Barça y Athlétic vuelven a medirse en la final de Copa

Después de unas semifinales cargadas de goles y emoción, la Copa del Rey 2015 ya tiene finalistas. Serán el FC Barcelona y el Athlétic Club de Bilbao, los dos equipos que más títulos coperos acumulan en el fútbol español.

No será, ni muchos menos, una final desconocida para los amantes del fútbol, de hecho, es la pareja de finalistas que más se ha repetido en la competición del KO en toda la historia. Hasta un total de ocho veces se han cruzado los caminos de vascos y catalanes en la gran final del torneo más antiguo del fútbol español.

El Barcelona llegará a la cita del 30 de mayo con unas cifras espectaculares. Los de Luis Enrique no se han dejado ni un empate por el camino y eliminaron a dos de los rivales más duros que podían aparecerle en el horizonte como fueron el Atlético de Madrid, en cuartos, y el Villarreal, en semifinales. En ambas rondas, los blaugranas hicieron gala de su tremenda pegada, castigando a sus rivales al ritmo que marcan Leo Messi, Neymar y Luis Suárez.

Por su parte el Athlétic lo hará con más dudas después de haber eliminado al Celta en cuartos pese a perder cero a dos en la vuelta en San Mamés y haber apeado al Español en semifinales sólo gracias a un gran partido de Aduriz en el Power 8 Stadium de Cornellà.

Ambos equipos son clásicos entre los clásicos de esta competición, pero además se da la casualidad de que en las dos últimas ediciones ganadas por los blaugranas su rival fue el Athlétic. Sucedió tanto en 2009 como en 2012, con Pep Guardiola aún en el banquillo del Barça. La casualidad quiso que esos dos títulos fuesen el primero y el último de los muchos que acumuló Guardiola en su paso por Can Barça. Los catalanes ganaron con claridad ambas finales (1-4 y 0-3), pero las estadísticas en estos casos, ya se sabe, cuentan poco o nada.

Los duelos en finales coperas entre ambos equipos se remontan por vez primera a 1920. Entonces, la final se disputó en Gijón y también ganó el Barça por cero goles a dos. Desde esa primera vez, habría que esperar doce años para que los vascos se tomaran cumplida venganza, esta vez en Chamartín, al ganar por un gol a cero.

En 1942 se produjo un hecho bien curioso y que a muchos extrañará en el actual contexto. El Barcelona logró aquel año hacerse con la Copa en una final antológica y que muchos aún recuerdan. Los azulgranas vencieron en la prórroga por 4 a 3 gracias a un gol de Mariano Martín. Lo curioso es que el equipo que entonces entrenaba Pepe Nogués debería jugar sólo siete días después la promoción para evitar el descenso de categoría.

En 1953 el Barcelona repetiría victoria por uno a dos y en la final de 1984 el título sería para los bilbaínos después de un partido inolvidable. Pocos recordarán el autor del tanto que valió la Copa para los vascos, pero seguro que muchos tienen aún en sus retinas las vergonzosas imágenes de la tángana monumental que se formó en el campo. Maradona o Goikoetxea protagonizaron algunas de aquellas imágenes para el olvido.

Catalanes y vascos son, como hemos dicho, los equipos que más títulos acumulan en esta Copa del Rey. El Barça suma ya 26 coronas, mientras que el Athlétic llega hasta las 23.

Ya conocemos, pues, a los dos equipos protagonistas del que para muchos es el partido más bonito del año para la afición, pero no sabemos aún el escenario y se presume polémica. Los dos equipos arrastran aficiones enormes por lo que buscan el estadio con la mayor capacidad posible. Eso apunta directamente al Santiago Bernabéu y ahí empiezan los problemas en una situación que, desgraciadamente, no es nueva. Ya en 2012 y con los dos mismos finalistas, el Real Madrid argumentó como motivo para su negativa el hecho de que tendría que acometer reformas en los baños del estadio en esas fechas. Ahora mismo, no se conocen impedimentos claros y ni siquiera los dirigentes de Barça y Athlétic han pedido expresamente que sea allí, pero muchos ya anuncian una nueva negativa blanca.

Con esto las posibilidades de elección se reducen. El Calderón o Montjuic están descartados por la celebración de conciertos ya programados para la fecha hace tiempo; además, a nadie parece gustarle la idea de jugar en campo propio y eso nos deja como opciones más claras La Cartuja de Sevilla o Mestalla en Valencia. El primero parece lejos para las aficiones, así que Valencia ya se ha ofrecido para repetir como escenario del choque.

