Apuestas direccionales: jugar a un resultado – Apuestas deportivas

La ingente cantidad de información de la que podemos disponer en Internet no ha dejado de lado diferentes estrategias a la hora de realizar nuestras apuestas deportivas. En ella podemos encontrar trucos, métodos y estrategias de todo tipo con el único fin de maximizar nuestras ganancias.

Disponer de información está bien, pero debemos rechazar todas aquellas que prometen ganancias continuadas y que pueden llevar a error, sobre todo, a los recién llegados. Vaya por delante que ninguna estrategia asegura nada y ese escenario idílico que se dibuja en ocasiones, simplemente, no existe.

Debemos ser muy conscientes en todo momento del potencial de estas empresas. Manejan más información que cualquier persona y la conocen antes que nadie. Sus cuotas se actualizan de manera tan precisa que todo está calculado. Los apostantes participan de un juego en el que las probabilidades le son desfavorables. No podemos olvidar que este tipo de compañías consiguen beneficios de las pérdidas de sus usuarios.

Aún así, es cierto que algunos logran ganar de manera más o menos continuada gracias al uso de ciertas estrategias no muy complicadas. No se trata de métodos infalibles, pero sí nos van a ayudar a la hora de mejorar nuestras apuestas.

 

Las apuestas direccionales

 

Se trata de una de las formas más tradicionales a la hora de apostar en eventos deportivos. Deberemos apostar, simplemente, a un resultado. Estamos ante el más básico mecanismo de las apuestas deportivas: me juego mi dinero a un equipo determinado, si gano, me llevo lo invertido multiplicado por la cuota y si no es así, lo pierdo.

De manera intuitiva podemos comprender que es un tipo de apuesta con ciertos elementos en contra ya que jugamos contra la propia probabilidad del resultado, algo que a tecnología de estas empresas hace que manejen a la perfección. Dicho así, podríamos pensar que esta estrategia no es buena y que no conseguirá que ganemos dinero. No es así.

La  direccional será nuestra mejor opción cuando veamos que la probabilidad implícita de la cuota que nos ofrecen desde la casa de apuestas en la que estamos jugando es inferior a la probabilidad real de que el resultado elegido sea finalmente el que suceda. Cuando esto ocurre, el argot lo señala como que esa apuesta tiene valor. Por lo tanto, debemos tener muy en cuenta que esta estrategia será eficaz solo en ciertas situaciones muy concretas. El momento ideal será cuando las diferentes casas de apuestas jueguen con las estadísticas y probabilidades. Ahí, hacen estimaciones mucho más atractivas de lo habitual para que sus usuarios vean cómo se produce un mayor equilibrio con respecto a su riesgo.

Tengamos muy en cuenta que las compañías hacen estos movimientos en situaciones en las que necesitan de alguna manera forzar las estadísticas para distribuir mejor las apuestas. Para los usuarios es el mejor momento para mejorar sus ganancias, sin lugar a dudas.

Vamos con un ejemplo concreto que nos ayude a entender mucho mejor todo esto. Nos encontramos delante de un partido de la primera división española entre el Valencia y el Sevilla. Para la victoria de los locales la cuota es de 2, por lo tanto, sabemos que esto significa que la casa de apuestas le asigna a este resultado una probabilidad del 50 %. Por lo tanto, queda claro que solo tendrá sentido apostar cuando la posibilidad real de que el Valencia gane al Sevilla sea superior al 50%.

Debemos dejar bien claro que esta situación es de todo menos frecuente, más bien, todo lo contrario. Ya hemos dicho que las casas de apuestas disponen de personal y tecnología suficiente como para manejar más y mejores estadísticas que cualquiera de sus usuarios por lo que es harto complicado que se le “escapen” estas situaciones tan concretas. Con todo, ocurre. Lo hace en las ocasiones en las que la casa de apuestas se obligada a mover sus cuotas fuera de los datos que le marca la estadística. ¿Cómo es posible que les ocurra esto? Pues suele ser fruto de las estimaciones erróneas de su propia masa de apostantes. Puede llegar a ser habitual que la casa de apuestas modifique las cuotas de los resultados para hacerlos más atractivos para los apostantes cuando una parte muy elevada del dinero se concentra en determinados resultados. Cuando eso ocurre, se equilibra el riesgo y por lo tanto la casa de apuestas nos frece una oportunidad fantástica para ganar a largo plazo.

Siguiendo con el ejemplo que antes usamos, si buena parte del dinero de las apuestas está yendo a parar a una hipotética victoria del Sevilla, la casa de apuestas optará por ofrecer cuotas de 2.2 o 2.4 (eso supone probabilidades del 45% y el 42, respectivamente). Con esas cuotas y la probabilidad real del 50 % que antes decíamos, tiene toda la lógica del mundo que apostemos por el Valencia. Si lo hacemos, debemos conocer que nuestra apuesta nos está ofreciendo lo que en términos anglosajones se conoce como un expected value o valor esperado en positivo.

Es una estrategia de apuesta en la que ganan todos en cierta manera, tanto usuarios como casa de apuestas. El usuario individual colabora con la compañía a reequilibrar el mercado y se posiciona al mismo tiempo en contra del resto de apostantes.

