El negocio se fue ampliando y hasta creó otra empresa aparte dedicada exclusivamente al fútbol: William Hill Football Ltd. En los 50 la firma ya contaba con casi medio millón de clientes. En los 60 llegó el turno de las apuestas en efectivo: estas se legalizaron y William –aunque reacio en un primer momento- terminó por subirse al carro. En 1971 fallece a la edad de 68 años. Como dueño de la empresa le sucede Sears PLC. Sin embargo, la firma no permaneció mucho tiempo en manos de sus variados compradores: en 1988 la compró la Grand Metropolitan, un año después la adquirió Brent Walker. El 89 fue un año memorable pues William Hill fue la casa de apuestas oficial del Tour europeo PGA de golf.

En los 90 destaca su ampliación por Europa. En 1992 comenzó a operar vía telefónica en Alemania e Italia. Desde mediados de los noventa, se unió al negocio de las tragaperras. A finales de la década cambió otra vez de manos: en 1997 fue comprada por un banco de inversión de Japón, Nomura, y en 1999 por Civen y CVC Capital Partners. En 1998 se convirtió en la primera empresa con un sitio de apuestas en Internet; en 2000 abrió su casino online y en 2003 una sala de póker. En 2008 se aliaron con uno de los máximos exponentes del juego de casino, Playtech, con el objetivo último de ampliar su oferta. De ahí surgió William Hill Online. En 2013 William Hill se adueñó de todas las acciones de Playtech. Como ha informado recientemente la prensa, William Hill será además la primera casa de apuestas que patrocina un Grand Slam, en este caso el Open de Australia 2016. Hoy por hoy la firma tiene un valor estimado superior a los 4.000 millones de dólares.

 

Especialidad en apuestas deportivas

Las apuestas deportivas son el leit motiv de la compañía. Fútbol, tenis, baloncesto, automovilismo, carrera de caballos, boxeo, ciclismo, vóley, motos, béisbol, hockey, ski, golf, ruby, fútbol americano o cricket se cuentan entre las variadas modalidades deportivas en las que puedes apostar con William Hill. Sin olvidar que, como acabamos de explicar, también la firma se va adentrando en el negocio de los juegos de casino y azar como la ruleta rusa, el blackjack, el póker, el bingo etc.

Las apuestas se pueden realizar en sus establecimientos físicos, en su página web o por teléfono. Permite el uso de dispositivos portátiles y móviles, tabletas y ordenadores portátiles.

 

Mercados internacionales: centro de su estrategia

Sus oficinas se encuentran en distintos puntos de la geografía. Por supuesto, cuenta con cientos de tiendas en Reino Unido, pero también tiene oficinas en EEUU, Madrid, Sofía, Manila o Tel Aviv. En total en torno a 2.500 tiendas repartidas por todo el orbe y unos 17.000 empleados. Con vistas a su futuro, la compañía tiene puesto el foco en mercados internacionales como los que ofrecen Italia, EEUU, España o Australia.

En España la compañía desembarcó recientemente y se adecuó a la nueva infraestructura legal con suma rapidez. Destacable resulta el hecho de que, en 2009, fue el patrocinador oficial del Málaga Club de Fútbol.

 

Labor social: la Fundación William Hill

No obstante, la empresa no únicamente se dedica a hacer negocios. En 2011 creó una fundación social de caridad para asistir a personas con dificultades financieras.  Dicha institución tiene una implantación también internacional y ayuda a cubrir las necesidades básicas en materia de educación y salud.

 
Registrar en William Hill