Acuerdo histórico en la Premier League

Acuerdo histórico en la Premier League

La Premier League inglesa es considerada, desde hace tiempo y por muchos de los grandes expertos, como la mejor liga de fútbol del mundo. Son muchos los aspectos que la definen y el acuerdo para la explotación de sus derechos televisivos viene solo a reforzar esa idea. Los canales Sky Sports y BT pagarán casi que 7.000 millones de euros por tres temporadas. La cantidad supone el récord histórico de la competición y entrará en vigor a partir de la campaña 2016-2017. Cada equipo recibirá 130 millones de euros por lo que la inversión de los equipos ingleses se presume muy elevada también en le futuro.

Premier League

La firma de este nuevo contrato ha vuelto a poner de manifiesto las diferencias entre la Premier League y otras competiciones de máximo nivel en Europa. Pero, ¿de verdad es tan diferente?, ¿qué rasgos la definen? Veamos algunos de esos puntos a ver si podemos entender por qué nos gusta tanto la liga inglesa:

  1. Aportaciones por derechos televisivos.  Con el nuevo contrato estas cantidades subirán, pero la estructura seguirá siendo como la de esta temporada. Los equipos ingleses reciben cinco grandes ingresos por parte de las televisiones:
  • Equal share: 21 millones de libras para cada uno de los equipos.
  • Overseas TV: 26 millones de libras para cada uno en concepto de derechos a las televisiones extranjeras.
  • Publicidad: 4 millones más para cada uno.

Esas tres aportaciones son idénticas para todos, pero existen otros dos conceptos en los que sí hay diferencias.

  • Facility Fees: varía en función del número de veces que se emiten los partidos de cada equipo.
  • Merit Payment: está sujeta a objetivos deportivos.

Todas estas cifras dan como resultado que el año pasado el equipo que menos dinero recibió fue el Cardiff City, con 62 millones de libras, cantidad superior a todos los equipos del fútbol español sin contar a Madrid y Barcelona. Pero es que además, la diferencia entre el Cardiff y el equipo que más recibió (el Liverpool con 97 millones) fue de 35 millones, mientras que en España, la diferencia entre Barça y Madrid y el Almería fue de 120 millones.

