Apostar en deportes virtuales: ¿realidad o no?

A lo largo de los muchos artículos que os hemos ido ofreciendo desde www.comparadorapuestas.net no hemos dejado de destacar la enorme oferta deportiva que presentan las diferentes casas de apuestas on line. Como bien recordaréis, solemos decir que no hay deporte ni evento de cierta consideración que no tenga presencia en estos impresionantes menús. Sea cual sea la disciplina de la que te consideres seguidor, habrá apuestas a tu alcance.

Sin embargo, en el artículo de hoy vamos mostraros un poco más acerca de una disciplina curiosa, que va ganando adeptos día tras día entre los apostantes. A muchos de vosotros, estamos seguros, os va a sorprender saber la increíble relevancia que, poco a poco, han ido adquiriendo los deportes virtuales dentro de la oferta de apuestas de las webs.

¿A qué nos referimos con deportes virtuales?

 

Cuando nos referimos a deportes virtuales, estamos hablando de simulaciones de eventos deportivos. Es necesario aclararlo bien porque muchos usuarios de las webs de apuestas llegan a pensar que son partidas procedentes de videojuegos y cosas por ese estilo. Nada de eso.

Los deportes virtuales son, como decíamos, simulaciones. Sus resultados es determinado directamente por toda una serie de generadores de números aleatorios y en eso radica principalmente su dificultad, ya que es absolutamente imposible conocer el resultado que se va a producir en él con anterioridad.

Lo que nos ofrecerán serán las jugadas más importantes en un periodo inferior a los dos minutos. En realidad, todo lo que veremos de estos eventos virtuales no va mucho más allá de los goles.

Existe una enorme y principal diferencia entre los eventos deportivos reales y los virtuales, que hoy os estamos dando a conocer. En los virtuales, no existe ninguna otra motivación ni interés para quien se acerca a ellos que las propias apuestas y quizás por eso, muchos apostantes los ven ya como mucho más interesantes de cara a sus selecciones y predicciones. Digamos que el elemento puramente deportivo, e incluso el afectivo, desaparecen por completo y estos eventos son nada más que acontecimientos dignos de nuestra atención debido a que hemos apostado nuestro dinero en ellos.

Este tipo de apuesta se ha ido convirtiendo en una extraordinaria alternativa de juego para los apostantes tradicionales cuando no tienen a su alcance eventos reales en un momento determinado. Además, podremos apostar en diferentes modalidades como el motociclismo, o las carreras de caballos, aunque, eso sí, la joya de la corona, también en este caso, sigue siendo el fútbol.

 

Así funcionan las apuestas en eventos virtuales

El número de eventos virtuales en los que podremos realizar nuestras apuestas es enorme. Se calcula que, más o menos, cada cinco minutos podremos tener a nuestro alcance un partido de estas características.

Serán partidos entre dos equipos por los que se ofrecerán cuotas muy parecidas a las que podríamos hallar en un duelo de similares características en la realidad. Su duración se sitúa siempre entre el minuto y los dos minutos, como máximo. Todo lo que veremos, ya sabéis, será lo fundamental de lo ocurrido.

El gran peligro de esta forma de apuesta está en que es imposible predecir lo que puede ocurrir y las sorpresas están a la orden del día. En resumen, es mucho más fácil perder nuestro dinero con esta modalidad que con la tradicional. Y esto es así debido al hecho de que los partidos son creados por un ordenador y no dispondremos de apoyo alguno en cuanto a estadísticas ni información tradicional. Resumiéndolo todo, digamos que cualquier cosa es posible en las apuestas virtuales, incluso aquello que pueda parecernos absolutamente imposible.

Dicho todo esto, nadie podrá negar el extraordinario realismo de este tipo de apuesta. Cierto es que no existe posibilidad alguna de controlar lo que ocurre en este tipo de apuestas, pero lo es también que ofrecen de todo, desde el pre partido, a los mercados de goles, la cantidad de ellos que se harán, marcador exacto…

En realidad, muchos expertos en el mundo de las apuestas ven en esta modalidad una consecuencia más de la propia evolución de esta industria. El primer paso fue su irrupción en las plataformas on line con la creación de sus propias páginas web. Un paso aún más importante, y que tantas veces hemos destacado en nuestros artículos, fue la llegada de las aplicaciones móviles. Estas herramientas dotaron a los usuarios de este tipo de páginas web de la capacidad de apostar desde donde quisieran en el momento que así lo desearan. Un hito fundamental para el extraordinario crecimiento que han experimentado las webs de apuestas en los últimos años. Atrás quedaban los tiempos en los que se hacía imprescindible la presencia de un ordenador para poder realizar nuestras apuestas.

La pregunta para la que buscamos respuesta es: ¿son las apuestas virtuales el siguiente paso en esa evolución? Aún es un poco pronto para saberlo, pero lo cierto es que han supuesto un paso importante ya que ahora, ni siquiera deberemos esperar a que el evento que nos interesa se produzca porque ya podremos jugar cuando queramos en uno virtual.

Como en todo, existen ya opiniones para todos los gustos en esta cuestión, pero la impresión que tenemos desde www.comparadorapuestas.net es que aún no conocemos el verdadero potencial de este tipo de eventos virtuales ni su evolución con respecto a las apuestas. Cuando vayamos viendo hacia dónde se encaminan y qué acogida tienen por parte de los apostantes, podremos ir intuyendo también el futuro de esta novedosa modalidad de apuesta.