Otra variante dentro de este tipo de estrategia consiste en apostar a goles totales mayor o igual a uno (over 0,5). Esta modalidad implica que solamente el 0-0 podría echar por tierra la estrategia. Las cuotas que solemos ver para este tipo de apuestas oscilan entre el 1.06 y el 1.08.

Hay varias recomendaciones que deberíamos tener muy en cuenta si nos decimos por esta modalidad. Una bien importante es evitar las ligas en las que se suelen ver pocos goles, como la italiana o la griega. La ausencia de goles nos perjudica, así que mejor no arriesgar con el catenaccio. Por el contrario, las ligas con mejor coeficiente goleador como la española, la inglesa o incluso la holandesa, sí que podrían resultar interesantes. En el mismo sentido, siempre será mejor elegir aquellos equipos más goleadores, con jugadores que lleguen en racha o aquellos que juegan en casa. Evita apostar en partidos entre dos equipo muy defensivos o busca en las estadísticas aquellos que no suelen firmar demasiados 0 a 0. Parecen criterios bastante obvios, pero no está de más recordarlos.

Un repaso a la actualidad de los dos equipos tampoco está nada mal ya que, por ejemplo, si sabemos que no juegan por lesión sus delanteros en racha, quizás no sea buena idea apostar a que habrá varios goles.

El objetivo que debemos marcarnos es el de doblar la cantidad apostada en un principio en 20 apuestas. Se trata de una racha larga de acierto y en buena medida dependerá del análisis previo que hagamos de los partidos. No es un objetivo fácil, pero se puede lograr.

 

La estrategia ideal para jugar en Bet365

También podremos apostar a que se ganará por más de un gol de diferencia, por ejemplo. Lo que normalmente se suele hacer en este tipo de apuestas, es jugar buscando potenciar los beneficios que vayamos a obtener en apuestas con cuotas elevadas. Es lo que se conoce como stake asignado y es un tipo de apuesta que tiene especial protagonismo en Bet365.

En la web de esta importante multinacional de las apuestas on line aparecerá con los nombres de “Margen de Victoria” o “Hándicap asiático adicional”

Con este tipo de apuestas en Bet365 estamos buscando apostar a favor del equipo que consideremos que va a ganar el partido, pero no solo por un gol de diferencia, sino por más. Lo mejor para que funcione bien esta estrategia es elegir partidos en los que el equipo local esté considerado como ligeramente favorito (es decir, con rango de cuotas entre 1.60 y 2.20), de tal manera que la cuota de la apuesta sea bien alta.

En lo que respecta a seleccionar uno u otro partido, deberéis hacer el mismo trabajo que en cualquier otro tipo de apuesta. Mirad estadísticas, leed las noticias de esos días sobre los equipos en cuestión, observad las rachas y los momentos de forma en los que llegan…Todo cuenta a la hora de hacer apuestas, pero si necesitamos que se dé un resultado con victoria por más de un gol, entonces necesitaremos aún más información para decidirnos.

Algunos datos que pueden ser de interés. En un partido con la victoria pagada a cuota 1.95, el hándicap asiático -1.5 suele estar alrededor del 3.40. Si se apuesta a que la victoria será por dos goles, la cuota sube entonces hasta el 5.50 y si es por tres, entonces lo hace hasta el 10.

La base que subyace bajo este tipo de estrategia no es otra que observar que en muchas ocasiones se producen victorias por más de un gol de diferencia, por lo que si tras nuestro análisis llegamos a la conclusión de que un equipo es superior a otro, lo mejor es que apostemos a que ganará por más de un gol de diferencia ya que será una opción muy interesante desde el punto de vista del apostante. Cierto que es una forma de apostar con mucho riesgo ya que se fallarán muchas apuestas, pero las altas cuotas que Bet365 reserva para este tipo de juego debe compensar, y con creces, esos errores si se hace una buena selección de partidos.

Tampoco debes olvidar una última estrategia ideal para esta web es el Stake. Lo que pretenderemos con este tipo de apuesta es que se dé uno de los marcadores exactos a los que hemos apostado para justo en ese momento hacer trading y conseguir buenos beneficios. Si se alcanza el resultado que buscamos a partir del minuto 50 o 60, los beneficios están garantizados.

Si se da alguno de los marcadores exactos antes del descanso, debemos tradear rápidamente para minimizar nuestras pérdidas.  Aunque se eligen partidos para esto no ocurra, acaba siendo inevitable. No debes preocuparte ya que es normal que ocurra y debes ser consciente de que habrá errores. Si el nivel de aciertos es aceptable, te compensarán y con creces todos los errores que se hayan producido.

La situación ideal para nuestros intereses será que un partido transcurra con ningún gol o con uno en la primera parte, que se marque otro más en la segunda, y otro más hacia el final, más allá del minuto 80. Ten en cuenta que haciendo trading con 3 a 0 o 0 a 3 se suelen conseguir unos beneficios de casi el 100 % de lo apostado.

En definitiva, estamos ante varias formas de lograr maximizar nuestras ganancias a la hora de apostar sobre los resultados de un partido. Cualquiera que sea la forma que finalmente elijas, no olvides que lo verdaderamente importante antes de realizar tu apuesta es el trabajo previo. No olvides repasar las estadísticas, leer las noticias y estar lo más al día que puedas acerca de la actualidad de los equipos por los que vayas a apostar. Cuanto más sepas, más precisa podrá ser tu apuesta y por consiguiente, más posibilidades tendrás de ganar.