Beneficios de usar los intercambios de apuestas

 

Las casas de apuestas vivieron un momento histórico en su evolución allá por el año 2000. Hasta entonces todo lo que se podía hacer era realizar apuestas simples sin demasiado espacio para la sorpresa ni la emoción en el juego de sus usuarios. En ese año llegó un tipo de apuestas que iban a revolucionar el mercado y la forma en la que se entendían hasta entonces las predicciones deportivas on line: llegaron los intercambios de apuestas.

La casa de apuestas que se lanzó de manera decidida a este tipo de apuestas fue Betfair, sin duda, una de las grandes compañías del sector a nivel mundial y que con ese lanzamiento vio multiplicados sus beneficios de manera más que importante. A partir del atrevimiento de Betfair fueron muchas las marcas que se decidieron a hacer lo mismo.

button (1)

Muchos entendidos en el tema de las apuestas han responsabilizado a la aparición de este tipo de juego del abandono progresivo de las casas de apuestas tradicionales por el juego en línea. Fue a partir de ese momento cuando los usuarios vieron más claramente las ventajas de jugar en la red.

Queda claro que, a día de hoy, ya nadie duda de que los intercambios de apuestas son grandes opciones para los apostantes, pero, ¿cuáles son las ventajas que ofrecen para los usuarios? Vamos a intentar explicarlos de la manera más sencilla y clara que nos sea posible:

-Podemos conseguir mejores probabilidades. Quizás uno de los elementos más atractivos de este tipo de apuesta. Ya sabemos que las casas de apuestas son las encargadas de establecer los precios y los usuarios no tenían otra opción que aceptarlos antes de la llegada de los intercambios. Esas compañías construían así sus propios márgenes de beneficio. Con los intercambios, el jugador tiene la posibilidad de pedir una cuota mejor si la que ofrece la casa de apuestas en ese momento no le parece lo suficientemente atractiva. Diversos estudios señalan ya que las probabilidades que podemos obtener con los intercambios suelen ser un 20 % mejores de media con respecto a las que ofrecen las compañías de juego on line. Como veis, una diferencia sustancial que puede mejorar notablemente nuestros beneficios.

-También podremos oponernos a un resultado. La lógica de funcionamiento de las apuestas deportivas es que mientras el jugador apuesta a que un resultado va a producirse, la casa de apuestas defiende que no será así. Se trata de una forma de juego que puede ser perfecta para ciertos deportes. Estamos refiriéndonos, por ejemplo, al tenis, donde solo hay dos resultados posibles y, por lo tanto, no hay mucho más dónde complicarse. Es decir, el jugador apuesta a que alguien, sea quien sea, va a ganar, sin más. Sin embargo, la aparición de los intercambios de apuestas nos da la posibilidad de apostar a algo que no va a suceder y lo único que vamos a necesitar para ello es que otro jugador en cualquier parte del mundo, crea justamente lo contrario. Ya sabemos que las apuestas que consisten en jugar a algo que no va a suceder se conocen con el nombre de Lay.

­-Los intercambios abrieron la posibilidad de jugar en directo. Hasta entonces, se realizaban las apuestas y se esperaba a que terminase el evento para saber si habíamos ganado o no. Sin más. Los intercambios permitieron que los jugadores pudieran realizar sus apuestas durante la celebración del propio evento. Ya hemos dicho que las apuestas en directo se han convertido en uno de los productos estrella de cualquier casa de apuestas que se precie. La dosis extra de emoción que le concede a las apuestas la posibilidad de jugar durante la celebración de un evento hace aún más atractivas las propias apuestas. El deporte en directo es pura adrenalina para los amantes del mismo y sumarle a eso la emoción de la apuesta es una mezcla más que atractiva para cualquiera.

-El jugador no tiene  ningún tipo de límite en sus ganancias. Ya conocemos que las casas de apuestas tienden a limitar la posibilidad de seguir ganando a aquellos jugadores que acumulan éxitos. Eso en las apuestas tradicionales, porque en los intercambios esos límites no existen. Bien al contrario, los intercambios alientan al ganador para que lo siga haciendo. ¿Por qué? Pues simplemente porque en los intercambios no se está ganando el dinero de las casas de apuestas, sino el de otros jugadores y la casa se lleva siempre una parte de ese dinero en forma de comisión. Así las cosas, es evidente que las casas de apuestas no ven razón alguna para limitar este tipo de juego.

Como hemos visto, en la propia naturaleza de los intercambios de apuestas se encuentran sus ventajas con respecto a las apuestas tradicionales. Casas tan potentes como Betfair, creado de estos intercambios, se han preocupado de dar a conocer sus ventajas para captar de esta manera a más y más usuarios.  Su funcionamiento no es, en ningún caso, demasiado complejo por lo que cualquier jugador estará más que capacitado para usarlos en muy poco tiempo. Por muchos motivos, los intercambios son, pues, una buena opción para los amantes de las apuestas deportivas on line.