 

Algunas ventajas ya demostradas de los deportes virtuales

A pesar de que aún es pronto para conocer su alcance ni intuir hacia dónde se encaminan estas apuestas, lo cierto es que ya podemos afirmar y reconocer en ellas ciertas ventajas.

Una de las más evidentes ya la habíamos esbozado antes. En todo momento vamos a tener algún partido o evento al alcance de nuestras apuestas. O dicho de otro modo, no será necesario esperar a la fecha y hora de un evento para que hagamos nuestras selecciones. La oferta es aún más amplia de la que podíamos disponer en las webs más habituales y en ese sentido, los deportes virtuales son absolutamente inigualables. Si podemos apostar cuando queramos, ¿quién puede igualar eso con eventos “reales”? Si, por ejemplo, a lo largo del día de hoy se juegan 10 partidos, ten en cuenta que en la modalidad virtual se disputa uno cada cinco minutos, así que la diferencia puede llegar a ser incluso insultante.

Otra de sus incuestionables ventajas sería su rapidez. Los eventos deportivos que se llevan a cabo en la modalidad virtual no superan en ningún caso los dos minutos de duración.  Comparar esa duración con las dos horas de un partido de fútbol normal deja bien a las claras a qué nos referimos al hablar de rapidez. Pero hay mucho más. Si dispones de un rato libre, en muy poco tiempo, podrás realizar varias apuestas diferentes y del modo más sencillo que imaginas.

Para muchos de los que se han acercado ya al análisis de esta nueva forma de apuesta, los deportes virtuales poseen otra gran virtud en la que no muchos habrán caído aún. Se trata de eventos que no se pueden amañar. Ya no hay árbitros que se puedan comprar, ni jugadores sobornados, ni otros premiados por ganar…Nada de eso. Ninguna de esas cuestiones puede afectar al resultado de un evento virtual, así que, al menos en ese sentido, podemos estar complemente convencidos de la limpieza de los resultados.

 

Y algunos inconvenientes…

Como no podía ser de otro modo, esta nueva disciplina ya ha mostrado algunos puntos débiles, si los tenemos como eventos en los que apostar.

El primer gran inconveniente que se le encuentra es que no se pueden predecir los resultados. El hecho de que todo sea organizado por un ordenador y que no podamos conocer ni la trayectoria ni prácticamente nada acerca de los rivales deja la puerta abierta a que pueda pasar absolutamente de todo. Puede que eso haga aumentar de manera considerable la emoción de los partidos, pero genera una enorme incertidumbre en los apostantes. Si ya había muchas incógnitas sobre los equipos en la modalidad habitual de apuesta, en estos casos virtuales, estas se multiplican de manera más que considerable.

Algo que va muy ligado al punto anterior es que ninguna de las muchas estrategias de apuesta que hemos analizado os servirá de nada. Como no hay manera de calcular nada, el resultado de nuestras apuestas dependerá, única y exclusivamente, de la suerte que tengamos en ese partido en concreto.

Muchos opinan también que las modalidades tradicionales de apuesta ayudan también a fomentar el deporte, mientras que las virtuales suponen una bajada en el apoyo al deporte en general. Digamos que la gente se involucra menos en lo que es el deporte en sí y eso hace que baje su apoyo y su promoción.

 

Una apuesta clara de Bet365

Es muy cierto que muchas casas de apuestas on line disponen ya de esta modalidad de juego virtual, pero lo es también que quien más decididamente lo ha hecho es Bet 365.

La casa de apuestas dispone de un apartado para esta modalidad dentro del menú completo de deportes que ofrece a sus usuarios. En él aclara antes de nada que los términos y condiciones en los que se realizarán las apuestas son absolutamente idénticos a las otras.

Sus resultados serán fruto de un sorteo de números que realiza un ordenador y, por lo tanto, serán absolutamente aleatorios.

Nuestras conclusiones sobre los deportes virtuales ya las hemos ido anunciando poco a poco a lo largo y ancho de todo el artículo. Existen cuestiones que aún nos dejan muchas dudas sobre este tipo de apuestas y veremos hacia dónde evolucionan para poder conocer perfectamente qué esperar de ellas.

A bote pronto, nos parecen una opción de apuesta muy arriesgada en la que  el jugador nada puede hacer muchos más allá de elegir el evento en cuestión y jugar su dinero. Para muchos, esa es una gran emoción, pero nosotros siempre hemos defendido una forma de jugar razonada y responsable y en este caso nos parece que todo queda al azar, sin más.

Quizás en los próximos meses este tipo de apuestas vayan evolucionando y podamos verle ciertas mejorías o al menos cambios que le den más posibilidades al jugador y con ello aumente también su integración en el juego. Por ahora, lo cierto es que no nos parece aún más que una opción recreativa de la que poco podremos esperar más allá de un par de minutos de emoción en los que no sabemos qué ocurrirá. Por lo demás, el riesgo es tan alto que preferimos no recomendar el juego en esta modalidad por el momento. Eso sí, quedamos con los ojos bien abiertos para ver qué podemos esperar de este tipo de juego en los próximos meses y años.

 
Registrar en Bet365