  1. El calendario y los horarios. Una de las cosas que más poderosamente llaman la atención es lo rápido que todos conocemos su calendario. Para la esta temporada se dio a conocer exactamente el 19 de junio. Casi dos meses antes. Pero eso, siendo importante, lo verdaderamente importante para el aficionado al fútbol no es saber el orden de los partidos sin más. En Inglaterra ya sabemos desde ese mismo día, fecha y hora de todos y cada uno de los partidos de la Premier.
  1. Las retransmisiones por televisión. Si los horarios son vitales para los aficionados que pueden ir a los estadios, saber qué televisión dará en directo los partidos lo es para el resto de los mortales. Son bien conocidos los problemas que en este sentido tiene el fútbol español. Pues bien, en Inglaterra, se conocen siempre todas las retransmisiones de los tres meses siguientes de la competición. Tanto Sky Sports como BT, las cadenas que ya poseían los derechos y que ahora han firmado este histórico acuerdo, son privadas y emiten los partidos sólo en modalidad de pago por visión por lo que la Premier League sólo puede verse de ese modo sin que haya partidos en abierto. La Premier League, pues, no puede verse en la televisión pública, la BBC que, eso sí, se ha reservado parte de las retransmisiones de la Champions League.
  2. Abonos y entradas. El precio de los mismos es una de las mayores quejas que tienen los aficionados ingleses. El fútbol ha ido viendo cómo se incrementaban los precios a raíz de la entrada de inversores extranjeros que han hecho de la Premier League un negocio global apartándola del aficionado inglés tradicional que solía ser familiar y socio desde hace mucho tiempo. Hablar de si entradas y abonos son caros o baratos es realmente subjetivo. La verdad es que varía un poco si hablamos de unas o de otros. Las entradas para un partido en concreto no son especialmente caras ya que rondan los 50 euros. Otro tema bien distinto sería si es posible acceder a ellas en según qué encuentros. En cuanto a los abonos, basta ver algunos ejemplos llamativos y veremos qué ocurre ante la comparación con clubs de otras ligas. El equipo con el abono más barato es, sorprendentemente, el Manchester City (entre 378 y 1086 euros). En la parte media-alta está el Chelsea (entre 751 y 1578 euros) y el más caro de todos es el Arsenal (entre 1280 y 2542 euros). En España, los precios varían mucho pero vamos a ver tres ejemplos bastante llamativos: Celta de Vigo (entre 259 y 614 euros), Atlético de Madrid (entre 415 y 1030 euros) o el Real Madrid (entre 270 y 1840 euros, sólo por la Liga, o entre 370 y 2384, por un euroabono).
  3. Espectadores en los estadios. Una de las cosas por las que siempre ha destacado la Premier es por sus aficionados. Ruidosos y apasionados como pocos, los ingleses viven el fútbol como casi todo, es decir, a su manera. La Premier League ha hecho una enorme inversión en la modernización de sus estadios, convirtiéndolos en grandes centros de negocio y comerciales, algo con lo que los propios seguidores no acaban de estar muy de acuerdo. Estadios como el del Arsenal o el Manchester City, son enormes fuentes de ingresos para sus equipos aunque eso haya roto las viejas costumbres inglesas como el ver todo el partido de pie o las ollas a presión en las que convertían cada encuentro. Aún así, los datos de afluencia a los estadios son casi inmejorables. La Premier registró un magnífico 97.5% de ocupación el año pasado, con una media de 36.589 espectadores. Sólo se vio superada por la Bundesliga (97.7% y 43.173 espectadores) y superó a la Liga española (3ª con un 78% y 26.867 espectadores). Destacan por encima del resto, equipos como el Manchester United y el Arsenal con un brutal 99% de ocupación. El Real Madrid tuvo un 84% y el Barcelona, un 73%.
  1. La competición en sí. La Premier League es una auténtica caja de sorpresas. A día de hoy, ¿hay alguien que se atreva a decir quiénes serán los cuatro primeros a final de año?, ¿el campeón? La temporada pasada, en las primeras ocho jornadas de competición, nunca consiguieron los tres puntos a la vez los cinco primeros de la tabla al final de la temporada. Nunca. Los grandes llegaron a perder puntos en campos como el del Cardiff, finalmente descendido, algo que en España parecía impensable hasta la “pájara” de Madrid y Barcelona el año pasado. Y además de todo esto están los derbis. Los ingleses llevan mucho más allá este concepto. No basta con la rivalidad histórica o con ser equipos de la misma ciudad. El eterno rival es el vecino, el más próximo. En North London está el Arsenal-Tottenham y en South London, el Chelsea-Fulham (aunque este año no este último no está en la Premier). ¿Qué decir de un United-City? Y luego está el Liverpool-Everton, quizás el duelo que más vivamente conserva el espíritu de la vieja liga inglesa con dos aficiones hermanadas y con tan sólo un parque separando sus estadios.
  2. El Boxing Day. El 26 de diciembre es quizás el día más conocido internacionalmente del calendario futbolístico inglés. Los británicos acuden en masa a sus estadios mientras el resto de Europa descansa. Es el momento perfecto para que toda la familia disfrute del fútbol y que no pare la competición durante un par de semanas. Para los aficionados, esta es una tradición sagrada y tan conscientes son de su diversidad que, por poner un ejemplo, llegaron a culpar a este periodo de competición del bajón en el rendimiento de jugadores nuevos en la Premier como Mesut Ozil.
  3. La prensa. Sin duda los periódicos ingleses hacen que la Premier League sea aún más especial. Sus críticas son muchas veces crueles, pero sin duda animan al público británico a estar pendiente día sí y día también de sus equipos. La prensa inglesa ha lanzado portadas inolvidables y exclusivas de lo más amarillo al mismo tiempo que informan de novedades de mercado o cuentan con grandes ex jugadores entre sus colaboradores habituales. Gary Lineker, el ex jugador del Barça, es ahora toda una celebridad en las islas debido a su trabajo como presentador en la BBC.

Y entonces, ¿por qué nos gusta tanto la Premier? Todo lo dicho son sólo alguno de los muchos motivos que podríamos nombrar, pero podría haber más. Lo que suponen y lo que de ellos se deriva. Pero también nos gusta la Premier League porque en Inglaterra inventaron este bendito juego; porque quizás nadie en su sano juicio juntaría a José Mourinho y a Louis Van Gaal en una misma isla; porque se ilusionan al fichar a Fernando Torres o a Alexis Sánchez; porque  despiden a Luis Suárez o a Beckham entre insultos tras haberlos idolatrado; porque mantienen a Wenger y echan a Ancelotti; por The Kop y el You'll never walk alone; por George Best; por Cantona; por el mejor Titi Henry; por lo que quieran, pero nos gusta la Premier, sobre todo, porque nos gusta el fútbol.