La clave de las muchas ventajas que tienen los intercambios de apuestas es que no entramos nunca a apostar contra un corredor de apuestas, sino contra otros jugadores y eso lo cambia todo. Primero, nos otorga más posibilidades de ganar habida cuenta de la dificultad de hacerlo contra las grandes compañías que operan ahora mismo en el mercado. Y segundo, nosotros podemos erigirnos en corredores y ofrecer apuestas nosotros mismos.

Con este cambio, se elimina el margen de ganancia que siempre se reservan las casas de apuestas en el juego más tradicional. El jugador tendrá, pues, la posibilidad de obtener cuotas sustancialmente más altas gracias a los intercambios.  Además, el jugador podrá vender apuestas cerradas en el momento que lo desee y recoger las ganancias obtenidas antes de que el evento en el que está jugando haya terminado. Grandes detalles que no nos permiten en ningún caso las casas de apuestas al jugar contra ellas.

El resultado de todo lo visto podemos resumirlo en una frase clara y concisa: el apostante tiene la opción de lograr mayores beneficios al no estar involucradas las casas de apuestas.

El beneficio para las propias casas de apuestas está en ese pequeño margen con el que se quedan en cada apuesta ganadora. Ese porcentaje varía en función de la operación en cuestión entre el 3 y el 5 %, es decir, una muy baja porcentual que deja espacio a nuestras propias ganancias, sin duda.

En las apuestas tradicionales, si el apostante pierde, la casa de apuestas se queda con el importe apostado, pero en los intercambios esto no es así y se quedan tan solo con una parte mínima de lo apostado.

Lo que queda claro en este artículo es que los intercambios de apuestas han abierto enormes posibilidades de juego y ganancias para los amantes del juego on line. Aumentan las posibilidades de ganar, reducen los riesgos y confieren una enorme libertad a los jugadores para desarrollar sus estrategias, así que suponen un atractivo elemento para los que buscan nuevas sensaciones con su juego.

Como ocurre con casi todo, los intercambios de apuestas también tienen sus inconvenientes. El principal es que el jugador solo podrá apostar en el caso de que los demás apostantes estén dispuestos a intercambiar su apuesta con la suya. Esto limita de manera importante las posibilidades de juego. Es cierto que podemos proponer cuantas apuestas queramos, pero si nadie acepta nuestro intercambio, no habrá servido absolutamente de nada. Esto es algo que podría ocurrir de manera mucho más recurrente en el caso de los deportes menos visibles o con un menor seguimiento. Con el fútbol, por ejemplo, es mucho más improbable que no encontremos un intercambio que con el softball.

Otro de los grandes inconvenientes de este tipo de juego es que no permite la realización de apuestas combinadas, una de las opciones favoritas de muchos apostantes.  

 

El importante papel de Betfair en el intercambio de apuestas

 

Ya hemos señalado a la casa de apuestas Betfair como la creadora de esta modalidad de apuestas. Su lanzamiento fue clave en el desarrollo de la compañía y también de la propia industria.

Uno de los eventos deportivos que quedarán en la historia de las apuestas deportivas será la final del US Open de 2012 entre Novak Djokovic y Andy Murray que consiguió mover en el mercado de los intercambios de apuestas más de 60 millones de libras. Un hito, sin duda, absolutamente espectacular.

Lo más importante de este tipo de apuestas es que Betfair ha aportado un enorme valor con una apuesta mínima de dos euros, pero ofreciendo cuotas más bajas que otras casas tradicionales.

Betfair logró un cambio importante en la forma de acercarse a las apuestas deportivas. Antes de que la compañía lanzase sus intercambios de apuestas, los jugadores con más experiencia podían aprovecharse de sus propios conocimientos, pero ahora esto ya es mucho más difícil debido a la gran profesionalidad con la que trabaja Betfair y que deja poco espacio para la sorpresa.

Lo que es innegable es que los intercambios de apuestas han abierto nuevas posibilidades para los apostantes y han acabado por favorecer la creación de un importante grupo de jugadores profesionales. Esto supone una oportunidad para muchos, pero una enorme amenaza para otros. Los jugadores más inexpertos se verán en enormes dificultades en medio de un mercado en el que los jugadores más hábiles pueden acabar llevándose todo el premio a costa de su propio dinero.

Pese a esto, para los pequeños apostantes, aquellos que no quieren jugar más que pequeñas cantidades de su dinero, este tipo de apuesta ofrece un gran valor y harán que las pérdidas que puedan producirse sean muy inferiores. Minimizar los riesgos y maximizar las posibilidades de juego son dos de las grandes claves del éxito de este tipo de apuesta.

En resumen, los intercambios de apuestas pueden darnos importantes ventajas si queremos buscar un tipo de juego con más posibilidades. Superar a otros jugadores será, en principio, más fácil que superar a las grandes multinacionales del juego. Es por eso que han experimentado un enorme crecimiento en los últimos años y todo parece indicar que lo seguirán haciendo en el futuro. Con la experiencia que vayas acumulando como usuario de las casas de apuestas podrás entender y manejar mucho mejor este tipo de juego, sin duda, una gran opción de ganar más, vistas las dificultades para superar a las grandes compañías mundiales del juego.