Los dirigentes de ambos finalistas trabajan desde ya para zanjar el tema. El presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, ha expresado la voluntad de solicitar a la Federación que la final se celebre en el campo con mayor capacidad para facilitar la presencia del mayor número posible de aficionados, aunque no ha nombrado para nada el Bernabéu. “Siempre queremos jugar en el estadio con mayor capacidad, siempre que no sea el nuestro, ya que jugar como local trae mal fario. Cada final es un viaje, una experiencia preciosa para toda la afición, que le gusta desplazarse y vivir ese momento en directo. Una final de Copa es muy apreciada por la afición y nosotros tenemos que luchar para beneficiar al mayor número posible de nuestros aficionados, Hablaremos entre los presidentes e intentaremos convencer a la RFEF de nuestra propuesta”, aseguró el presidente de la entidad catalana tras reconocer la dificultad que ha tenido el camino del Barça en esta Copa y de haber felicitado a un Villarreal que “ha luchado y ha apretado hasta el final porque tenía la convicción de que podría pasar la eliminatoria”.

Mucho más claro y contundente acerca de la posible sede de la final fue Andrés Iniesta. El manchego reconoció que le encantaría que la sede fuese Chamartín porque “el Bernabéu es un campo para disfrutar de la final, pero no sé cuál será la designación final”, dijo antes de remarcar que “pese a todo, lo importante no es dónde jugar sino que la vamos a jugar nosotros”, remarcó. Además quiso destacar que “las sensaciones en el equipo son muy buenas. Estamos muy contentos y felices por haber llegado a una nueva final de Copa. Ahora lo que toca es aparcar esta final para centrarnos en las otras dos competiciones. Llegar a una final es motivo para sentirse muy orgullo. Ahora intentaremos  redondear esta competición”, aseguró el manchego nada más acabar la semifinal. Lo que espera ahora el ocho del Barça es que el equipo pueda llevar la buena racha copera al resto de competiciones. “Los momentos buenos hay que intentar prolongarlos lo máximo posible. Estamos en una buena fase, pero no nos podemos parar en absoluto. La línea de seguir adelante o quedarte por el camino es muy fina y vamos a pensar en lo más cercano, que es el partido contra el Rayo, y a partir de ahí, pensar en lo siguiente”, concluyó.

El que estaba encantado con lo ocurrido en semifinales era Neymar Jr. El brasileño fue el más original a la hora de expresar sus preferencias sobre la sede de la final. “Si puedo elegir, elijo el Camp Nou, pero no sé si eso es posible. A mí me gustaría, claro”, bromeó el crack brasileño nada más terminar el partido de Villarreal.

En la parte vasca, las preferencias van por los mismos derroteros apuntados por los azulgranas. Los dirigentes del Athlétic saben perfectamente que una final así movilizará en masa a sus aficionados, por eso el técnico Ernesto Valverde no dudó en afirmar que “cuanta más gente quepa, mejor, pero yo no soy quien debe entrar en eso. Nosotros vamos a movilizar a más gente que el Barcelona, eso seguro”, argumentó. Algunos de sus jugadores fueron más explícitos a la hora de apuntar sus preferencias de cara a esa final. El portero Iago Herrerín coincidió con Neymar en la broma, pero en su caso, claro está, barriendo para casa al apuntar que “yo creo que el mejor sitio para esa final sería San Mamés”, bromeó.

Los dos equipos parecen, pues, decididos a solicitar a la Federación Española de Fútbol que la final se celebre en el estadio Santiago Bernabéu, pero la última palabra la tendrá el club blanco que debe decidir si acepta o no. Todo apunta a que la situación del 2012 se repetirá y el Madrid no cederá su estadio así que tanto leones como culés deberán conformarse con una alternativa. Cualquier otra decisión por parte de Florentino Pérez sería una sorpresa, más aún sabiendo que su afición le apoya en esto. Así las cosas y a día de hoy la sede con más posibilidades de acoger la final sería Mestalla, un campo que ha vivido ya muchas finales como esta. La de 2012 entre estos dos rivales o, sin ir más lejos, la del año pasado con Barcelona y Real Madrid como protagonistas son sólo alguno de los ejemplos más próximos. Veremos en qué queda todo.